Salir a no perder da sus frutos
Acción del choque de la primera vuelta entre ambos conjuntos. FOTO: Liga 123

Empataron Deportivo de La Coruña y Nàstic de Tarragona (1-1) en Riazor. El choque pudo haber acabado en goleada del conjunto gallego de no haber sido por la gran actuación de Bernabé, guardameta del Nàstic.

Estilos de juego totalmente opuestos

El equipo dirigido por Enrique Martín salió al terreno de juego con intención de esperar a su rival en área propia y mantenerse bien compacto. La contra fue la principal herramienta en ataque del Nàstic, que trató de buscar constantemente la figura de su veloz delantero Luis Suárez. El colombiano no gozó de muchas oportunidades, pero consiguió anotar el gol del empate y a punto estuvo de dar la asistencia que hubiese permitido al Nàstic sellar la remontada frente a un gran equipo que lucha por los puestos de ascenso.

Los de Natxo González dominaron de cabo a rabo el partido y deberían haber goleado al conjunto catalán, pero no pudieron con la figura de Bernabé Barragán. La posesión del balón fue superior al 70% para los gallegos, el partido fue un recital por parte del Deportivo de Natxo, que sigue metido en la lucha por la primera posición de la tabla.

Deportivo, el dueño del partido

Insistió por banda izquierda el conjunto local. La gran circulación de balón permitió sorprender continuamente al Nàstic y los defensores granas, especialmente los laterales, las pasaron canutas. Saúl estuvo pletórico, no paró en todo el partido de subir y bajar la banda izquierda y servir centros muy peligrosos dirigidos en mayor parte a Quique. Bernabé era consciente del acecho de esos centros y estuvo atento para interceptar los balones aéreos dentro de su área.

El Deportivo gozó de un gran número de ocasiones en la primera mitad. Borja Valle, en el minuto 18, intentó sorprender al cancerbero del Nàstic con un disparo raso cruzado, pero no lo consiguió. Unos minutos más tarde, Quique tuvo la más clara del partido tras una pérdida de balón del Nàstic en área propia; el delantero del conjunto gallego perdonó el primer gol del partido en una acción en la que parecía más fácil marcar que errar.

Segunda parte que acabó en sorpresa

Se reanudó la segunda mitad y el equipo de La Coruña siguió con el dominio del esférico. Tres minutos son los que tardó el conjunto local tras la reanudación del partido para anotar el primer gol. Edu Expósito consiguió adelantar al Dépor tras realizar un magnífico control orientado dentro del área del Nàstic. Bernabé llegó a desviar el disparo, pero el palo hizo que el esférico se acabase colando en su portería.

Montiel fue el timón de los gallegos en la segunda parte. El joven canterano del conjunto de Natxo Martínez dirigió el juego e incluso se animó a disparar desde fuera del área sin suerte. Pudo haber sentenciado el partido el Deportivo de la Coruña en el minuto 83, pero Salva evitó que esto ocurriese. El defensor grana sacó el balón en boca de gol tras una gran jugada de Montiel y Borja Valle. Tras la intervención "in extremis" de Salva, el conjunto visitante consiguió tejer una gran jugada por banda derecha que acabó con la asistencia de Kante de tacón hacia su compañero Luis Suárez que supo aprovechar la ocasión.

El encuentro tuvo un final loco. Gozaron ambos equipos de una ocasión clara para conseguir los tres puntos. Caballo, por parte del Depor, vio cómo su disparo se estrellaba en el larguero. El Nàstic pudo haber sentenciado tras el fallo del Dépor: Pipa falló completamente solo delante cancerbero tras un pase de la muerte de Luis Suárez.

Hubo reparto de puntos finalmente en Riazor. El Dépor vio cómo se le escapan dos puntos importantes en la lucha por la primera posición y el Nàstic, probablemente, salió satisfecho después de lo visto sobre el terreno de juego. Enrique Martín salió a no perder y lo consiguió, pero si realmente quiere que el Nàstic salga de esa zona de descenso, deberá intentar plantear de forma diferente los partidos.

VAVEL Logo