Soñar está permitido
Saveljich celebrando el definitivo 1-2 de ayer. Fuente: LaLiga

Soñar está permitido

La UD Almería sigue con su enorme dinámica, derrotando está vez en La Romareda a un Zaragoza irregular en el choque. 

javier-gongora-robles
Javier Góngora Robles

Noche de fútbol en La Romareda. Maños y rojiblancos se medirían en un partido que prometía emociones a raudales. Los locales necesitaban la victoria tras el varapalo sufrido la semana pasada frente al líder de la categoría, el Club Atlético Osasuna. Por otro lado, nos encontrábamos a una UD Almería en un estado de forma soberbio. Solamente una derrota en los últimos 14 partidos. Partido de poder a poder que no defraudó lo pronosticado.

Rodó el balón y como era de esperar, el Zaragoza le buscó las cosquillas a un Almería endeble los primeros minutos del choque. Los Pombo, Álvaro Vázquez y Benito ahogaron a la desubicada tropa de Fran Fernández. Las bandas de Romera y sobre todo, la del canterano Martos, fueron los puntos débiles de los almerienses. Pero, los indálicos gozaron de dos oportunidades de gol clamorosas, donde la pareja Juan Carlos-Álvaro Giménez hicieron de las suyas en el área para avisar a los maños de que no iba a ser tan fácil como esperaban. No obstante, fue muy poco lo ofrecido por los rojiblancos durante los primeros 45 minutos. El juego directo de los de Víctor Fernández vapuleó a un Almería que salió viva del choque nuevamente gracias a una actuación estelar del meta rojiblanco, René Román. Nos iríamos al descanso con tablas en el marcador.

La segunda parte fue totalmente diferente a lo visto los primeros 45 minutos del partido. La UD Almería salió a conquistar territorio maño. En el minuto 52 del encuentro, el Almería tuvo el 0-1 que sí no llega a ser por Cristian, el portero zaragocista, hablaríamos de un golazo de bandera del ” killer” Álvaro Giménez. El gol suyo tuvo que esperar. Y no se hizo de rogar, pues cinco minutos después, Álvaro Giménez remataría en el segundo palo una jugada ensayada botada por Juan Carlos Real. Un gol que dejaría en shock a los locales y a los visitantes más crecidos que nunca. Víctor Fernández reaccionó dando entrada a Marc Gual y Aguirre pero sin resultados óptimos en su juego. A pesar de ello, los maños consiguieron el empate. Nuevamente, el lateral zurdo Iván Martos sería el damnificado, pues este pierde la marca de Ros, quien solamente tuvo que dar un pase al “lobo” (Álvaro Vázquez), para que este rematará a placer. El Zaragoza creía en la remontada pero fue demasiado tarde; el Almería quería soñar. Corría el minuto 83 y el Almería sacaba de esquina. Saveljich, el mariscal y líder de la zaga aprovecharía el error en el marcaje del portugués Verdasca, rematando con contundencia el balón hacia el fondo de las mallas. Gol épico y definitivo que selló la victoria a domicilio.

A día de hoy, podemos afirmar sin lugar a dudas lo siguiente. La UD Almería quiere y tiene licencia para soñar. No fueron sólo tres puntos. Fue la muestra clara y evidente de que este equipo es candidato firme a ascender de categoría. Señoras y señores, la Unión Deportiva Almería ha vuelto y va a dar mucho de que hablar…

 

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo