1-0, min.7, Origi. 2-0, min.53, Wijnaldum. 3-0, min.54, Wijnaldum. 4-0, min.79, Origi.
Ridículo y decepción
FOTO: Noelia Déniz - VAVEL

Ridículo y decepción

El Barcelona se ha deshecho en Anfield ante un Liverpool que ha creído en sí mismo para levantar la desventaja con la que salieron del Camp Nou. Una nueva oportunidad perdida para un equipo que parece no tomar en cuenta las experiencias del pasado, el terror de Roma, y que se quedará nuevamente sin levantar la Champions League.

martadiosc
Marta Dios

El Barcelona se ha plantado en Liverpool buscando un billete directo a la Final del Wanda Metropolitano del próximo 1 de junio en Madrid. Tras cuatro años viendo como el Real Madrid levantaba la 'orejuda' ante toda Europa, los azulgranas pisaban el césped de Anfield necesitando completar una temporada estelar.

El 3-0 favorable de la ida ponía en ventaja a los de Valverde, que viajaban con la baja de Dembélé debido a su lesión muscular en el isquiotibial de la pierna derecha. Pero peor parecía, a priori, para los 'reds' de Klopp por la desventaja en el marcador sumado a las roturas de Salah y Firmino

El estadio se ha vestido de gala entonando el 'You never walk alone' soñando en la remontada de los ingleses, que aspiraban a la Champions League para poder levantar un título esta temporada, pues la Premier se ha empezado a decantar para el Manchester City. A sabiendas que no podían cometer errores, el Barcelona ha saltado con el mismo once inicial que en la ida en el Camp Nou buscando ese control en defensa y las genialidades en ataque de Messi, Suárez y Coutinho.

Anfield sueña gracias a Origi

La primera acción del partido ha sido en favor de los azulgranas, vestidos esta vez de amarillo, con Messi intentando pisar el área pero derribado por la defensa local. Además, en la siguiente jugada, el argentino ha protestado la agresión de Henderson cuando el balón ya no estaba en juego, aunque el colegiado ha intentado mantener la paz entre ambos jugadores.

Origi abre el marcador a los siete minutos de juego

El Liverpool ha intentado pisar con constancia el área de Ter Stegen, forzando en varias ocasiones los saques de esquina fruto de pérdidas de posesión de Arturo Vidal. Pocos minutos le han faltado a los 'reds' para levantar el ánimo de todo Anfield con el gol inicial de Origi, aprovechando un mal rechace del guardameta alemán dentro del área.

A los azulgranas se les empezaba a ver incómodos sobre el verde inglés, ausentándose la precisión en los pases y la falta de inspiración por el centro del campo. Luis Suárez, que empezaba a acusar las reiteradas faltas de los de Klopp, ha conseguido que Fabinho viera la primera amonestación del partido antes del primer cuarto de hora de juego.

Aferrándose a la ilusión

El Barcelona necesitaba recuperar el control del partido para poder imponer su superioridad y certificar el acceso a la final. Arturo Vidal ha visto en profundidad a Jordi Alba y, con un rápido cambio de banda, ha generado una clara ocasión de los azulgranas. Messi ha disparado desde el centro del área pero Allisson, atento a la jugada, se ha estirado para evitar el gol del capitán. Segundos después volvía a ser el lateral izquierdo catalán quien se plantaba cerca de portería para dejársela atrás al '10', aunque el colegiado ha anulado la acción por fuera de juego.

El Liverpool consigue billete para la Final de Champions | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
El Liverpool consigue billete para la Final de Champions | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Los catalanes empezaban a entrar en la dinámica de Anfield y Messi ha vuelto a liderar la ofensiva azulgrana emparejado con Coutinho, que ha vuelto a hacer lucir al guardameta brasileño sin dar opciones a Luis Suárez a cazar el rebote. Después, ha vuelto a ser el delantero rosarino quien ha rozado la madera con un potente disparo. Los locales tampoco querían ceder todo el protagonismo al Barça y Ter Stegen ha tenido que volver a salir en rescate del equipo tras el disparo de Mané.

Pasada media hora en el marcador el encuentro se ha detenido por las molestias de Henderson, que ha tenido que tumbarse sobre el césped y ser atendido por las asistencias médicas. Klopp se mantenía a la espera en la banda viendo como un nuevo problema sobrevolaba su estela. Finalmente, al futbolista ha podido volver al perímetro de juego, aunque con el rostro mostrando sus dolencias físicas.

Pelea por el dominio

Arturo Vidal se estaba convirtiendo, con el paso de los segundos, en el mejor jugador de los azulgranas. El chileno se ha tirado con todo evitando el remate de Shaqiri cerca del área y llegando a tocar la esférica con las manos, aunque Çakir no ha señalado la acción. Pese a ello, en la siguiente jugada, sí ha visto cartulina amarilla Busquets al saltar con Fabinho en busca de la posesión.

