El análisis: Tres puntos y muchas dudas antes de Lyon
El Barça superó el trámite

El análisis: Tres puntos y muchas dudas antes de Lyon

El Barça superó por la mínima el trámite ante el Valladolid gracias a un solitario tanto de penalti que no eclipsó las dudas del conjunto de Ernesto Valverde

oscar-llena-fernandez
Oscar Llena Fernandez

El rival, un siempre correoso Valladolid, no invitaba a lucirse en la noche del sábado, por lo que un sosegado Barcelona se bastó con una pena máxima para sacar adelante el trámite. Eran vísperas de otra gran noche europea, y eso se plasmó desde el primer minuto en el juego y las sensaciones generadas por el conjunto culé, que se conformó con solventar el choque por la mínima en un ejercicio de simplicidad en todas las facetas del juego.

Once de circunstancias ante un Valladolid peleón

Con la mente puesta en Lyon, Ernesto Valverde optó por un once repleto de variantes, lo que influyó directamente en el juego del elenco azulgrana. El txingurri optó por un triplete atacante de garantías formado por Leo Messi, Ousmane Dembelé, y Kevin Prince Boateng, que aparecía por vez primera en Liga desde el inicio. Por su parte, pensando en el compromiso internacional, titulares como Suárez, Semedo, Lenglet, Rakitic y Coutinho formaron parte del banquillo.

Conscientes de sus posibilidades ante un once de circunstancias, el conjunto de Sergio Gonzalez no escondió sus cartas, y al igual que lo hiciera en la primera vuelta en el José Zorrilla salió desde el primer minuto a buscar las cosquillas a su rival. Incómodos e intensos, los blanquivioletas lograron sorprender a los locales en los primeros compases del duelo. 

La defensa pucelana logró anular la artillería culé, que tan sólo pudo ser eficaz gracias a un lanzamiento de penalti, convertido por el mayor artífice de los azulgrana, Leo Messi. Boateng, en su primera aparición de titular en el campeonato liguero, se limitó a jugar de espaldas ante la zaga formada por los tres centrales visitantes, que en todo momento fueron capaces de adivinar las intenciones del ghanés.

El Valladolid logró acomodarse en el partido, y generar peligro ante el líder de la Liga, logrando impedir la circulación de los de Valverde a lo largo de los primeros minutos. La presión vallisoletana contrastaba por completo con la pasividad culé en campo rival, lo que hizo crecer las dudas sobre el conjunto culé en el primer tiempo. El gol de Messi, que no finiquitó las dudas mostradas por los azulgranas, daba síntomas de alivio ante las barricadas visitantes.

Masip salva al Valladolid

Si hay un nombre que destacó por encima del resto en el segundo período, en el que se mantuvo el mismo marcador que al término de la primera mitad, ese fue el del guardameta Jordi Masip. En una mejoría de imagen del conjunto culé, que generó mucho más juego y oportunidades que en el primer acto, pero sin terminar de dar con la tecla, el barcelonés salvó a su equipo de una caída mucho mayor.

Conservando la presión y el entusiasmo mostrado en los primeros 45 minutos, el Valladolid se fue deshinchando poco a poco, ante un Barça que trató de aprovechar su superioridad en todas las líneas. Valverde optó por dar entrada a jugadores como Rakitic o Luis Suárez para tratar de amarrar los tres puntos.

El charrúa, pese a su perseverancia, fue incapaz de superar al que fuera compañero suyo hace tres temporadas, un Masip que se ganó un monumento ante los avisos azulgranas. La volvió a tener Messi de penalti, que esta vez perdonó lanzando a lo "Panenka" ante la intervención del guardameta vallisoletano al fin del choque.

Por su parte, el Valladolid agotaba su batería con las subidas por la banda de Nacho y las incisiones de Sergi Guardiola. Sin embargo, el empeño e inconformismo visitante fue insuficiente para hacer la sorpresa en el feudo del líder, que ve cada vez más cerca el título pero que sigue sin convencer a sus seguidores.

VAVEL Logo