Entrevista. Aitana Bonmatí: "En el fútbol femenino, la cosa promete"
Fotomontaje de VAVEL

Entrevista. Aitana Bonmatí: "En el fútbol femenino, la cosa promete"

La dorsal 14 del Fútbol Club Barcelona se ha convertido recientemente en la gran estrella del fútbol femenino. Ya no sólo con sus actuaciones y sus goles con la camiseta azulgrana, sino también con la selección española. Aitana ha atendido a VAVEL para contarnos acerca de sus inicios y la situación actual que vive en el club culé. 

mireiars99
Mireia Ruiz Serapio

La futbolista de 20 años creció en las categorías inferiores del Barça y debutó con el primer equipo de Xavi Llorens con sólo 18 años. A día de hoy, es pieza clave para el equipo liderado por Fran Sánchez y ha conseguido colarse en varias convocatorias de Jorge Vilda, con la selección española. 

Pese a haber tenido dudas sobre su futuro en el club, el nombre de Aitana Bonmatí empezó a sonar por sus logros y muestras de calidad con la elástica azulgrana, y se consolidó cuando lideró a la 'Roja' en el pasado Mundial Sub-20.

Aitana es una figura, dentro del Fútbol Club Barcelona, que está reivindicando su hueco en la historia del fútbol femenino y a la que, sin lugar a dudas, le espera una larga carrera en la Ciudad Condal.

Pregunta. ¿Por qué el fútbol y no otro deporte? ¿Qué te hizo decantarte por el deporte rey?

Respuesta. Empecé a jugar al baloncesto y la verdad es que me gustaba mucho, pero de golpe, ahora no recuerdo muy bien cuándo, empecé a jugar al fútbol en el patio del colegio con chicos y decidí que era mi deporte.

P. Ahora lo decías, empezaste a jugar con chicos. ¿Encontraste muchas diferencias más allá de que fuera un equipo entero de chicas, cuando llegaste a Can Barça?

R. Encontré muchas diferencias sobre todo en el aspecto físico. Llegué en la categoría de Cadete-Juvenil y a esta categoría todavía le queda mucho por avanzar. Creo que es un poco floja de nivel. El Barça va "sobrado" en relación con el resto de los equipos. Noté mucho la diferencia al llegar por venir de jugar con chicos en categorías altas, sobre todo físicamente.

Aitana Bonmatí en las gradas de la Ciutat Esportiva Joan Gamper | Foto de Noelia Déniz, VAVEL
Aitana Bonmatí en las gradas de la Ciutat Esportiva Joan Gamper | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

P. Cuando llegaste al Barça, ¿sabías que querías jugar en el centro del campo? ¿Te habías planteado actuar en otras posiciones, incluso la de portera?

R. Tengo una trayectoria un poco rara. Cuando jugaba con chicos, jugué de central porque de más pequeña era una jugadora muy contundente, que daba mucha guerra y no tenía miedo a nada. Jugaba de central y también a menudo de pívot defensivo. Era una jugadora de dar más equilibrio al equipo y de defender, que no de llegar a la portería contraria, como lo soy ahora, quizás. Cuando llegué aquí, me ponían de central, me ponían de seis, de ocho, de diez, donde fuera. Aunque ahora creo que ya me he quedado más en esa posición de interior, mediapunta o incluso de extremo. Ahora que lo pienso, también recuerdo que, con la selección catalana, una vez me pusieron de lateral izquierdo y fui en mi primera convocatoria a jugar de lateral izquierdo. Así que realmente he jugado de todo.

P. ¿Cambiarías de posición si te dieran la oportunidad?

R. No, para nada. Creo que aquí es donde me siento más cómoda. Estoy incluso más cómoda de interior o de mediapunta, jugando por el medio y combinando, antes que de extremo. Al final, de extremo estás más aislada del juego y no te llegan tantas pelotas, y cuando llegan se necesita que seas mucho más decisiva y encarar a portería. Lo puedo hacer, no me supone un problema, pero donde mejor me siento es en el centro del campo.

Ahora no venimos a jugar y punto, somos referentes para muchas niñas

P. ¿En qué momento hiciste el click y te dijiste a ti misma que quizás sí que tenías futuro como futbolista? ¿En qué ha cambiado tu día a día?

R. Ahora mismo no soy consciente de que el fútbol femenino ha cambiado bastante, y quizás ya no somos esas jugadoras que veníamos aquí a jugar y punto. Ahora somos referentes para muchas niñas. Yo lo vivo como lo vivía antes. Sí que es cierto que ahora tengo más competitividad, cosa que quizás no pasaba tanto en categorías inferiores, pero repito que creo que no soy consciente de todo esto, y no lo sé vivir de otra forma que no sea la misma que cuando tenía quince años.

