Tocado y casi hundido
Pipa supera a un defensor rival. FOTO: LA LIGA.

Partido poco entretenido el que se disputó este domingo en el Nou Estadi de Tarragona que se acabó decidiendo por un gol con fortuna del conjunto visitante. El conjunto tarraconense empezó fuerte y pudo haberse adelantado nada más iniciarse el partido pero a medida que el cronómetro corría el partido se dormía. La segunda mitad mejoró pero no mucho, llegó el gol del Málaga pero a penas se vio buen fútbol.

La primera ocasión fue para los locales en el primer minuto de partido, un buen cambio de banda de Kanté permitió a Pipa quedarse con solamente un jugador rival y poder buscar el regate o el disparo, el carrilero procedente del Español trató de sortear al defensor pero recibió una fuerte entrada que le impidió seguir con la jugada. El colegiado señaló libre directo que Abraham no logró transformar y envió muy desviado. A penas unos minutos más tarde lo intentaba de nuevo Pipa por banda sorteando de forma magnífica a un defensor rival y esperando que éste mismo fuese al suelo para poder superarlo, gran jugada individual que pudo haber finalizado en gol de no ser por el fallo de Luis Suárez en el disparo.

El Málaga tardó un cuarto de hora en acercarse a la portería de Bernabé Barragán, su primera acción de peligro llegó por medio de Harper que tras recibir un pase en la frontal del área envió el disparo al cuerpo de uno de los defensores granas.

A la media hora de partido apareció José Kanté que con un disparo lejano estuvo a punto de poner en apuros a Kieszek, el arquero consiguió desviar el disparo y forzó el saque de esquina.

El choque llegó al ecuador del partido con 0-0 en el marcador. Nada más iniciar la segunda mitad el Málaga empezó a presionar en campo rival y dificultó la salida de balón al conjunto de Enrique Martín. Los de López Muñiz gozaron de la primera ocasión, Blanco Leschuk aguantó de forma magistral el balón de espaldas y con un gran giro se quedó solo ante Bernabé Barragán, su disparo se estrelló en el travesaño.

Acertó el mánager del Málaga con la entrada de Pacheco al terreno de juego, tan solo unos minutos más tarde, en el minuto 72’ de partido, adelantaría a su equipo con un gol un tanto afortunado. El disparo del jugador visitante rebotó en Imanol y el esférico cambió de trayectoria y cogió desprevenido a Bernabé que poco pudo hacer.

Enrique Martín decidió dar minutos a Uche y a Sadik con la intención de darle la vuelta al marcador o al menos empatar el encuentro pero éstos no gozaron de oportunidad alguna. Con la marcha de Pipa al banquillo y la lesión de Ramiro Guerra el Nàstic de Tarragona perdió el norte y no estuvo cómodo en el terreno de juego.

El Nàstic seguirá una semana más distanciado de la zona de salvación de la tabla, ocho puntos son los que les separa del Lugo, equipo que marca la salvación ahora mismo. Los de López Muñiz aprovechan el pinchazo del Osasuna para recortar distancias en la lucha por el ascenso directo.

VAVEL Logo