Rodrigo Hernández, a fondo 
FOTO: Atlético de Madrid

Sabedor de que más allá del fútbol hay vida, el mediocampista es consciente de que su profesión gira en torno a un balón pero que no puede dejar sus estudios, su formación. Porque el jugador tiene los pies en el suelo.

Su lado más personal

Es estudiante de Administración y dirección de empresas y amante de la economía, que compagina con el fútbol. Desde que tuviera que dejar la residencia del Villarreal, el mediocentro optó por hospedarse en una residencia universitaria en la que convivía con compañeros de la universidad.

Un chico ordenado. Aprovechar el máximo tiempo posible fuera de los entrenamientos, es clave. Cuando se quita la equipación, hinca los codos para ir a la universidad, estudiar y estar con sus amigos. Fuera de las redes sociales. Rodrigo no tiene ningún perfil en las redes sociales, ni para uso personal ni para uso profesional.

Rodrigo Hernández es uno de los jugadores más importantes del Atlético de Madrid. Es una de las piezas clave del equipo de Diego Pablo Simeone. Prueba de ello son los 47 partidos que ha disputada en la última campaña y la titularidad con la que ha gozado en la mayoría de ellos.

Se formó en las categorías inferiores del Atlético de Madrid, donde no le quisieron por ‘baijto’ y de ahí viajó hasta Villareal para seguir con su prometedora carrera. Tampoco ha pasado desapercibido su talento, hasta ser denominado como el sucesor de Busquets, en la Selección española donde ha pasado por la sub-19, sub-21 y la absoluta.

A bordo del submarino amarillo

En 2013, Rodri cambiaría Madrid por Castellón. Cambiaría el rojiblanco por el amarillo. En plena etapa juvenil, el jugador se incorporó a las categorías inferiores del Villareal, debutando en el equipo filial en febrero de 2015. Solo unos meses después, haría lo mismo con el primer equipo. El 17 de diciembre de 2015 se vestiría de corto en un partido de Copa del Rey ante el Huesca.

Ya en la campaña siguiente, la 2016/2017, era uno más bajo las órdenes de Fran Escribá que aprovechaba la Liga Europa o la Copa para darle minutos al tiempo que lo utilizaba para dar descanso a Bruno y Trigueros. Ese ‘bajito’ al que no querían en el Atleti ya había llegado a Primera División. El siguiente paso era consolidarse, y lo hizo. En la temporada 2017/2018, el pivote madrileño se confirmó en la medular del conjunto castellonense y se ganó la titularidad inmediata.

Tanto que le sirvió para convertirse en una de las revelaciones de la Liga. Eso causó el interés de los grandes equipos del fútbol español e internacional. El Atlético de Madrid, el FC Barcelona, entre otros, quisieron hacerse con los servicios del 21. Y fueron los rojiblancos quienes se lo llevaron.

¿Quién dijo que segundas partes no son buenas?

Después de cinco años en tierras castellonenses y habiéndose hecho futbolista, Rodrigo volvía a sus orígenes, volvía al Atlético de Madrid. Aunque los rumores, casi oficiales, se dieron en diciembre de 2017, no se les dio la total confirmación hasta que acabó el campeonato. El 20 de julio de 2018 fue presentado con el 14, heredándolo de Gabi, a la espalda en el Metropolitano.

FOTO: Atlético de Madrid
FOTO: Atlético de Madrid

Así comenzaba la segunda etapa de Rodri como colchonero bajo el mandato del Cholo Simeone. Una etapa que no ha podido ser mejor. A diferencia de otros jugadores que llegan por primera vez al barco de Simeone, el centrocampista no se ha acobardado a la exigencia diaria de este club y ha sido una pieza imprescindible en los planes del entrenador rojiblanco.

Debutó con la camiseta del Atlético de Madrid ante el Arsenal en el primer partido de la pretemporada el 27 de julio de 2018, en el que el mediocentro demostró sus cualidades y que el 14 de Gabi estaba en buenas manos. Poco después ganó su primer título, la Supercopa de Europa ante el Real Madrid en Tallín. Anotó su primera diana ante el Athletic de Bilbao en Liga, de cabeza y ante su afición.

El madrileño llegó como uno de los más prometedores jugadores jóvenes del fútbol europeo. En Liga fueron más de 20 los partidos en los que no ha bajado del 90% de acierto en los pases.  Un ejemplo fue ante el Real Madrid, en el Bernabéu, en el que tuvo un 95,5% de efectividad. Otro, contra el Celta de Vigo, en el Metropolitano, con casi un 98%. Y ha sido uno de los jugadores con mayor acierto en la recuperación de balones.  Este curso lo ha cerrado con 47 partidos, 41 de ellos como titular, en los que ha anotado tres goles.

Su futuro

Rodrigo está vinculado a la entidad rojiblanca hasta el verano de 2023 pero, su futuro no parece asegurado. Existen rumores que dicen que Pep Guardiola ha mostrado interés hacia el madrileño y que el Manchester City estaría dispuesto a poner encima de la mesa los 75 millones de cláusula. Una oferta a la que el jugador no habría dado una respuesta todavía. Aunque dentro del Atlético piensan que seguirá.

Hasta ahora, el jugador se ha manifestado en la concentración de la Selección Española con estas palabras: "He pedido al club tranquilidad, que me den espacio. Sería hipócrita decir que puedo asegurar nada. Lo único que puedo asegurar es que tengo contrato con el Atlético de Madrid, tengo una cláusula, tengo unas condiciones y a día de hoy estoy contento aquí. No puedo decir nada más porque no sé qué va a pasar".

Rodrigo y la Selección

No solo a nivel de clubes se queda el talento de Rodrigo. En la Selección también han disfrutado de él. Sus inicios fueron con la selección sub-19, con la que logró el Campeonato de Europa de 2015 en Grecia, siendo titular indiscutible bajo el mandato de Luis de la Fuente. De ahí, pasó a la sub-21, con la que disputó el Europeo de Polonia de 2017 y con la que se alzó con el subcampeonato.

El salto a la absoluta se produjo en marzo de 2018, cuando Julen Lopetegui le convocó para los amistosos ante Alemania y Argentina. Su debut tuvo lugar el día 23 ante los germanos. En el minuto 80, el jugador sustituyó a Thiago, siendo así, el 781 futbolista en debutar con La Roja. Pero el momento más importante con el equipo nacional fue en ese mismo año. Rodri estuvo en la prelista para asistir al Mundial de Rusia, aunque, finalmente no fue.

VAVEL Logo