P. ¿Te sientes como figura de referencia para alguien?

R. La verdad es que mucha gente me dice que soy su ídolo o su referente porque cada vez el fútbol femenino tiene más visibilidad, cada vez viene más gente a vernos, hay gente que te pide fotos y te dice cuatro cosas. Sí que me ha llegado por parte de alguna gente y creo que cada vez se tienen más referentes en el femenino.

Fotografía en plena entrevista | Foto de Noelia Déniz, VAVEL
Fotografía en plena entrevista | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

Xavi e Iniesta, referentes de la casa

P. ¿Y quiénes eran tus referentes?

R. Xavi e Iniesta siempre, pero ahora mismo no tengo ningún referente claro porque estos dos han pasado a un fútbol menos profesional.

P. Cuando eras pequeña, ¿había alguna figura femenina en la que te fijaras?

R. Cuando llegué al Barça, con trece o catorce años, no conocía a ninguna jugadora de Primera División. Pasaba completamente del tema. Era súper fan del primer equipo masculino, pero del femenino no había visto nunca ningún partido, no lo conocía. Es verdad que más adelante, cuando crecí un poco, me empecé a fijar mucho en Vicky y ahora me parece gracioso, porque hemos terminado siendo compañeras de equipo. Me fijé en ella porque era el prototipo de jugadora que más se parecía a mí cuando jugaba más adelante.

P. ¿Cómo se lleva convivir con las compañeras con las que compites por el sitio en el campo y que a veces incluso te privan de la titularidad o de jugar algunos minutos importantes?

R. Que yo sepa no hay ningún mal rollo en el vestuario, todo lo contrario. Tenemos un grupo muy bonito y creo que todas lo llevamos muy bien. Cuando no juegas, es duro porque te sientes un poco más fuera de lo que es el equipo en cuanto al juego, pero después, personalmente hablando, nunca te sientes fuera de este equipo a nivel humano. Hay muy buena relación y, aunque no es fácil cuando hay competitividad y competencia, lo llevamos muy bien y lo diferenciamos del ser persona.

P. ¿Con quién tienes más afinidad dentro del equipo?

R. No puedo decirte una futbolista en concreto. Me llevo muy bien con todas. No tengo una amiga íntima con la que tenga mucha más relación. Quizás un día hago broma con una y al día siguiente, hago una broma con otra.

P. ¿Qué retos te has marcado para esta temporada?

R. El principal es no conformarme con jugar los minutos que jugué la pasada temporada, porque me gusta mucho ser ambiciosa. De momento, estoy disfrutando de muchos minutos y quiero seguir en esta línea. No me gustaría bajar el nivel y sentarme en el banquillo, ahora que he conseguido jugar bastante. Además, quiero ganar los máximos títulos con el Barça, en especial la Liga y la Copa. En Champions, llegar lo más lejos que podamos. Hemos tenido mucha suerte, porque nos ha tocado un cruce en Europa "fácil", comparado con el que hay en la segunda parte de la tabla. Y ojalá también poder vivir otro Mundial con la Selección Española.

P. ¿Y más allá del fútbol?

R. Estoy estudiando CAFE e igual que el resto de los estudiantes, el reto es sacarse el curso como hice el año pasado con todas las asignaturas y seguir disfrutando de la carrera que estudio.

Aitana sobre el césped del campo 9 de la Ciutat Esportiva | Foto de Noelia Déniz, VAVEL
Aitana sobre el césped del campo 9 de la Ciutat Esportiva | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

P. ¿La universidad te facilita esta "doble vida" de estudiante y futbolista?

R. Sí, no puedo quejarme. Voy haciendo despacio. No hago todas las asignaturas del curso, las voy cursando poco a poco y así tengo un poco de tiempo para mí, un poco de tiempo para los estudios y un poco de tiempo para el fútbol. Creo que es la mejor manera para combinarlo todo.

P. Dentro de la universidad, ¿se nota que eres Aitana Bonmatí?

R. La verdad es que no mucho. Estoy entre 1º y 2º y los de segundo curso, que me conocen más, sí que es verdad que a veces me comentan cosas o me felicitan por los goles, pero dentro de lo que es la universidad, puedo pasar desapercibida. También es verdad que tampoco la piso demasiado, porque muchas veces faltamos y no vamos todos los días.

P. ¿Cómo te afecta en tu día a día, ya no sólo dentro del campo, sino en tu vida más allá del fútbol, perder un partido, la expulsión en las semifinales de un Mundial o incluso algo positivo como meter un hat-trick?

