España sentencia a Suecia desde los once metros
Isco y Claesson disputan un balón. Foto: Pablo Rodríguez

España sentencia a Suecia desde los once metros

La Selección Española consiguió tres puntos de oro contra su rival de grupo más fuerte con dos penaltis transformados por Sergio Ramos y Álvaro Morata, y el primer gol de Oyarzabal con la Absoluta.

daniel-still
Daniel Still

España sumó una nueva victoria a esta fase de clasificación para la Eurocopa 2020. Lo hizo ante Suecia, su rival más directo en el grupo. El equipo de Robert Moreno dominó el encuentro de principio a fin, pero no encontró facilidades para penetrar en la férrea defensa sueca

El partido se decidió en la última media hora de partido, en los dos penaltis pitados a favor de España. Sergio Ramos y Álvaro Morata fueron los encargados de ejecutarlos para dar tranquilidad a un Santiago Bernabéu animado y repleto, pero que necesitaba ver goles. Finalmente, un debutante Oyarzabal en la era Luis Enrique materializó el tercer y definitivo gol

Un ciclón, un heroico Olsen y poco más

España comenzó floja, sin ubicarse en el inicio del partido. En contra de su estilo, utilizaba en exceso las bandas de Asensio y de Jordi Alba y colgaba centros sin encontrar un rematador. Suecia fue la primera en avisar, como si las palabras de Robert Moreno, "ahora mismo están por encima nuestro", pesaran sobre los hombros de los jugadores. Pero llegado el cuarto de hora de partido, la Selección Española calentó por fin los motores y lanzó un vendaval sobre Suecia que, milagrosamente, no terminó en gol.

En tan solo dos minutos, el portero Robin Olsen regaló una exhibición de paradas digna de un contrato para jugar la próxima temporada en el Santiago Bernabéu. Voló para detener un ajustado disparo de Fabián, se estiró para mandar a córner una potente volea de Parejo, brincó para sacar un testarazo de Sergio Ramos y se lanzó al suelo para detener el intento final y desesperado de Isco. Solo se quedó sin parar un gol a placer de Rodrigo tras asistencia de su compañero valencianista Parejo, mal anulado por supuesto fuera de juego por el árbitro asistente.

Tras la tormenta española volvió la tranquilidad al partido. De la máxima agitación se pasó a un duelo frío sin ocasiones peligrosas. Tal fue el congelamiento que, en el 25', Claesson tuvo que retirarse lesionado del terreno de juego tras un choque fortuito, sin aparente gravedad, con Jordi Alba. Los siguientes 20 minutos pasaron sin emoción sobre el césped. Las decisiones del árbitro fueron las encargadas de suscitar la tensión en el campo. Solo una chilena de Ramos al borde del descanso levantó a la grada, pero el balón se marchó alto y el colegiado pitó el final de la primera parte. 

Recta final salvadora

Los segundos 45 minutos comenzaron de la misma forma que los primeros, sin aproximaciones a ninguna de las dos áreas. Ambas selecciones tenían que volver a coger el ritmo, pero las gradas querían rentabilizar el precio de su entrada cuanto antes. Comenzaron una ola a la que se sumaron también los aficionados nórdicos.

Isco tomó nota del asunto y, al servicio del público, probó con una espectacular volea que rozó la escuadra. Asensio acompañó a su 'picha' con otro disparo rechazado por la defensa de Suecia. Finalmente, el malagueño concluyó el arreón de España con un disparo demasiado cruzado con todo a favor. El guardameta Olsen no tuvo que aparecer en este segundo vendaval de ocasiones

La respuesta de Suecia fue instantánea y, cumplida la hora de partido, ejecutó su primer remate a puerta a través de los pies de Quaison, pero Kepa estaba bien colocado para atajar la pelota sin problemas. En ese ánimo de generar peligro contra España, llegó el gol en contra. Un centro de Asensio fue taponado con la mano de forma evidente por Larsson, situado en el área. Desde los once metros, el capitán Sergio Ramos no faltó a su cita con el gol y transformó el penalti en el 65'.

Álvaro Morata esperaba ya en la banda y entró por Asensio, al igual que Oyarzabal minutos más tarde en sustitución de un Rodrigo poco participativo. Robert Moreno buscaba frescura en el ataque y quería más. Y sus cambios no pudieron surtir más efecto.

Morata encaró y fue derribado en el área por Helander. Se encargó de transformar la pena máxima en el 85', tras un gran gesto de capitán de Ramos, y anotó el 2-0. Dos minutos más tarde, Oyarzabal ponía la guinda al partido con su primer gol con la Absoluta, sentenciando el partido con el resultado de 3-0. El encuentro terminó con olés. Al final, las palabras de Robert Moreno sirvieron de motivación para sus jugadores. 

MEDIA: 4.5VOTES: 65
VAVEL Logo