Karim Benzema, el fútbol hecho arte
Karim Benzema celebra el primer gol ante el Espanyol/ Foto: Real Madrid

Karim Benzema, el fútbol hecho arte

El francés dio una auténtica exhibición en un partido memorable en el que guió a su equipo a la victoria. El conjunto blanco encadena tres victorias consecutivas y Gareth Bale volvió al equipo con un gol en el primer balón que tocó.

alemartinez
Alejandro MartínezFernández

Tercera victoria consecutiva del Real Madrid y segunda en Liga. El conjunto blanco volvió a mostrar su mejor cara, y parece que confirma las sensaciones que había venido dejando en la última semana. Los brotes verdes ya han terminado de florecer y el partido ante el Espanyol fue una exhibición hasta la expulsión de Varane. El recital blanco estuvo orquestado por su mejor jugador esta temporada: Karim Benzema.

Un mago llamado Benzema

"Soy un nueve con alma de diez". Así se definió Karim Benzema con sus propias palabras tras el recital que ofreció a los amantes del buen fútbol en Cornellá. Si el mismo artista se describe así, ¿para qué buscar palabras que no alcancen a abarcar la actuación de Karim?

Benzema cogió el cincel y se dedicó a dejar huella sobre el césped de todas las artes posibles del fútbol en 90 minutos. Caños, pisadas, paredes, pases y dos goles. Una exhibición. El francés dio una clase magistral de cómo ser un delantero centro completo. Un partido para recordar y que viene a dejar claro que el jugador nacido en Lyon está siendo la pieza clave del Real Madrid esta temporada. Tras la marcha de Cristiano, se ha echado el equipo a la espalda y está tirando de él aportando juego y goles. Algo que se le reprochaba sin tener en cuenta que, con los dos tantos, ha superado a Hugo Sánchez y se coloca como sexto máximo goleador de la historia madridista.

Benzema, Modric y Vinicius celebran el tercer gol/ Foto: Real Madrid
Benzema, Modric y Vinicius celebran el tercer gol/ Foto: Real Madrid

Actitud, físico y juego

La ecuación que tiene esos tres factores tan solo puede tener una solución: buenos resultados. 

El físico está siendo una de las partes fundamentales para la recuperación de los blancos. El equipo presiona de manera intensa desde el pitido inicial hasta que entra a los vestuarios. Consigue ahogar a los rivales en su salida de balón. La mano de Pintus se nota.

Directamente relacionado está la actitud. El equipo tiene hambre. Cada balón dividido lo ganan y cada oportunidad perdida viene acompañada de un gesto de rabia que denota las ganas de agradar y de victorias que tienen los de Solari. Con estos dos ingredientes, tan solo falta sumarle la calidad para que el buen juego florezca y el resultado son victorias convincentes que hacen al madridismo volver a ilusionarse.

El gol sonríe con la vuelta de Bale

Podrá gustar más o menos, acusarle de poca regularidad, poca sangre y de lesionarse mucho, pero de lo que no hay duda es de que Bale tiene gol. El galés volvió tras varios partidos de lesión y el primer balón que tocó, fue dentro de la portería. Dos toques para controlar y un disparo perfecto que hizo la sentencia del Real Madrid.

Si logra sumarse y homogeneizarse con la dinámica del equipo, será una pieza clave. El Madrid necesita esta temporada más gol que nunca, y para ello Bale es el jugador ideal. Deberá pelear por un puesto con Vinicius y Lucas Vázquez, que se han vuelto fijos en el once de Solari.

Sergio Ramos, alma de delantero

Si Benzema es un nueve con alma de diez, Ramos es un central con alma de delantero. El camero marcó de nuevo tras un testarazo espectacular. Es el segundo máximo goleador del equipo, y cada vez se le ve más enchufado. Además de los goles, aporta carácter y liderazgo en defensa. Cuando está en forma y concentrado, es uno de los mejores centrales del mundo.

Se marchó lesionado por precaución al descanso, pero él mismo aseguró que era solo un golpe.

VAVEL Logo