R. Es cierto que a veces, cuando te pasan cosas graves que te duelen y que te llegan al corazón como fue esa expulsión en las semifinales, es obvio que lo llevas fuera del terreno de juego, como mínimo los primeros días. Son cosas que duelen y el fútbol es una de las cosas más importantes de mi vida. Lo malo sería que no me afectara. Al final, aunque sea muy difícil, tienes que intentar dejarlo de lado como puedas porque al fin y al cabo, no se puede hacer nada. Cuando no juegas, cuando no te salen las cosas, es innegable que esto afecta a tu motivación por seguir adelante, por los estudios y por todo, básicamente porque el fútbol es el día a día. Esto con los años se va aprendiendo y entiendes que tienes que separar las cosas, porque no puedes dejar que el fútbol te impida disfrutar de la otra parte de la vida que tienes. Eso sí, siempre teniendo en mente que el fútbol puede tener muchas cosas negativas, pero también es verdad que, cuando mejor estoy en el campo, mejor me va todo; estoy más contenta, más motivada con los estudios y en todos los aspectos de mi vida.

P. ¿Te has planteado alguna vez salir de aquí?

R. Me lo planteé en el momento en el que no sabía si me subirían al primer equipo o no, hace tres años. En el momento en el que yo estaba en el B, estaba muy cansada de estar allí porque veía que no avanzaba, que ya había llegado a mi límite de aprendizaje. No sabía qué hacer, y no sabía si me subirían o no, pero a la que me dijeron que me subían al primer equipo, dejé de planteármelo. También es verdad que el año pasado, cuando veía que no tenía minutos, pensé en la posibilidad de buscarlos fuera, porque creía que aquí no los encontraría. La clave es tener paciencia y este año están llegando cosas más positivas.

P. ¿Tienes algún ritual?

R. La verdad es que no, soy muy sencilla. Nunca he seguido ningún ritual.

P. ¿Supersticiones tampoco?

R. No, tampoco. Si las cosas salen bien es porque se han hecho bien. Cuando salen mal, hay que buscar el motivo.

P. Si tuvieras que escoger, entre todos, tu momento favorito con la camiseta azulgrana, ¿cuál de todos te gustaría revivir?

R. ¡Ostras! Esta pregunta es difícil. Creo que escojo la última Copa de la Reina que ganamos en el último minuto de partido. Fue un partido difícil, al que no le faltaron emociones por ningún lado. Lo disfrutamos mucho y nos lo merecíamos, sobre todo después de que nos hubieran quitado la Liga. Fue un momento de euforia brutal, de esos que se te quedan dentro.

P. ¿El peor? Aquí dentro del Barça, porque si lo abrimos, ese momento está más que claro.

R. La verdad es que sí. En el Barça, supongo que es el momento en el que ves que se te vuelve a escapar la Liga y te entra la frustración. Ahora hace años que no la ganamos y quieras que no, duele.

P. ¿Has recibido siempre el apoyo de tu familia en lo que se refiere al mundo del fútbol?

R. Mis padres siempre han sido los primeros que han querido que siguiera adelante, incluso me animaban a hacerlo con chicos, aunque recibiera los típicos comentarios machistas, porque creían que sería lo mejor para mí y para que no dejara de hacer lo que más me gustaba y me gusta.

P. ¿Sabrías decirme una canción que te haga pensar en un momento de felicidad o que escuches para venirte arriba cuando estás algo desanimada?

R. Bueno, nunca he sido de estas personas, pero quizás te diría que la canción de "La Roja baila". Parece mentira, pero siempre que íbamos con la Selección Española y estábamos en el autobús, la ponían cuando llegábamos al estadio. Con la Selección, he ganado dos Europeos y he sido subcampeona de muchas cosas. Es una canción que me transporta directamente a esos momentos.

P. ¿Crees que, ahora sí, el fútbol femenino está en el buen camino?

R. Desde luego que sí. Cada vez viene y llega a más gente. De esto sí que nosotras somos conscientes. Están dándose muchos cambios y quizás, el más grande es en la sociedad y su mentalidad a la hora de darle ese valor que seguramente se merece. Obviamente, siempre queda mucho trabajo por hacer, pero como alguien que lo vive en primera persona, estoy segura de que estamos en el buen camino y de que la cosa promete.

Aitana Bonmatí sonriente delante las cámaras de VAVEL antes de empezar la entrevista | Foto de Noelia Déniz, VAVEL
Aitana Bonmatí sonriente delante las cámaras de VAVEL antes de empezar la entrevista | Foto de Noelia Déniz, VAVEL
MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo
CHAT