El Granada CF perdona y lo paga en el Tartiere
Rodri pelea un balón ante la defensa del Real Oviedo / FOTO: LaLiga

El Granada CF perdona y lo paga en el Tartiere

Ibra Baldé negó 'in extremis' la victoria de un valiente Granada CF que dominó en la segunda parte y al que le faltó sentenciar para imposibilitar la resurrección del Real Oviedo.

mengibar
Ángel Mengíbar

En el primer fin de semana de mayo se enfrentaban dos equipos con más similitudes que diferencias. A pesar de encontrarse en distintas puntas de la península, tanto ovetenses como granadinos peleaban por un mismo objetivo: el ascenso a la Liga Santander. La capital asturiana viviría un auténtico duelo entre dos históricos del fútbol nacional que buscan la gloria tras pasar un gran periodo de tiempo en los infiernos. Sergio Egea se estrenaba como entrenador del Real Oviedo en su nuevo feudo e intentaría acabar con la racha de su equipo de casi dos meses sin conseguir el triunfo en casa. Por su parte, el Granada CF visitaba el Carlos Tartiere con la intención de aumentar su colchón con sus rivales directos y de ponerse a cuatro puntos del líder, el CA Osasuna.

Pitido inicial y balón en largo del Real Oviedo que buscaba sorprender a un Granada CF que se está caracterizando esta temporada por ser uno de los equipos con mejor defensa de la categoría. Cuando el balón recaía en los pies de los jugadores rojiblancos intentaban imponer su liderazgo, aunque sin éxito debido a la intensa presión que realizaban los hombres de Sergio Egea. El duelo comenzaba según lo previsto, con la intensidad y la brega constante tan esperada en un choque de estas características.

Daba la impresión que esto iría más de tirarse al barro que del talento y la creatividad. La pelota circulaba rápido de lado a lado. Tanto los locales como los visitantes trataban de aprovechar sus posesiones sorteando a los defensas rivales y perseguían con oficio y esfuerzo al contrario para desbaratar sus jugadas cuando tocaba defender.

FOTO: LaLiga
FOTO: LaLiga

 

La acción se sucedía por todo el campo salvo en las áreas. Tan sólo un disparo raso de Tejera, que se marchó cerca de los palos de Rui Silva, y una falta botada por Fede Vico, que atajó sin problemas Champagne, eran las únicas ocasiones con cierto peligro que hacían contener la respiración al público del Carlos Tartiere en los primeros treinta minutos de partido.

El conjunto azul comenzaba a superar al Granada CF por los costados gracias a la asociación establecida entre Bárcenas y Johannesson. Este último centraba desde la derecha y el atacante Ibra conseguía sacar un poderoso remate de cabeza que habría inaugurado el marcador de no ser por la parada del meta luso del Granada CF cerca del 40 del primer tiempo. La réplica la daban poco después los visitantes con una contra de libro trenzada a la perfección por Álvaro Vadillo, a la que sólo le faltó la finalización tras el centro del extremo.

El encuentro estaba bonito y atractivo con esa intensa pugna que no cesaba desde prácticamente el inicio del partido. Los hombres de Diego Martínez aguantaban el duelo pero se atascaban a la hora de mirar a la portería contraria. Así se llegaba al descanso, momento donde coger aliento y prepararse para los últimos 45 minutos que cambiarían el ritmo y el rumbo del encuentro.

Una segunda parte distinta

El Granada CF salía en el segundo tiempo controlando mejor los tiempos y disponiendo de posesiones más largas, en medida gracias a la bajada del ritmo de los locales en la presión. Pronto se le pondrían las cosas de cara al conjunto andaluz. Desde el centro del campo Ángel Montoro enviaba un balón largo que repelía la zaga carbayona, pero con la mala fortuna de que el despeje caía a los pies de Fede Vico que, con sangre fría, controlaba con el pecho y sacaba una volea imposible para el guardameta local. El Granada CF se adelantaba en el Carlos Tartiere en los primeros 5 minutos tras el descanso con una genialidad digna de ser el mejor gol de la jornada.

