Euforia en Granada para celebrar el ascenso a Primera
Celebración del ascenso del Granada CF en la Plaza del Carmen | Foto: David López Córdoba / VAVEL

La ciudad de Granada se ha volcado para celebrar el ascenso a Primera División del Granada CF en una jornada inolvidable. Jugadores, cuerpo técnico, trabajadores del club, familiares y miles de granadinistas han disfrutado de una celebración que se ha desarrollado principalmente en la Fuente de las Batallas y en la Plaza del Carmen, donde la euforia, la emoción y los cánticos de apoyo no han parado. Un autobús descapotable partió del estadio Nuevo Los Cármenes a las 20:00 horas rumbo a la céntrica Fuente de las Batallas, donde miles de granadinistas se congregaron para la fiesta y cantaban, con más ímpetu, a la llegada de los jugadores, los cánticos que el periodista Fernando Díaz de la Guardia empezó a entonar. 

Álvaro Vadillo fue el maestro de ceremonias de la celebración en el escenario situado junto a la Fuente de las Batallas. Nada más montarse en él los jugadores, cuerpo técnico, directivos y otros trabajadores del club, los futbolistas mantearon al presidente y dueño del Granada CF, John Jiang, que disfrutó como un niño durante toda la celebración. Vadillo sacó a relucir su arte y su simpatía y no paró de arengar a unos aficionados totalmente entregados desde el minuto uno. Vadillo empezó a entonar los cánticos habituales que la afición granadinista canta en Los Cármenes. El gaditano pasó luego el micrófono a los miembros de la 'familia' del vestuario rojiblanco más representativos para que se dirigieran la afición. Entre los primeros en tomar la palabra estuvieron Puertas, el máximo goleador del equipo, y Adrián Ramos, que marcó el gol que dio medio ascenso al Granada CF en Albacete. El colombiano agradeció el apoyo y dijo que esta temporada había vuelto a ilusionarse y a ser él.

El entrenador que ha guiado al equipo a Primera, Diego Martínez, también habló y agradeció el apoyo a la afición. Después fue el turno para un jugador que ha estado en la sombra esta temporada, pero que ha sido "igual de importante", como destacó Vadillo. Fran Rico, que no ha podido jugar por su lesión, se emocionó y pidió al míster "jugar el último partido", lo que desató la locura y los gritos entre la afición.

Rui Silva, Germán, Montoro, Víctor Díaz y más jugadores claves esta temporada también tomaron la palabra. Vadillo, al final, y entre muchas bromas, dio protagonismo a todos, que tuvieron unas palabras para la afición y cánticos junto a ellos. Álex Martínez incluso contó varios chistes, animado por sus compañeros. A San Emeterio o Pozo, los aficionados les pidieron que se quedaran, como también a Martínez o Fede Vico. La afición gritó "chino, fíchalo" cuando fue el turno de San Emeterio. 

La fiesta continuó. Montoro recordó que subir a Primera es "muy difícil de conseguir". Víctor Díaz también y dio paso a su compañero Alberto Martín, con el que ha compartido ya dos ascensos, y le pidió que cantara. El de Don Benito encandiló a la afición con un fandango sobre Granada. Todos tuvieron protagonismo. También los chavales del filial que subieron al primer equipo y apenas han tenido minutos y los fichajes de invierno como Ojeda, Bernardo o Azeez. Vadillo también pidió que hablara Lucena, que fue manteado. El granadino dijo que hace ocho años celebró un ascenso y dio las gracias "a los filipinos" que iban a verles en Tercera y que, ahora, hablaba "como un granadinista" y dio las gracias a jugadores y directiva "con una calidad humana" como no había visto antes en el Granada. También Vadillo quiso resaltar el papel del cuerpo médico, "el mejor" que se ha encontrado en su vida. En representación de ellos habló Dionisio González, el coordinador de los servicios médicos del club, que destacó que todos han sido "como hermanos" y se merecen "lo bueno que les pase".

La fiesta allí culminó con Víctor Díaz y Alberto Martín coronando la Fuente de las Batallas con la bandera del Granada CF y continuó en la Plaza del Carmen, donde más granadinistas estaban esperando. El alcalde, Francisco Cuenca, y otros miembros de la corporación municipal recibieron a los héroes del ascenso, aclamados a su llegada por los granadinistas. Ya en el Salón de Plenos, el alcalde les felicitó y obsequió al presidente del Granada CF con la figura de una granada. El empresario chino agradeció el gesto y se animó a hablar en español: "Hola. Vamos mi Granada", dijo entre vítores y aplausos de los presentes. Después, en chino, dijo unas palabras que la traductora transmitió:"Granada es roja y mi sangre también. Te quiero Granada". Recordó también que en la carta que envió a la afición tras el descenso prometió que "como mucho en dos años volvería a Primera" y que así ha sido. Cuando salieron al balcón para saludar y celebrar con los aficionados congregados en la Plaza del Carmen, repitió el mensaje y también aseguró que "una vez que se está en Granada, no se puede salir. Eterna lucha. Vamos Granada".

Diego Martínez aseguró a los aficionados que "el secreto del Granada" ha sido que "no jugaba con once si no con miles". "Pocos equipos lo pueden conseguir. Lo que no es puede comprar es la identificación y la conexión. Hemos competido miles de personas para estar en Primera. Vamos todos juntos. Las cosas no se dicen, se hacen, porque haciéndolas se dicen solas", añadió. También David Tenorio, que ha arengado al equipo al inicio de muchos partidos, fue reclamado para interacturar con la afición. Y el consejero del Granada, Pepe Macanás, tuvo palabras también para los granadinistas desde el balcón: "Gracias a toda la plantilla y a esta afición, que sabía que no iba a fallar". Los jugadores siguieron celebrando con cánticos con la afición un ascenso que ya ha pasado a la historia, el sexto a Primera del club. La fiesta en Plaza del Carmen finalizó, los jugadores volvieron al autobús descapotable aclamados por los aficionados y pusieron rumbo a la discoteca Mae West para cerrar la celebración del ascenso.

Imágenes de la celebración del ascenso del Granada CF 

Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL

 

Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL

Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL

Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL

Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL

 

Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
Foto: David López Córdoba / VAVEL
VAVEL Logo