Generaciones madridistas en este Día del Padre 
Marcos Llorente es el futbolista con mayor herencia de jugadores blancos I Foto: Real Madrid

Generaciones madridistas en este Día del Padre 

Desde el ejemplo más actual con los Zidane hasta la familia Llorente, estos son los recordados y los más recientes apellidos que han compartido una misma afición, un mismo vestuario y un mismo amor: el Real Madrid. Tanto en etapas diferentes como en una a la vez. 

ivan-sevilla-fernandez
Iván Sevilla Fernández

En el Real Madrid también se celebra este Día del Padre más blanco con esas familias que viven diariamente inmersos en el fútbol. Porque desde padres a hijos se ha transmitido y, por tanto, también heredado, ese amor hacia el club madridista. Toda una vida dedicada al deporte rey. Así, existen varios ejemplos bien conocidos de apellidos que siguen apareciendo en las camisetas del equipo años tras años.

De las categorías inferiores hasta la primera plantilla se han visto a los Sanz, Sánchez Flores, Llorente o Zidane vistiendo de blanco.

Los Zidane, mayoría absoluta

El actual entrenador del Real Madrid es el que mejor representa que la sangre blanca ha pasado de generación para que sus cuatro hijos se encuentren jugando en distintas categorías del club. El más mayor es Enzo Zidane (nacido en 1995), centrocampista ofensivo del Rayo Majadahonda actualmente, pero que ya en la pasada campaña estuvo a las órdenes de su padre tras subir desde el Castilla. El que sí está este año como tercer portero es el segundo hijo mayor de 'Zizou', Luca (nacido en 1998). 

Ellos dos son los más conocidos del técnico francés, pero también están en los equipos juveniles y anteriores otros Zidane: Theo (con 16 años, juega en el Juvenil B) y Élyaz (con 13, da sus primeros pasos en el fútbol base madridista). El primero es también mediocentro de ataque como su hermano, mientras el segundo desempeña la posición de lateral zurdo. 

Dos del pasado: Sanz y Sánchez

Retrocediendo hasta los años 90 se recuerda a la familia Sanz con Fernando y Paco, dos hermanos que coincidieron en etapa, pero no en éxitos ni trayectoria como jugadores del Real Madrid. Ambos hijos del, por entonces, presidente del club, Lorenzo Sanz, de 1995 hasta 2000, solo el primero de los dos consiguió permanecer hasta cuatro años como futbolista de élite. Era defensa central, mientras su hermano Paco -centrocampista- no llegó a pisar el primer equipo. 

Otro defensor del Real Madrid, lateral derecho concretamente, fue el actual técnico español Quique Sánchez Flores, al que bien se le conoce por su carrera profesional como entrenador en varios equipos de España (Valencia, Getafe, Atlético y Espanyol, el último).

De la mítica familia que lleva su apellido por todo el territorio nacional, sobre todo por la música (Lolita, Antonio y Rosario Flores), el ex jugador blanco militó en el club tan solo dos años (1994-1996). Antes y bastante más atrás, había sido su padre Isidro Sánchez quien había vestido la camiseta madridista en los años sesenta (1961-1965). 

Pasado, presente y futuro: los Llorente

De aquellos tiempos tan lejanos hasta el puro presente e incluso futuro. Porque el Llorente de la primera plantilla actual también tuvo una importante generación allá por los años 50 y 60. Marcos es sobrino nieto del legendario extremo zurdo Paco Gento e hijo de Paco Llorente, que junto a su hermano Julio también jugó en el Real Madrid.

Por tanto, el joven centrocampista arrastra toda una herencia de futbolistas blancos (hasta seis). Ahora, él es la última representación de una familia que puede seguir escribiendo historia de triunfar con más títulos en las próximas temporadas. 

VAVEL Logo