Anuario VAVEL Osasuna 2018: La defensa, una línea con pocos cambios

Anuario VAVEL Osasuna 2018: La defensa, una línea con pocos cambios

En una línea en la que apenas se han producido movimientos entre las campañas 2017/18 y 2018/19, este artículo analiza el rendimiento general del equipo rojillo en tareas defensivas y una descripción de cada uno de sus actuales integrantes en esta primera vuelta.

enrique-sobrino-ramos
Enrique Sobrino Ramos

Los partidos pasan, y con ellos, se escriben las temporadas. Al final de cada una de ellas, en base a las expectativas generadas inicialmente y vistos los objetivos conseguidos, una de las primeras cosas que se hacen es ver si éstos resultados están en consonancia con lo presupuestado a comienzos de la campaña. Tanto si algunos de los jugadores clave de un equipo se marchan, como si la campaña lo requiere con miras a la siguiente, parece necesario retocar algunas posiciones para ajustarse más a los, como se dice por estas fechas, "buenos propósitos" de cada equipo.

Por supuesto, Osasuna no fue ajeno a estos cambios y, tras una temporada decepcionante comandada por Diego Martínez, el equipo rojillo cambió alguna de sus piezas, dando forma a la plantilla actual. Una de las principales carencias del club se vio en el ataque, razón por la que el grueso de incorporaciones llevadas a cabo por Braulio Vázquez, fueron encaminadas a reforzar estos  puestos. Por su parte, otras posiciones, como la parcela defensiva, apenas sufrió variaciones, contándose bajas de jugadores que, la anterior campaña no gozaron de minutos y suplidas con altas, bien por incorporaciones o por vuelta tras el fin de una cesión.

Año 2018, ¿qué tal funcionó la defensa rojilla?

¿Cuál es la fórmula mágica para que un equipo funcione? La solución (si es que existe…) de cada uno pasa por la percepción que se tenga respecto del equipo y la apuesta que se haga de él. Si se reduce todo a algo más simple como defender bien o atacar igual, en la última vuelta de la temporada 2017/18, parece que Diego Martínez apostó por esta primera opción. El club careció de un juego vistoso, Osasuna tuvo su fortín en los partidos que jugaba a domicilio, al contrario que cuando ha jugado como local, ofreciendo poco al aficionado rojillo que acudía al Sadar.

Pese a ello, y los problemas que mostraba el equipo en ataque, si hubo una línea que funcionó mejor fue la defensa, bien, por la tranquilidad que transmitía Sergio Herrera en portería, como por la sobriedad que mostraron jugadores como Lillo en el lateral, o Unai García, que se erigió como el principal baluarte de la zaga.

Año nuevo, temporada nueva, tras no lograr clasificarse para los playoffs de ascenso a la Liga Santander, arrancó una nueva campaña, la 2018/19 con Jagoba Arrasate dirigiendo al equipo rojillo. A falta de dos partidos para el final de la primera vuelta, las sensaciones son bien distintas. Con un Osasuna más reconocible, sobre todo en casa, se ve a un equipo atrevido, con mayor ambición y se está mostrando certero de cara a portería. Por el contrario, y en palabras del propio entrenador, el peaje que está pagando el equipo es en defensa, donde fallos tácticos u otro tipo de errores hacen que no se terminen de cerrar los partidos, si bien las sensaciones están mejorando en las últimas jornadas.

En el paso de una temporada a otra, apenas ha habido cambios en la plantilla en esta posición, a destacar la baja en el lateral derecho de Javier Flaño (ahora en la U.D. Logroñes) que fue suplida por una apuesta de juventud y valía, Nacho Vidal. Por otra parte, en la zaga la única baja que sufrió el equipo es la de Tano Bonnin, que tras no gozar de oportunidades con Diego Martínez, se marchó del club navarro. Osasuna no tuvo que fichar recambios en esta demarcación, ya que al término de la temporada volvió David García, que pese a no lograr el objetivo de la salvación con la Cultural Leonesa, disfrutó de una gran cantidad de minutos de la mano de Rubén de la Barrera.

