Resumen de la temporada 2018/19 del FC Barcelona B: un
mediocampo de futuro
Álex Collado, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz

Resumen de la temporada 2018/19 del FC Barcelona B: un mediocampo de futuro

Una vez finalizada la campaña, es hora de realizar el análisis de una de las partes más importantes del equipo: el centro del campo.

jm_marmol
José Manuel Mármol

El centro del campo es una zona del terreno de juego clave, por la que se produce el control del balón, el equilibrio y la circulación del balón. Sobre todo, cobra aún más relevancia en equipos como el FC Barcelona, donde el estilo de juego se basa en la imposición de la posesión del esférico.

En la temporada 2018/2019, el Barça B ha tenido numerosos jugadores destacables en el mediocampo, que han ido rotando en función del rendimiento aportado. 

La magia de los interiores: Riqui Puig y Álex Collado

Empezando por el futbolista de Matadepera, por Riqui Puig, ha sido uno de los principales sostenedores del fútbol control y vertical del filial del FC Barcelona. Jugando principalmente tirado hacia el costado izquierdo del terreno de juego, ha disputado 32 partidos (2.477 minutos), repartiendo 7 asistencias en la Segunda División B. Pese a no tener un físico potente, con su estatura de 1,69 metros y su flaqueza, cuenta con la capacidad óptima para conseguir el dominio del balón, superar la presión mediante su habilidad técnica y de sobrepasar las líneas rivales por medio de su pase entre líneas.

Su temporada, en líneas generales, ha sido muy positiva. Ha ayudado a García Pimienta con regularidad en el once inicial, teniendo altibajos muy puntuales. Dado el nivel mostrado, ha llegado a poder disfrutar de tres partidos con el primer equipo (dos de LaLiga y uno de la Copa del Rey).

Riqui Puig, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
Riqui Puig, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz

Por otro lado, se encuentra su principal socio, Álex Collado. El de Sabadell ha sido constante en la alineación titular del filial, llegando a estar presente en 36 partidos (3.006 minutos), haciendo 5 goles y 3 asistencias. Al igual que Riqui Puig, cuenta con un talento prodigioso que le permite mantener la posesión del esférico en su equipo ante situaciones de presión. Además, durante la campaña ha creado un peligro constante al contrincante mediante su técnica, regate, desborde y llegada con su chut portentoso. Se podría decir que es un perfil más ofensivo que su compañero, de hecho, en diferentes encuentros ha adelantado su posición hacia el extremo izquierdo. También sobresale, como es normal en jugadores de ADN Barça, en el pase: mediante combinaciones entre compañeros y rotura de líneas, exponiendo a las defensas rivales.

Su importancia en el FC Barcelona es un hecho. Además, ha ayudado a dos categorías diferentes durante la temporada (dejando a un lado al Barça B): al primer equipo y al juvenil. Con los de Ernesto Valverde, ha disputado un encuentro, el correspondiente ante el Celta de Vigo en LaLiga. Por otro lado, ha llegado a jugar dos partidos con el Juvenil A de Denis Silva en la Youth League.

Álex Collado, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
Álex Collado, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz

En definitiva, se tratan de dos jugadores sobre los que hay que prestar especial atención. Riqui Puig y Álex Collado son unos futbolistas que cumplen las condiciones ideales para triunfar en el mundo del fútbol y en el FC Barcelona. Habrá que ver lo que les depara el futuro.

El equilibrio de Oriol Busquets y Monchu Rodríguez

Oriol Busquets es ese tipo de futbolista que es capaz de sujetar el mediocampo del Barça y equilibrar el juego de su equipo, y así lo hecho. Jugando habitualmente de pivote defensivo, ha disputado 30 partidos (2.208 minutos), en los que ha materializado un gol, aunque en este caso el apartado estadístico es lo de menos. En las ocasiones que ha disfrutado de minutos, ha sabido dar a los de García Pimienta una contención defensiva importante, además de ser uno de los principales distribuidores del juego. Por otro lado, también ha aportado soluciones en partidos atascados, mediante su disparo lejano potente.

