Un Granada de primera no da opción

Un Granada de primera no da opción

El Rayo Majadahonda nada puede hacer ante el cuadro Nazarí que se demostró práctico en su visita al Cerro del Espino con un 0-3 sin esperanzas.

sandropadro
Sandro Padró Gutiérrez

Un domingo más en el sueño de la segunda división, el Cerro del Espino se abría para recibir al Granada C.F. Día soleado y con una buena entrada (2.891 espectadores) para no perderse un partido con dos objetivos bien diferenciados. Por un lado, el Rayo busca distanciarse de los puestos de descenso. El lado opuesto es el Granada, buscando el liderato de la categoría. Dos objetivos bien distintos del que, sin duda, el espectador iba a ser el gran beneficiado.

Contaba el Rayo con grandes novedades en la convocatoria. Iriondo no podía contar para este encuentro con los sancionados Iza y Verdés por acumulación de tarjetas. Tampoco el lesionado de larga duración Rafa ni Carlitos. Manu está ya en la fase final de la recuperación.

Por el contrario, sin duda la gran novedad es la vuelta a la convocatoria de Fede Varela el cual lleva de baja desde el partido ante el Lugo. Enzo Zidane volvía también a la convocatoria tras superar unas molestias que le habían tenido alejado los dos últimos encuentros.

Así comenzaba el partido, Iriondo planteó un once de garantías con muchas novedades propiciadas por las múltiples bajas que hizo ver una defensa inédita hasta el momento. Un centro de la defensa formado por Morillas, Luso y Galán no dio la seguridad que semanas atrás otras zagas. Los dos laterales largos que tanto gustan a Iriondo estaban mas pendientes de ayudar en defensa que ayudar en ataque.

Fruto de esa descompensación, llegó el primer gol. Centro desde la banda del extremo del Granada que Luso, en su intento de despeje, introdujo en propia puerta ante la pasividad de Basilio que nada pudo hacer.

El Rayo entonces empezó a estirar las líneas, pero al descanso se llegó sin ningún tiro entre los tres palos por parte del Rayo Majadahonda y una sola ocasión mas por parte del Granada que desbarató Basilio en una acción de reflejos.

A la vuelta del vestuario, es cuando el Rayo intentó parecerse mas a ellos mismos, mas toque y control y verticalidad sobre el área Nazarí. Pero esta nueva intención acabó a los 6 minutos de la segunda parte cuando Dani Ojeda tras un rechace de Basilio, sólo empujó a puerta para poner el 0-2 en el marcador y poniendo muy cuesta arriba el partido.

Entonces Iriondo, empezó a mover el banquillo y en el minuto 54 volvió a los terrenos de juego Fede Varela, el habilidoso argentino que tanto añora la grada del Cerro volvió en sustitución de un inoperante y desaparecido Enzo Zidane el cual no termina de encajar en el planteamiento del míster Hispano-Ruso.

La dinámica del partido siguió la tónica habitual de los partidos del Rayo Majadahonda, mucho toque, ataque pero a la contra débiles y desarbolados. Aitor Ruibal lo intentaba con su nuevo compañero de baile esta semana. Un Dani Romera que debutaba como titular pero no en el mejor partido que se le podía ofrecer.

Así siguió el partido, cambios por parte del Rayo donde Andújar entró por un desafortunado Luso y Hector por Varela pero sin eficacia de cara a la portería contraria.

Ya con el equipo volcado, llegó el tercer y último gol en los últimos minutos, una contra llevada a la perfección y un duro tiro cruzado de Antonio Puertas sentenció un choque que ya venía visto para sentencia desde el segundo gol del equipo andaluz.

El partido finalizó, sin mas, demostrando que el juego del Rayo no siempre es justo con el resultado, y pese a mas posesión y mas tiros a puerta, la categoría de plata no perdona la falta de precisión y en este apartado, el Granada demostró ayer porque es firme candidato a jugar en categoría de oro del futbol español el próximo año.

Ahora sólo queda centrarse en el próximo domingo, partido clave contra el Alcorcón en casa que definirá el rumbo del equipo de cara al último tercio de la temporada.

VAVEL Logo