¿Cómo está rindiendo…?

Oier: Gran comienzo de temporada del jugador estellés en una apuesta clara de Arrasate por el jugador para dotar de equilibrio al centro del campo, si bien es cierto que en alguna ocasión ha tenido que jugar como zaguero. En cualquier caso, el rendimiento del jugador está siendo notable, además de ser un buen recurso en las jugadas a balón parado donde ya suma dos dianas. Como dicen muchos aficionados rojillos, Oier y diez más.

David García: Rendimiento algo más discreto en lo que se ha disputado de primera vuelta. Su cesión a la Cultural Leonesa en la segunda mitad de la anterior temporada fue positiva para hacer ganar en protagonismo a un jugador que careció de oportunidades en Pamplona. En la actual campaña, ha tenido muchas intermitencias en los minutos que ha dispuesto, si bien es cierto que ha disputado todos en los últimos partidos de Liga, mostrando un rendimiento muy aceptable y serio en jugadas comprometidas.

Unai García: Otro de los baluartes de la zaga rojilla viendo sólo sus participaciones (19 partidos disputados de 19 posibles) y sumando el pleno de minutos. No obstante, aunque sus prestaciones han podido decaer algo en las últimas jornadas, en general aporta una seguridad en defensa al corte, o salvando otros peligros del rival que no permite cuestionar su titularidad. Y que dure.

Aridane Hernández: Se trata de un jugador con un rendimiento muy irregular, capaz de lo mejor y lo peor, no deja indiferente a nadie. Tras perderse las tres primeras semanas por lesión, ha sido uno de los jugadores más habituales utilizados por el técnico de Berriatua. Hasta la fecha, el zaguero canario ha disputado 12 encuentros combinando partidos correctos con otros donde se ha mostrado errático, generando desconfianza en parte de la parroquia rojilla. Las últimas tres jornadas tampoco ha tenido protagonismo, en beneficio de David García.

Miguel Flaño: Uno de los capitanes del club rojillo que, sin embargo, ha carecido casi por completo de protagonismo en los 19 partidos que ha disputado hasta la fecha Osasuna. No está siendo una temporada destacable del zaguero de Noain, el cual ha sido descartado de las convocatorias frecuentemente, y que únicamente ha disputado los minutos finales en los dos últimos duelos de Liga frente a Alcorcón en casa y el Reus a domicilio.

Carlos Clerc: Dueño y señor del lateral izquierdo de Osasuna, el jugador catalán ha sido otra de las apuestas más habituales de Arrasate en los partidos de Liga, jugando todos los minutos disponibles en partidos (salvo los últimos en Reus, debido a su expulsión). Por otra parte, su rendimiento ha progresado positivamente con el paso de las jornadas, comenzando como un futbolista que sufría mucho en las jugadas del rival que pasaban por su banda, a otra versión, donde está rindiendo mejor en tareas defensivas, y con buena incorporación al ataque.

Nacho Vidal: Fue una de las incorporaciones de Osasuna en el último mercado de fichajes, una apuesta que, al menos en el comienzo de Liga, gozó de muchos minutos con Arrasate. Tras su lesión en las jornadas ocho y nueve, el jugador continuó gozando de oportunidades, pero con un reparto de minutos menor en el caso del ex jugador ché, combinando titularidades con suplencias. En los últimos partidos de liga, se le ha visto precisamente como un futbolista con mayor aporte ofensivo, sirviendo como refresco a jugadores de banda. En su haber, a falta de goles, ha aportado tres asistencias en muestra de tener proyección ofensiva.

Lillo: Es el contrapunto a Nacho Vidal, dos jugadores que, partiendo de una misma demarcación, tiene un perfil más defensivo. Aunque se trata de un futbolista que ha tenido minutos en varios partidos, sus primeras titularidades han llegado precisamente tras la lesión del ex valencianista, teniendo desde entonces, un gran protagonismo en el lateral diestro rojillo.

VAVEL Logo