Sin embargo, el catalán ha sido irregular. Se ha perdido cinco partidos por lesión y uno por acumulación de amarillas. Además, en una cantidad notable, ha empezado sus encuentros saliendo del banquillo. Dados ciertos infortunios, y el gran trabajo realizado por Monchu Rodríguez, Oriol Busquets no ha podido llamar tanto la atención del mundo del fútbol como en otros momentos.

Oriol Busquets, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
Oriol Busquets, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz

Por otro lado, tenemos a Monchu Rodríguez, una de las sorpresas agradables del Barça B. Ha alternado dos posiciones: pivote defensivo e interior. Este hecho se debe a las numerosas bajas producidas, que ha obligado al futbolista de Palma de Mallorca a adelantar su puesto. Ha llegado a jugar 31 partidos (2.385 minutos), consiguiendo en su casillero 2 goles y 4 asistencias. A diferencia de Oriol Busquets, se trata de un jugador que ha aportado más combinación interior y velocidad en la circulación del balón, más poderío ofensivo. Sin embargo, en defensa no es un jugador que haya conseguido aportar la consistencia de su compañero de club.

Como punto negativo, se ha perdido cuatro partidos consecutivos por lesión y un encuentro por acumulación de amarillas. Durante la campaña, ha ayudado por Europa al conjunto de Denis Silva, con el que ha disputado cuatro partidos.

Monchu Rodríguez, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
Monchu Rodríguez, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz

Inusuales apariciones de McGuane

McGuane es un futbolista polivalente, pudiendo jugar tanto en mediocampo como de extremo. Ha logrado participar en 16 partidos (659 minutos), jugando en 8 como interior y en otros 8 como extremo. El inglés tiene la capacidad de jugar al espacio, con su físico imponente y desborde. Es un jugador diferente al de resto de sus compañeros, que no destaca tanto por su capacidad de asociación y pase, sino por sus habilidades físicas.

En conclusión, McGuane ha sido un comodín, mostrándose irregular. García Pimienta ha tirado del ex del Arsenal en momentos de necesidad, alternando desconvocatorias con salidas al terreno de juego desde el banquillo, siendo titular en mínimas ocasiones.

McGuane, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
McGuane, jugador del FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz

La desafortunada lesión de Ferrán Sarsanedas

Uno de los mayores contratiempos para García Pimienta ha sido la grave lesión sufrida por Ferrán Sarsanedas: una ruptura del ligamento cruzado. El jugador solamente ha jugado 7 partidos (508 minutos), siendo en cinco de ellos pivote defensivo y en los dos restantes lateral izquierdo. Se trata de un futbolista que ha basado sus partidos disputados en el toque preciso de primeras, en combinación y a la hora de romper líneas, también en su juego de posición. Es un mediocentro que aplica velocidad en el momento adecuado.

Se espera que en la próxima temporada pueda ayudar más a su equipo a la consecución del ascenso a LaLiga 123.

Ferrán Sarsanedas saliendo del terreno de juego lesionado. FOTO: Noelia Déniz
Ferrán Sarsanedas saliendo del terreno de juego lesionado. FOTO: Noelia Déniz

La ausencia de Carles Aleñá

Carles Aleñá se marchó en la primera parte de la temporada del filial del FC Barcelona para formar parte del primer equipo. Su participación con el combinado de García Pimienta ha sido mínima, con 8 partidos y 640 minutos, en los que ha hecho 3 goles y 1 asistencia desde el puesto de interior. Como titular indiscutible en el Barça B, ha sido un centrocampista total en los duelos que ha disputado: ayudando en la salida del balón, manteniendo el control del esférico y creando peligro en el área rival.

Su marcha al conjunto de Ernesto Valverde se notó, pero jugadores como Riqui Puig o Álex Collado han hecho que su ausencia sea menos notoria.

Carles Aleñá en su etapa con el FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
Carles Aleñá en su etapa con el FC Barcelona B. FOTO: Noelia Déniz
VAVEL Logo