El miedo sentenció al Rayo Vallecano
Raúl de Tomás y Velázquez despejando un balón | Fotografía: La Liga

El miedo sentenció al Rayo Vallecano

El Rayo Vallecano dejó escapar en el RCDE Stadium tres puntos de oro que les hubieran hecho volver a salir del descenso.

minu-cv
Minucha Corbal

El Rayo Vallecano iba al RCDE Stadium dispuesto a olvidar el tropiezo ante el Leganés, pero nada más lejos de la realidad. En el once de Míchel dos únicos cambios respecto al último once, con las novedades de Santi Comesaña y Álvaro García ocupando el lugar del sancionado Trejo. A priori, con la defensa de tres centrales, nada podía salir mal.

Al Rayo le faltó creer, lo que le sobró al Espanyol

Los de Vallecas salieron a atacar cubriéndose las espaldas, y en el minuto diez pudo haber llegado el primer gol del partido. Álex Moreno se marcha de los rivales tras una jugada individual, dispara, el esférico choca contra el poste y Embarba está atento para rematar la jugada. Fuera de juego, por lo que el marcador no se movió hasta el 33. Ba, con la testa, y justo cuando el Espanyol tenía un hombre menos debido a la salida de Piatti por lesión, marcó casi al borde de la caída. El Rayo se fue a vestuarios mandando en el electrónico, pero los pericos tenían mucho que decir.

La lesión de Imbula hizo que el centro del campo del Rayo Vallecano bajara su nivel considerablemente, y los pericos aprovecharon su ausencia para crear más combinaciones sobre el césped. Aunque el partido lo cambió el VAR. Una falta a Wu Lei pasó desapercibida, hasta que fue revisada en la tecnología, donde el propio árbitro decretó la pena máxima. Dimitrievski adivinó a dónde fue la pelota, pero no pudo hacer nada. 1-1 y el Espanyol comenzó a creérselo.

Álex Moreno defendiendo ante Rosales | Fotografía: La Liga
Álex Moreno defendiendo ante Rosales | Fotografía: La Liga

Darder se puso el traje de salvador y anotó un gol que fue anulado por fuera de juego tras ser revisado por el VAR, pero no contento con que su equipo solo se llevara un punto, volvió a ver portería, y esta vez sí fue en situación legal. Recibió el balón fuera del área, se armó de confianza y chutó. No hace falta decir que ese tanto en el 95 hizo estallar de alegría a un RCDE Stadium que veía cómo su equipo volvía a ganar en casa en la competición doméstica, algo que no ocurría desde el cuatro de enero, frente al Leganés.

VAVEL Logo