Competitividad máxima en Nervión
Ben Yedder celebrando el 1-0 | Foto: Sevilla FC

Competitividad máxima en Nervión

En el domingo seis de enero, en la tarde de "reyes magos" se vivió el encuentro correspondiente entre Sevilla FC vs Atlético de Madrid, que acabó con en tablas (1-1) con la sensación de que el conjunto de Machín está listo para disputarle posiciones al conjunto de Simeone (con un escalón económico superior).

matias
Matías Jiménez Sánchez

Sevilla Brilla en una oscura "dirección"

Tarde del día de reyes en Sevilla, el campo se viste de galas y se llena para ver a su equipo arrasar con los de arriba, el encuentro más importante de la temporada, contra los de Simeone, el Atlético de Madrid.

Los de Machín se hacen fuertes a medida que pasan las jornadas, cada vez domina más todas las facetas del campo, y no se bloquea cuando un equipo le ofrece la iniciativa. Entre combinaciones con Banega en una forma exquisita, repartiendo el balón de banda a banda, con Roque Mesa redescubierto como volante, pendiente de cada rechace y ganando más duelos que nadie y con Jesús Navas ya recuperado humillando a un joven Saúl que es incapaz de parar al veterano sevillista.

Jugadas de gol se sucedían entre polémicas, donde Mateu Lahoz no se moja, como en el empujón de Savic dentro del área colchonera en el minuto 11 de partido sobre el atacante luso sevillista donde ni siquiera intervino el VAR. O mientras se dolía Wissam Ben Yedder en el suelo tras una mala caída y la asistencia médica se encontraba preparada para saltar al terreno de juego, el colegiado no paraba el encuentro en la jugada ofensiva de los madrileños.

Pero pese al siempre polémico arbitraje del valenciano, los de Nervión no bajaron los brazos, y tuvieron espléndidas oportunidades, como el remate de cabeza de Escudero tras la gran carrera de Navas, o el brutal zapatazo de Silva que acabó chocando con la madera tras rozar con la punta de los dedos el arquero esloveno Oblak.

Y al final en una sucesión de jugadas ofensivas de banda a banda del Sevilla, acabó con Jesús Navas que recibía un buen balón y tras superar a Saúl, cedió el balón atrás para Silva y de un pequeño toque hacia adelante asistió a Ben Yedder para que en media vuelta superara a Oblak y pusiera el 1-0 en el minuto 36. Pudo hacer más amplio el marcador el francotunecino tras un gran pase de Silva, pero erró en el mano a mano con el esloveno.

Pero Carriço, pese a su veteranía, cometió el gravísimo error de regalar una falta peligrosísima casi en la línea de la frontal, tras zancadillear a Thomas Partey. Y entre el "carisma" o antifútbol de la estrategia de Simeone (colocando a casi todo el plantel en la barrera para imposibilitar la visión del portero checo) y el magnífico golpeo de la estrella del conjunto rojiblanco Griezmann, pusieron el empate 1-1 en el minuto 44 del encuentro. Y pese a no cumplirse el tiempo reglamentario de juego, el colegiado decidió dar descanso al partido con algunos segundos sin consumirse en el reloj.

Infortunio y desesperación

La segunda parte continuaba con la esperpéntica dirección del encuentro de Mateu Lahoz, y con un atlético de Madrid más agresivo, con una presión mucho más alta y con alguna laguna de tiempo de dominio colchonero. Pero aun así seguían barriendo los de Machín a los de la capital hacia su área, que esperaban un destello a la contra para intentar arrebatarle al sevillismo los tres puntos, pero con un Joris Gnagnon algo más que sobresaliente, encontrándose así al primer "fichaje invernal", el más criticado del mercado estival de los que ha realizado Joaquín Caparrós, y demostró toda su fuerza y su implicación y evitó hasta el minuto 85 donde fue sustituido por Amadou. Los de Simeone optaron por alguna ocasión dentro del área, y donde lo más notorio son los tiros de Koke y Thomas desde fuera del área que en grandes intervenciones Vaclik evitó que se colarán dentro de la portería.

A lo suyo los de Machín, trataron de encontrar hueco en el área colchonera, y no consiguió llevarse el partido pese a las ocasiones de Ben Yedder, muy parecida al primer gol que se marchó rozando el poste, y el gran zapatazo de Gangnon con la zurda tras robar el esférico en la frontal que acabó con una gran parada de Oblak.

Pero entre la mala suerte y la terrible actuación arbitral, que perdonó varias expulsiones sobe toda la patada por detrás a Navas de Thomas, no dejaron al Sevilla llevarse los tres puntos y escalar al segundo puesto en la tabla. La anécdota del encuentro será para el canterano Brayn Gil, que podrá contar que debutó en primera ante todo un atlético de Madrid, y que intentó en sus dos minutos ayudar a llevarse el partido.

VAVEL Logo