La contracrónica: pitos en la sequía de fútbol y goles, salvo para Karim
Karim Benzema se señala el escudo tras marcar su gol I Foto: Real Madrid

La contracrónica: pitos en la sequía de fútbol y goles, salvo para Karim

Curioso pero cierto, Benzema se marchó del Bernabéu entre aplausos porque su gol daba la victoria a un Real Madrid que volvió a ofrecer una pobre versión de juego y espectáculo. Demasiados fallos ante una de las porterías más goleadas de la Liga -la del Rayo- que provocaron los silbidos de gran parte de aficionados blancos

ivan-sevilla-fernandez
Iván Sevilla Fernández

Otra victoria sin brillo del Real Madrid ante su público, que ya comienza a hartarse. ¿Ocasiones? pocas. ¿Juego? escaso. ¿Sufrimiento? Demasiado, sobre todo al final. Así en tres síntomas se podría definir un partido descafeinado del equipo de Solari contra un Rayo luchador hasta el pitido del árbitro. Decidió el tanto de Benzema, quien se libró del ruido al ser cambiado. El galo sí recibió el cariño que pide Florentino. Atrás han quedado los silbidos para él.

Por suerte, fueron tres puntos de 'oro', después de que Luka Modric también exhibiese -entre admiración- su trofeo dorado al principio. Luego, dejó algún detalle pero tampoco levantó muchos aplausos. No estaba la tarde del sábado para alegrías. Las sensaciones que quedaron fueron amargas, pues la victoria supo a poco. La ración de espectáculo se dejó para otro día, justo cuando el Santiago Bernabéu más la necesitaba. Se escucharon pitos finales en la sequía blanca. 

Benzema, Lucas Vázquez y Llorente se libran

Ambos futbolistas suelen pasar desapercibidos en cada encuentro del Real Madrid. No son ni los más goleadores ni los más creativos ni tampoco los que levantan al público. Sin embargo, sí muestran mucha actitud, trabajo y esfuerzo constante. Lo que se denomina dar la cara entre las dificultades que atraviesa el conjunto madridista. Porque todavía no se sabe a qué juega este equipo de Solari. 

En una jugada de combinación llegó el único tanto del encuentro. El francés y el gallego se entendieron a las mil maravillas para, por banda derecha, acceder al área rayista. Un disparo cruzado de Benzema alegró a la afición. Pero ya está. Hasta ahí. El resto de oportunidades -unas más claras que otras- quedaron en eso, intentos. Esos que desquician, por continuidad, al Bernabéu. Ocurrió con Lopetegui y pasa ahora con el técnico argentino.

Falló Asensio, sobre todo, en varias. Kroos se estrelló con el palo. También Lucas Vázquez vio despejados por la zaga sus tiros. En definitiva, solo un gol, lo que conlleva sufrimiento hasta las entrañas. Porque el Rayo Vallecano tuvo las suyas en los instantes finales. Menos mal que apareció Courtois muy acertado. Igual que Marcos Llorente en el pivote. Otra gran actuación del joven, que derrocha una entrega descomunal tanto para elaborar juego como para destruirlo. 

Asensio frente a un defensor del Rayo I Foto: Real Madrid
Asensio frente a un defensor del Rayo I Foto: Real Madrid

Isco, protegido y Gálvez, al banquillo 

El malagueño estuvo presente en el estadio blanco, pero no asomó el pico. Solari le protegió después del bochornoso partido de Champions, donde fue pitado después de errar una ocasión de gol. El problema es que si a todos los jugadores les recriminasen así fallar en el área, ningún futbolista del Real Madrid saldría 'vivo'. Parte de la grada la tomó con el mago, porque es de esos que también se echan el equipo a la espalda, aunque no siempre salga bien.

Lo mismo le sucede a Asensio, que también recibió algunos silbidos puntuales contra el Rayo por no anotar. Sin embargo, el entrenador argentino acabó contento con él. En cambio, a Isco le tocó quedarse refugiado en el banquillo para evitar mayor estruendo en la tensa tarde. No echó más leña al fuego. Mejor así. La magia volverá pronto.

El que estuvo a punto de no volver al campo fue Alejandro Gálvez, con quien se cabreó un poco Míchel. Le sustituyó en el minuto 54 y le explicó sus motivos mientras se dirigía al banquillo no muy contento. Una amarilla peligrosa o sus fallos en pases pudieron llevarle al asiento. En cambio, más atento estuvo Álex Moreno, quien no dejó respirar a Lucas, aunque en varias acciones fue demasiado duro. Se marchó sin tarjeta, pero hizo méritos para ganársela. 

Courtois detiene un chut lejano de Bebé I Foto: Real Madrid
Courtois detiene un chut lejano de Bebé I Foto: Real Madrid

Al final, entre silbidos a la finalización por las que tuvo Alegría o Bebé para el empate, con otra victoria por solo un gol acabó un partido que no despeja dudas ni en juego ni en solvencia. Y encima se viene el Mundial de Clubes. Habrá que ver cómo termina este 2018.

VAVEL Logo
CHAT