A Noruega, con pie y medio en semifinales
Las jugadoras del FC Barcelona celebran uno de los tres goles conseguidos. FOTO: Eduardo Ariño

A Noruega, con pie y medio en semifinales

Un Barça muy superior encarrila en el Miniestadi la eliminatoria ante el LSK Kvinner gracias a los goles de Toni Duggan y Mariona.

oscar-llena-fernandez
Oscar Llena Fernandez

El Barça Femenino sentenció en el Miniestadi de las grandes ocasiones la eliminatoria de los cuartos de final de la UWCL ante un impotente LSK Kvinner que acusó su poco rodaje en competición. Lo hizo ante los 5563 espectadores que poco a poco se alojaban en las gradas de la parroquia culé a lo largo de la tarde barcelonesa.Muy superiores a sus rivales, las pupilas de Lluís Cortés cimentaron el triunfo en el primer tiempo, en el que gracias al dominio del balón y a los goles de Toni Duggan por partida doble, y Mariona Caldentey desde los once metros, pondrían el cojín de tres goles para viajar con la eliminatoria sentenciada a tierras nórdicas.

Duggan y Mariona sentencian en media hora

Con la intención de ir a por la victoria desde el inicio, palpada en el 3-5-2 que dibujaba el elenco de Lluís Cortés en el césped, el Barça encarrilaba pronto la eliminatoria ante el LSK Kvinner gracias  al doblete inicial de la omnipresente Toni Duggan, que una vez más  tuvo la certeza necesaria para decidir en duelos de este calibre que lleva demostrando en las últimas semanas. Era precisamente la inglesa, junto a su pareja ofensiva Mariona el único cambio respecto al clásico del Wanda Metropolitano, en el que sí estuvo la lesionada Oshoala. Enfrente, el conjunto de Hege Riise, que acusó el poco rodaje de competición, se situaba sobre el rectángulo de juego con un 4-4-2 que apenas inquietó a su rival. Las noruegas, que se limitaron a resguardarse de la tormenta de juego azulgrana, se vieron superadas en todas las facetas por el elenco culé, que llevó la iniciativa en todo momento.

Respondió Toni Duggan por partida doble a la confianza que le brindaba cuerpo técnico, primero rematando a placer un pase de la muerte de Marta Torrejón para dar el primer golpe del cruce a los tres minutos de juego, y pasados veinte minutos, fusilando la meta de Fiskerstrand tras un pase de Lieke Martens. Las dos dianas iniciales dieron pie un Barça más fluido en la presión y en el juego combinativo que el que se viera en el Wanda Metropolitano el pasado domingo. El conjunto culé aglutinó la posesión, que se plasmó en un 66%, y dominó a su rival en todas las facetas del juego a lo largo de la primera mitad.

Toni Duggan celebra uno de sus dos tantos. FOTO: Eduardo Ariño
Toni Duggan celebra uno de sus dos tantos. FOTO: Eduardo Ariño

La paciencia y elaboración en la creación tuvo premio. Un balón colgado al área noruega, se convertiría en el lance para que las de Lluís Cortés finiquitasen la eliminatoria ya en la primera mitad. Una mano de la defensa nórdica traducida en una pena máxima señalada por el colegiado propiciaba la sentencia a la media hora de juego, convertida por Mariona desde los once metros. Cumplidos los 35 minutos, el Miniestadi ya vibraba con el juego de las azulgrana, y veía cada vez más cerca unas históricas semifinales. Sentenció el Barça, marchándose a los vestuarios con la renta de tres goles, superando por completo a un inofensivo conjunto visitante, que sacó a relucir en los primeros compases del duelo sus carencias en los dos bandos del verde.

El Barça sentencia a través de la posesión

El Barça escribió en el segundo tiempo el mismo guión con el que había actuado en la primera mitad. La circulación y la intensidad se erigieron como los pilares de un conjunto culé que se limitó a conservar la renta en busca de un gol que diera con la sentencia definitiva.

Comenzaron los segundos 45 minutos de forma tosca, con sendas interrupciones en ambos lados del ring. Mapi León, y más tarde Sandra Paños harían sonar las alarmas del banquillo culé, dejando en un susto dos choques fortuitos ante sus contrincantes. En la grada, el disfrute mostrado por el juego y resultado culé se plasmaba en cantos y olas improvisadas entre el público.

No dió por bueno el resultado el Barça, que trató de buscar el cuarto gol en todo momento para liquidar la eliminatoria, de los pies de Mariona y Melanie Serrano. Sin embargo, las azulgrana se toparon tras el descanso con una inspirada Fiskerstrand, que emergió como muro del conjunto noruego para evitar males mayores. Por su parte, el LSK Kvinner trató de intimidar a Sandra Paños lanzando contraataques, que también resultaban inofensivos para la acertada guardameta culé.  

Con el partido resuelto, Lluís Cortés empezó a mover engranajes en la sala de máquinas, vista la distáncia en el marcador y el desgaste de algunas piernas. La bigoleadora, Toni Duggan y Kheira Hamraoui recibían un merecido descanso dejando su sitio a Andressa Alves y a Aitana Bonmatí respectivamente. Lo probaba la de Sant Pere de Ribes, poniendo a prueba desde lejos los reflejos la guardameta Fiskerstrand, que pese a las intermitentes llegadas de sus contrincantes se mantuvo segura a lo largo de todo el segundo tiempo. 

Mariona, autora del tercer gol culé. FOTO: Eduardo Ariño
Mariona, autora del tercer gol culé. FOTO: Eduardo Ariño

No desistió en ningun momento el Barcelona, que a pesar de acaparar el balón y probar fortuna en la meta rival, no encontraba el cuarto gol que daría por sentenciada la eliminatoria. Por su parte, el conjunto noruego se limitó a contemplar la circulación culé y esperar a posibles opciones al contraataque. De este modo fluyeron los últimos minutos del segundo tiempo, en los que el Barça se asentó por completo en campo rival, acaparando por completo el dominio del esférico.

El elenco culé optó por adormecer el encuentro mediante posesiones largas y el dominio incontestable del balón, que perseveró a lo largo de todo el choque. Así, daban por buena las pupilas de Lluís Cortés la renta de tres goles con la que viajarán el próximo miércoles a  Lillestrøm.

VAVEL Logo