El Barça confirma su candidatura en Old Trafford
Gerard Piqué y Luis Suárez en el partido de vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League ante el Olympique de Lyon | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

El Barça confirma su candidatura en Old Trafford

Con un gol en propia puerta de Luke Shaw y una buena táctica, los de Ernesto Valverde parten con ventaja en la eliminatoria de los cuartos de final de la máxima competición continental y ya miran al duelo que disputarán la próxima semana en el Camp Nou, en el que intentarán echar su firme candidatura al título.

elenals23
Elena Martín Rodríguez
Manchester UnitedDavid de Gea, Victor Lindelöf, Paul Pogba, Romelu Lukaku (Anthony Martial, min. 67), Marcus Rashford (Andreas Pereira, min. 84), Christopher Smalling, Frederico Rodrigues, Ashley Young, Diogo Dalot (Jesse Lingard, min. 73), Luke Shaw y Scott McTominay
FC BARCELONAMarc-André ter Stegen, Nélson Semedo, Gerard Piqué, Ivan Rakitić, Sergio Busquets (Carles Aleñá, min. 90+2'), Philippe Coutinho (Arturo Vidal, min. 65), Arthur Melo (Sergi Roberto, min. 65), Luis Suárez, Leo Messi, Clément Lenglet y Jordi Alba.
MARCADOR0-1, min. 11, Luke Shaw.
INCIDENCIASPartido correspondiente a la ida de los cuartos de final de la UEFA Champions League, disputado entre el Manchester United Football Club de Ole Gunnar y el Fútbol Club Barcelona de Ernesto Valverde en Old Trafford, Manchester.

Con el fantasma que les llevaba persiguiendo desde hace cuatro temporadas, el Fútbol Club Barcelona pisaba Old Trafford con el reto de conseguir cierta ventaja respecto al partido de vuelta, que se disputará en el Camp Nou. Con la exigencia que se denotaba entre los aficionados azulgranas y teniendo en cuenta que era el único equipo español presente en la eliminatoria de los cuartos de final, el conjunto de Ernesto Valverde se veía obligado a dar la cara en un escenario en el que, como su propio apodo indica, los sueños comienzan a hacerse realidad.

A sabiendas de que hasta ahora, los azulgranas no habían podido ganar en territorio británico, los de Ole Gunnar Solskjær confiaban en poder frenar la confianza y la euforia de un rival que, poco a poco, va echando su candidatura firme al título europeo entre grandes rivales que también están luchando con paciencia para llegar hasta Madrid, donde la recompensa final ya espera a dos equipos.

Con ilusión y buen fútbol, el vigente campeón de LaLiga Santander pisaba Old Trafford con la idea de golpear con autoridad en un escenario difícil y contra un rival que, conocido por su juego tan característico, basado en el contragolpe y en la buena colocación, nunca ha dejado de confiar y ha sabido superar a equipos como el Paris Saint-Germain de Thomas Tuchel.

Una primera parte de monólogo

En los primeros minutos del partido, el Fútbol Club Barcelona comenzó a crear un monólogo de posesión que hasta se llegó a situar en el 85%, en comparación con la conseguida por el rival. En el minuto 4, el Manchester United de Ole Gunnar Solskjær dejaba claro que también jugaría sus cartas a domicilio y con Marcus Rashford a la cabeza, pudo adelantarse en el marcador con un disparo de falta en el que el esférico terminaba marchándose por el palo derecho de la portería de Marc-André ter Stegen.

Ante el primer intento del conjunto británico, el Fútbol Club Barcelona reaccionaba con soberbia consiguiendo la ventaja en el marcador en una jugada en la que Leo Messi le metía un buen pase a Luis Suárez y en la que el delantero uruguayo remataba con un buen testarazo hacia la portería de David de Gea, finalmente castigada por el central del equipo local, Luke Shaw, que tuvo el infortunio de ser el autor del tanto en propia puerta. Con ese único gol, los de Ernesto Valverde supieron sobrevivir a las estampidas de la delantera del conjunto rival, lideradas por un Paul Pogba que no cedió y siguió metiendo centros para conseguir la igualdad que llevaban tiempo persiguiendo.

Con el 0-1 en el marcador, Old Trafford apretaba y la afición azulgrana celebraba la ventaja de su equipo, apurado en algunos momentos por algunas pérdidas, pero finalmente ganador de un encuentro en el que destacaron y se reivindicaron varias caras desaparecidas últimamente.

Una segunda parte con pérdida de ritmo

En la segunda parte del encuentro, se repetía el guión del primer tiempo y el Fútbol Club Barcelona se limitaba a esperar un error de los locales y a crear unas ocasiones que de poco sirvieron y que fueron eclipsadas por una pérdida de ritmo muy notoria, en ocasiones, y aprovechada por la delantera del conjunto rival, que sin acierto, no pudo obtener el empate.

Ante los momentos de posesión del Manchester United, que empezaba a ganar en cada uno de los duelos con pelota dividida, pero con cierta falta de acierto, llegaban las oportunidades más claras de los azulgranas. Una de ellas fue la oportunidad que Luis Suárez tuvo después de aprovechar un buen pase de Nélson Semedo, pero el delantero uruguayo fallaba y el esférico rozaba la red de la portería de David de Gea.

A pesar de los intentos de Leo Messi, firmados con disparos de falta y algún que otro regate en el área y del rondo de posesión que los azulgranas protagonizaron en los minutos finales, el resultado no cambiaba en el marcador y sin aprietos, los de Ernesto Valverde conseguían una buena ventaja de cara al duelo que la próxima semana se disputará en el Camp Nou, cuando esperan dar otro golpe de autoridad y conseguir el billete para estar en las semifinales.

Una buena subida de moral de cara al próximo partido

Ahora y antes de recibir al conjunto británico en el Camp Nou, los de Ernesto Valverde tendrán que superar el escollo que siempre supone el tener que enfrentarse a un equipo que está luchando por no descender en la competición doméstica. En el próximo compromiso liguero, los azulgranas se enfrentarán a la Sociedad Deportiva Huesca y lo harán con una buena subida de moral, conseguida después de la victoria que se han llevado en Old Trafford y con plenas garantías de que pueden revalidar el título que actualmente ostentan: el de vigentes campeones.

VAVEL Logo