Protagonismo para los guardametas bajo palos: Allisson y Ter Stegen

En el tiempo de añadido del primer tiempo el empate ha vuelto a pasar por las botas de Messi, que ha ajustado al palo su disparo al área. La jugada nacía en otra gran intervención de Arturo Vidal en combinación con Sergi Roberto, aunque el capitán no ha podido hacer buena la ofensiva. En la última ocasión de los primeros cuarenta y cinco minutos ha sido Jordi Alba quien ha lamentado el talento innegable de Allisson Becker bajo palos, que ha mantenido vivo el sueño del Liverpool de llegar a la capital española.

El segundo tiempo ha arrancado con el cambio de Wijnaldum por Robertson, que se quedaba en el vestuario siendo atendido por los servicios médicos del Liverpool. Las imprecisiones en defensa de los catalanes empezaban a dejar paso a las llegadas de Mané, que ha maldecido la aparición de Sergi Roberto para evitarle el gol. En el remate del saque de esquina Ter Stegen ha demostrado su don bajo palos para no dejar subir el segundo al marcador. En la siguiente jugada Luis Suárez ha desesperado al barcelonismo fallando una clara ocasión a asistencia de Messi. Además, Rakitic ha visto la amarilla por contener el balón con las manos.

Debacle en Anfield

Cuando más encarrilado lo tenía el Barcelona para firmar el empate y empezar a soñar con la Final de Madrid, el Liverpool ha aprovechado una pérdida de Rakitic para hacer el segundo gracias a Wijnaldum, que ha llegado desde segunda línea para dejar vendido al alemán de los azulgranas. Segundos después, en la siguiente jornada, ha vuelto a ser el holandés quien ha sentenciado el tercero haciendo estallar la euforia en Anfield viendo que los 'reds' empataban la eliminatoria a unos culés que ya se veían en la gran cita.

La Champions presidía el partido en Anfield | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
La Champions presidía el partido en Anfield | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Valverde pedía a sus jugadores que reconectaran con el objetivo, que volvieran a creer en el trabajo hecho. El extremeño ha mandado a Coutinho al banquillo, que empezaba a desesperar con sus reiteradas pérdidas, para volver a colocar a Semedo y cambiar el sistema de juego a un 4-4-2 con más control por la zona central. Los de Klopp ahogaban atrás al Barcelona, que se resignaba a mandar al espacio todas las posesiones, dándolas por perdidas. 

En un rápido y solitario contraataque Messi ha forzado la falta y amarilla para Matip. El argentino amenazaba a balón parado junto a Arturo Vidal, que pedía cabeza a sus compañeros y que no volvieran a cometer, de nuevo, un error perjudicial. Al córner resultante del disparo directo el capitán ha vuelto a rozar el gol azulgrana. 

Nadar a contracorriente

La eliminatoria se iba por momentos a la prórroga pero a Valverde aún le quedaban balas por quemar. El técnico ha dado entrada a Arthur colocando a Rakitic por la derecha y Sergi Roberto por la izquierda, buscando más control y fluidez por el eje del juego azulgrana. El brasileño ha dejado un tanto vendido a Semedo en un pase atrás, obligando al lateral portugués a cometer una falta y ganarse la advertiva arbitral.

Origi anota el cuarto sentenciando al Barcelona | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Origi anota el cuarto sentenciando al Barcelona | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

El peor momento ha llegado tras un córner básico errado por Sergi Roberto. Mientras la plantilla azulgrana se debatía en cómo defender la acción, Alexander-Arnold ha centrado al área y Origi ha hecho el cuarto de la noche, hundiendo las aspiraciones del Barcelona. Los fantasmas de Roma volvían a volar por encima de la estela azulgrana, que se aferraba al cambio de Malcom por Rakitic para lograr un único gol que les acercase al Wanda Metropolitano.

Semedo ha intentado crear superioridad por la banda derecha, agarrado de la camiseta por la defensa inglesa, y ha asistido a Sergi Roberto que ha visto como le quitaban el remate a portería. Con la entrada de Sturridge al terreno de juego en sustitución de Shaqiri a los azulgranas les quedaban tan sólo los 5 minutos de añadido que había dictaminado Çakir.

Ridículo y a volver a esperar

Mientras los azulgranas intentaban generar juego cerca de Allisson y forzar el gol que les llevaría a la Final de Champions League el colegiado ha señalado la falta de Messi en el terreno de juego del Barcelona y dejaba prácticamente agotadas las opciones de los catalanes en Anfield.

Sin tiempo para más, el colegiado ha señalado el final del partido y toda la afición del Liverpool ha celebrado lo conseguido sobre el césped: remontar la eliminatoria al Barcelona, que ya se veía con planes el 1 de junio. Los jugadores azulgranas mostraban rostros de deshecha a sabiendas que no habían hecho un buen trabajo.

De nuevo, habían dejado pasar una oportunidad de oro para celebrar una nueva 'orejuda'. La afición se crispaba atónita ante los futbolistas, que sucumbían a los deseos de los de Klopp que, sin Salah ni Firmino, dos de sus grandes estrellas, habían hecho los deberes a tiempo. A los de la Ciudad Condal les quedará la Copa del Rey para sentenciar la temporada con un nuevo 'doblete' y esperar al año que viene una nueva venda para reinar en Europa.

VAVEL Logo
CHAT