Esta vez sí es una final

Esta vez sí es una final

Un mermado Sporting se la juega a todo o nada este sábado en El Molinón para reengancharse a una lucha por el 'playoff' cada vez más inverosímil. La dramática visita del Lugo podría ser también definitiva para las posibilidades de permanencia de los gallegos.

sergioalero
Sergio A. Rodríguez

Una ruleta rusa. En eso se ha convertido el que tenía que ser el arreón final del Sporting en la carrera hacia el ascenso. Siempre hay una pistola apuntando a las sienes de un equipo que parece dejar todo en manos del azar cuando salta al campo. La dura derrota en Mallorca en el último minuto ha acabado con una de las cinco balas que les quedaban a los rojiblancos. Las víctimas colaterales del disparo fueron un sancionado Djurdjevic y un Mariño que se ha tenido que despedir de la temporada en su mejor momento.

El sábado a las 16:00h El Molinón podría clausurar de manera definitiva una temporada que, aún alcanzando la victoria, ya se ha catalogado de decepcionante por parte de un amplio sector de las gradas. El Lugo, víctima o verdugo de esta final que se vivirá a orillas del Piles, llega con su propia vida en la categoría también en juego. Ninguno de los equipos, otrora compartiendo momentos dulces, parece haber logrado alcanzar el nivel esperado para este curso que ahora se les echa encima.

Los de José Alberto tendrán que reponerse al duro golpe de la fractura de clavícula de Diego Mariño sumada a la baja por acumulación de tarjetas de su máximo goleador, Uros Djurdjevic. No en vano, sin el serbio los gijoneses no han sabido todavía ganar en liga. Blackman parece ser, según los ensayos, el candidato principal a ocupar la punta junto a Álex Alegría. Mientras tanto, Dani Martín, ya bautizado en Mallorca con una gran parada, se tendrá que sacudir los nervios para que el equipo no se descomponga en el momento más crucial de la temporada.

El Lugo llega a El Molinón-Enrique Castro 'Quini' con una trayectoria irregular, capaz de marcar o encajar hasta cuatro goles en varios de los últimos partidos. Sin embargo, los albivermellos están todavía muy vivos en su empresa por huir del descenso a Segunda B. De hecho, son el único equipo que ocupa los puestos rojos de la tabla que podría salir de dicha zona esta jornada.

Aunque el ambiente en el vestuario del Sporting, tras las declaraciones de jugadores como Cofie o el propio Dani Martín durante la semana, es de fe absoluta en el proyecto, la tragedia balear vivida en Son Moix parece haber sepultado los ánimos de la afición. Por eso, el club decidió rebajar los precios para el público en este encuentro y, de esta manera, dar un último empujón a un Sporting que parece condenado a vivir en tierra de nadie durante este año. José Alberto, en cambio, ha asegurado en la rueda de prensa previa al duelo que su importancia es similar a la de los anteriores: "Llevamos jugando finales desde que cogí el equipo."

De hecho, la promoción de ascenso, aunque ya alejada a seis puntos, es matemáticamente posible. Sin embargo, las últimas actuaciones del equipo y los golpes de fortuna que, o bien no llegan o bien se vuelven en contra, no generan expectativas halagüeñas para una remontada a la vallisoletana como la del curso pasado. Sumar menos de tres puntos este fin de semana bajaría, por tanto, el telón de LaLiga y daría por terminada la función en su punto álgido.

VAVEL Logo