Resumen
temporada 2018/19 del FC Barcelona: de más a menos
Ter Stegen tras la derrota en Anfield | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

Resumen temporada 2018/19 del FC Barcelona: de más a menos

El conjunto catalán fue incapaz de terminar la temporada de forma decente. Un curso que arrancó de forma ilusionante, con opciones de triplete hasta el último suspiro, pero el desastre de Anfield deshizo todo el trabajo bien hecho hasta el momento.

andreu-rauet
Andreu Rauet

Las temporadas no se resuelven hasta el último partido, hasta el último minuto del último encuentro, y así lo ha vivido el FC Barcelona en la presente campaña 2018/19 que ya ha bajado el telón. Los azulgranas se mantuvieron en una dinámica positiva durante la mayor parte del curso, pero la debacle en Anfield y el tropiezo en la final de Copa eclipsan una temporada que parecía ser idónea.  

Inicio ilusionante en las tres competiciones

Los azulgranas arrancaron el curso con buen pie. Tras una pretemporada sembrada de dudas, sin incorporaciones de gran calibre y con dos derrotas en la gira americana ante Roma y Milan, el Barcelona se plantaba en la final de la Supercopa de España en Tánger con la posibilidad de levantar el primer título de la temporada. Y así fue, Dembélé salió al rescate para culminar la primera remontada de la temporada ante el Sevilla y dar el primer título del año a los azulgranas.

Tras otra victoria en el Gamper arrancaba la Liga, con una gran dinámica de resultados. Los azulgranas acumularon cuatro victorias consecutivas, en campos complicados como Zorrilla o Anoeta. Inmediatamente después llegó el debut en Champions, con una aplastante victoria ante el PSV (4-0) que dejaba entrever las aspiraciones de los azulgranas en Europa, la gran asignatura pendiente de este Barça.

Los jugadores del Barça celebrando un gol en el Gamper | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
Los jugadores del Barça celebrando un gol en el Gamper | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

Primer tropiezo en septiembre

No obstante, cuando mejor dinámica acumulaban los culés, llegó el primer ‘batacazo’ de la temporada. Tres tropiezos consecutivos en Liga ante Girona, Leganés y Athletic Club hicieron sonar el famoso ‘run-run’ en el Camp Nou, unas dudas que se desvanecieron tras el recital azulgrana en Wembley ante el Tottenham en Champions (2-4). Con ese triunfo, el Barça volvería a tomar una buena dinámica de resultados, con mención especial para el aplastante 5-1 en el Clásico de la primera vuelta que catapultó la destitución de Lopetegui.

Noviembre fue un mes complicado para el Barcelona. Derrotas como el 3-4 ante el Betis o victorias muy sufridas como el 2-3 en Vallecas o el 1-2 ante el PSV demostraron que a aquel Barça le faltaba chispa y capacidad de resolución en los partidos. Sin embargo, en diciembre volvió la buena dinámica de resultados, despidiendo 2018 con un 2-0 ante el Celta que dejaba a los azulgranas líderes indiscutibles en Liga con 11 puntos de margen sobre el Atlético, clasificados para octavos de Champions como líderes de grupo y clasificados para octavos de final de Copa del Rey.

Dembélé en el debut en Champions ante el PSV | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
Dembélé en el debut en Champions ante el PSV | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

La Copa, un presagio del desastre

Precisamente, en Copa del Rey llegó el primer susto de 2019. Los azulgranas cayeron en la ida de octavos ante el Levante (2-1) y se vieron forzados a remontar en la vuelta, logrando el billete para cuartos de final de forma trabajada. En la siguiente eliminatoria volvieron a tropezar ante el Sevilla, viéndose obligados a volver a remontar en la vuelta. De nuevo, el Camp Nou fue decisivo para lograr la sufrida remontada y acceder a semifinales (6-1), cerrando así un enero agónico.

Febrero se presentaba como un mes decisivo para los azulgranas. El conjunto de Ernesto Valverde tenía por delante un Clásico en semifinales de Copa, rivales duros en Liga como Valencia, Athletic o Sevilla, y la ida de los octavos de Champions en Lyon. Esos encuentros marcarían un punto de inflexión para los azulgranas, que arrollaron al Lyon en la vuelta en el Camp Nou (5-1) y se deshicieron del Real Madrid en el Bernabéu con un aplastante 0-3.

Rafinha y Coutinho ante el Inter | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
Rafinha y Coutinho ante el Inter | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

El mejor momento de la temporada

Tres días después de eliminar al Madrid en Copa, el Barça volvía al feudo blanco para disputar el Clásico de la segunda vuelta, que se saldó de nuevo con victoria azulgrana (0-1), cerrando así un mes de marzo perfecto para los culés, que vivían el momento más dulce de la temporada. Abril fue más de lo mismo, con buen juego y solvencia los pupilos de Valverde se deshicieron del Atlético de Madrid en un duelo decisivo que valía media Liga (2-0). En Champions, eliminaron  al Manchester Untied en cuartos de final con un cómputo global de 4-0, y en el último partido de Abril se proclamaron campeones de Liga al vencer al Levante en el Camp Nou.

Messi y Suárez en la victoria del Barcelona ante el Liverpool (3-0) | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
Messi y Suárez en la victoria del Barcelona ante el Liverpool (3-0) | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

Debacle final a tres partidos del triplete

Llegaba entonces el momento decisivo de la temporada, el mes de mayo. Un mes que arrancó con esperanzas tras la goleada del Barça ante el Liverpool en la ida de las semifinales de la Champions Legue (3-0). Un auténtico espejismo, y es que los azulgranas cuajaron un partido mediocre en el Camp Nou, en el que se vieron superados por un Liverpool al que sólo le faltó llegada. Los azulgranas aprovecharon los pocos errores de los Reds para llevarse un 3-0 que los dejaba con pie y medio en la final de Madrid.

Sin embargo, llegó el partido que lo cambió todo. El Barcelona visitaba Anfield con demasiada tranquilidad tras el 3-0 cosechado en la ida y con el ‘Fantasma de Roma’ todavía muy presente. El Liverpool salió a morder y se marchó al descanso con un 1-0 a su favor, tras un primer tiempo en el que el Barça actuó relativamente bien. No obstante, en la segunda mitad los de Jürgen Klopp pusieron la directa y humillaron a los culés con un 4-0 que todavía escuece en ‘Can Barça’.

El revuelo mediático que generó la eliminación del Barça en Champions desconcentró totalmente a la plantilla culé. El enésimo fracaso en Europa concentró toda la atención mediática y la crítica de los aficionados, provocando que los azulgranas disputasen una Final de Copa con un juego pésimo y con la sombra de Anfield pesando como una losa, perdiendo así el último título de la temporada ante el Valencia (2-1). Lo que podía ser un triplete se acabó desvaneciendo a falta de tan solo tres partidos, una temporada que podía acabar con tres títulos finalizó con un título de Liga más que merecido, pero que sabe a poco. Sin duda, una temporada que fue de más a menos.

Ter Stegen y Busquets tras la derrota en Anfield | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
Ter Stegen y Busquets tras la derrota en Anfield | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
VAVEL Logo