Solari, ante su primera prueba de fuego
Solari durante una rueda de prensa/ Foto: Real Madrid

Solari, ante su primera prueba de fuego

El técnico argentino se juega a partir de esta tarde el primer título como entrenador del primer equipo del Real Madrid. Una victoria llenaría de confianza al técnico y a la plantilla antes del descanso por Navidad.

alemartinez
Alejandro MartínezFernández

Mañana arranca en Abu Dabi el camino del Real Madrid para conseguir el primer título de la temporada. Comienza un torneo que tiene un sabor especial, no tan solo por proclamarte como el mejor equipo del mundo, si no por lo que implica llegar hasta él: ser el campeón de Europa. Solo el vencedor de la UEFA Champions League se gana el privilegio de disputar este trofeo y el conjunto blanco lleva tres temporada consecutivas viajando hasta tierras de Oriente Medio. Será la segunda oportunidad que tendrán los blancos de hacerse con un título más para engrosar el palmarés de un equipo que en las últimas temporadas se ha visto obligado a ampliar las vitrinas del Santiago Bernabéu. Tras la derrota de la Supercopa de Europa, los madridistas no quieren dejar escapar otra oportunidad de levantar otra copa. Sin embargo, esta vez habrá una diferencia con respecto a la título perdido en verano. El entrenador será distinto.

Y es, ¿quién le iba a decir Santiago Solari que estaría en diciembre jugándose entrar en la historia de los entrenadores campeones con el primer equipo del Real Madrid? Hasta hace no mucho, el técnico argentino estaba siendo discutido incluso sobre su continuidad en el filial blanco y ahora tiene ante sí la posibilidad de disputar una final internacional. El Mundialito es la primera gran prueba de fuego que tendrá que superar Solari para demostrar a la afición y a la directiva que no se equivocaron ofreciéndole esa prolongación de contrato para pasar de ser entrenador interino a técnico oficial del Real Madrid.

Una oportunidad que podría estar envenenada, pues una derrota, sumada a la mala dinámica de juego del equipo sería un duro golpe de cara a una segunda mitad de la temporada que se antojaría complicada. El conjunto blanco parte como grandísimo favorito para hacerse con el trofeo. La semifinal, ante el Kashima Antlers, será una reedición de una final anterior en la que los japoneses llevaron al equipo dirigido en aquel entonces por Zidane a la prórroga. Si el equipo madridista consigue vencer, le esperará en la final el sorprendente Al Ain. El equipo local consiguió ganar en la tanda de penaltis a River Plate y plantarse de manera inesperada en una final que podría coronarle como mejor equipo del mundo. Un camino que tras la derrota del campeón de la Libertadores parece haberse suavizado y que ha aumentado el porcentaje de favoritismo blanco.

De esta manera, Solari está obligado a llevar el trofeo de vuelta a casa y volver a la capital de España con otro título más, el que sería su primero como entrenador del Real Madrid. Una oportunidad de oro para el argentino.

VAVEL Logo
    CHAT