El conjunto local intentaba reaccionar pero no conseguía arrebatarle el dominio a los granadinos y ni siquiera ser acercaba al área de Rui Silva. Consecuencia de ello el partido se empezaba a enturbiar. En una carrera por la derecha Vadillo era derribado por Bolaño con una fea entrada al tobillo y el colegiado la saldaba con amarilla.

El Granada CF continuaba marcando el devenir del encuentro y Víctor Díaz se atrevía a probar a Champagne desde la lejanía con disparo alto que acababa en córner tras una magnífica intervención del portero carbayón. Sergio Egea agitaba el ataque en busca de un chispazo que despertara del letargo a los suyos. Toché y Viti sustituían a un Bárcenas que fue de menos a más y a un Joselu que no tuvo su mejor su mejor día ante su ex equipo.

FOTO: LaLiga
FOTO: LaLiga

 

Diego Martínez hacía lo propio y daba entrada a Adrián Ramos y a Azeez, que entraban por Rodri y Vadillo, para ganar más presencia tanto en ataque como en el centro del campo con el africano. El colombiano, de hecho, demostró su poderío en el cuerpo a cuerpo al aguantar a su marca y conseguir introducir el balón en la portería local, pero el juez de línea levantaba el banderín anulando así la sentencia local.

El Real Oviedo no conseguía inquietar al Granada CF ni sin balón ni con él y comenzaba a desquiciarse. Los de Diego Martínez no se amilanaban y buscaban el segundo tanto y a punto de sentenciar estuvieron. En una jugada parecida a la del tanto Azeez era esta vez el encargado de ejecutar una volea desde la frontal que se marchaba rozando el palo de Champagne.

Sin embargo, como se suele decir, el que perdona lo acaba pagando. Y en esta ocasión no sería menos. A falta de tres minutos para el tiempo de descuento, Germán erraba en un despeje posibilitando que la pelota le llegara a Ibra Baldé que, como un auténtico killer, empalaba con su pierna izquierda y alojaba el balón en las mallas de Rui Silva. Estallaba el Carlos Tartiere con la alegría de la hinchada local, que veía con posibilidades verdaderas la remontada de su equipo.

El partido se rompía dándole un giro al guión de la segunde parte. En la cabeza de Ibra Baldé estuvo la remontada pero su disparo salió alto. Finalmente, después de algunos lances entre jugadores de ambos equipos, el árbitro De la Fuente Ramos indicaba el fin de los 90 minutos. Sin duda, se trató de un duelo intensísimo entre dos conjuntos que buscaron los tres puntos, cada uno en una parte, y que encontraron tan sólo uno.

FOTO: LaLiga
FOTO: LaLiga

El Granada CF vio como se le escapaban dos puntos con un fallo de Germán tras un partido impoluto de toda la defensa. Pudo sentenciar a lo largo de los segundos 45 minutos pero la fortuna no cayó de su lado. Por su parte, el Real Oviedo encontró un premio afortunado a pesar de no hallar el rumbo de un partido en el que la intensidad y brega inicial se disiparon para dar paso al control del centro del campo granadinista. En definitiva, un punto que no aleja, sino que mantiene en el camino del objetivo del ascenso tanto a Real Oviedo como a Granada CF.

FICHA TÉCNICA

REAL OVIEDO: Champagne; Johannesson, Carlos Hernández, Javi Hernández, Bolaño; Jimmy Suárez (Ramón Folch, min. 86), Tejera; Yoel Bárcenas (Viti, min. 65), Saúl Berjón; Joselu Moreno (Toché, min. 68), Ibra Baldé.

GRANADA CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, José A. Martínez, Quini; Fede San Emeterio, Ángel Montoro; Álvaro Vadillo (Ramón Azeez, min. 71), Fede Vico (Dani Ojeda, min. 84), Antonio Puertas, Rodri (Adrián Ramos, min. 62).

ÁRBITRO: De la Fuente Ramos (comité castellano - leonés). Amonestó a los locales Javi Hernández, Bolaño, Tejera visitantes Germán, Vadillo, Fede Vico, Antonio Puertas, Quini, José Antonio Martínez.

MARCADOR: 0-1 Fede Vico, min. 50; 1-1 Ibra Baldé, min. 87.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 37 de la Liga123 de Segunda División, disputado en el estadio Carlos Tartiere, ante 12.770 espectadores.

VAVEL Logo
CHAT