Un empate amargo
Los capitanes y los arbitros antes del encuentro. Imagen: La Liga 1|2|3

Un empate amargo

En el Carlos Belmonte se disputaba la última fecha de la primera rueda, desde las 16hs. Fue 1-1, con goles de Djurdjevic y Zozulya.

alejo-vavel
Alejo Andrés García

El Sporting buscaba empezar a acercarse a los puestos de play-off, y así reflejar en resultados lo que desde el juego está proponiendo. Los de Ramis, por su parte, no solo querían la victoria para ser los punteros de La Liga 1|2|3, sino también, para mantener el invicto en su cancha. 

Un inicio de partido con el Albecete en un rol de superador claro, que sometía al Sporting a su juego de posición, con tenencias de mucha dinámica, giros de balón de lado a lado, y resoluciones individuales que alarmaban a los rojiblancos, aunque de eso no pasó. Esos 25' dejaron solo una buena situación elaborada que Zozulya, hoy de único delantero, falló de cabeza. 

El Sporting en esos minutos de inferioridad también mostró sus intenciones. No solo tuvo algunos intentos de combinaciones desde los pies de Mariño, Peybernes y Babin para progresar; también acortó las lineas hacia adelante, para que Hernán pudiera ser parte de la primera presión junto con Djuka; y Carmona con Álvaro Jiménez teminen de tapar las cuatro opciones que tenía desde la defensa el Alba.
Pero no solo eso (y es acá cuando se ve lo positivo del mensaje de José Alberto, sus equipos son versátiles), el Sporting supo replegarse en 4-1-4-1, y ahí se vio a Carmona, Hernán, André y Álvaro anulando las opciones creativas, que eran Febas, Erice y Eugeni, quienes no podían explotar a Susaeta y Bela con sus pausas y pases al vacío. Desde esta situación se interceptaron muchos pases, y se generaron errores rivales, cuestión que frustró al Albacete, se veía atascado. 

Punto para Mariño, gestor del golazo de Djurdjevic

Minuto 24', descuelga el balón, y rápido sale a ver que opciones tiene arriba, donde generalmente son 2vs3. Pero sabiendo que con su golpeo puede superarlos a todos, y generar que los suyos reciban de frente el rechace rival, o directamente aprovechen la asistencia para llegar al fondo. Así se genero el lateral, que se hizo -también rápido- para Djuka. El balcánico logro darse vuelta y un zapatazo fenomenal le dió el 1-0 al Sporting.

Mira que importancia la de la intención de buscar el arco rival siempre. Mariño no dejo de hacerlo durante todo el partido, y muy preciso.

Un pequeño detalle que no se puede dejar pasar tampoco, es la participación por dentro de Carmona. Cuando el '10' se acercó del centro a la izquierda, a combinar con André, Canella y Álvaro generó varios desbordes muy profundos que concluía bien Jiménez. Quedaba claro que la banda derecha era toda de Geraldes, y el área de Djuka y Hernán.

A partir del gol, el Sporting hizo una constante de lo que hasta ahí habían sido no más que intentos. Siguió con la presión alta, siguió acortando las líneas, siguió cortando carriles de pases en la salida contraria. Concluyó un primer tiempo extraordinario. 


Arrancó el segundo tiempo, y los de Gijón sostuvieron la pelota por 3' seguidos en campo rival. La intención de seguir bien arriba era clara, y muy bien le rindió.

Incluso desde los cambios, José Alberto demostró querer sostener esa intensidad. Ingresaría Traver, a los 58', por Carmona (bastante fatigado por lo que le demandó defensivamente Olivera); Pablo Pérez por Hernán a los 67' (ahí se definió el 4-4-1-1, y vaya si cambio ofensivo), y al final Nacho Méndez, quien jugo suelto por detrás de Pablo, por Djurdjevic.

El Albacete no le encontraba agujeros a la defensa rojiblanca, y el partido solo trajo algunas emociones desde los pies de Bela que la estrelló en el palo derecho de Mariño; o una tijera de Djurdjevic que se fue muy cerca del arco defendido por Nadal. Eugeni y Bela lo mas trascendente en el ataque Albacetense, que lograron aproximaciones poco claras.

Recién a los 86', desde un lateral, pudieron meter una pelota al área, que el bueno de Zozulya mandó a guardar. Mal convalidado porque estaba inhabilitado.


1-1 injusto que parecía desanimaría al Sporting, pero increíblemente después del gol el partido se energizó, y los dos equipos se encontraban yendo a buscarlo.

En situaciones, no hubo mas que un disparo de Álvaro Jiménez, y un paradón de Mariño a Bela, además de un par de corners.

Las conclusiones, por fuera del resultado, tienen que ser muy optimistas por parte de José Alberto, realmente no hay qué reprocharle a su equipo, que repite partido a partido varios puntos. Intensidad, compromiso con la idea, solidaridad. Además está dinámico cuando tiene la pelota, y holgado de recursos ofensivos; en defensa no sufre, ni quiera con los mejores ataques. Está claro que si el Sporting continúa con estas intenciones, va a conseguir lo que se proponga, La Liga 1|2|3 es larga y queda tiempo para encontrar los resultados. El desafío está en mantener el cómo conseguirlo, sin conseguirlo.

VAVEL Logo