La contracrónica: Houston tenemos un problema 
Benzema rematando un balón ante Neuer. Fuente: Real Madrid

Alrededor de las 17:30 de la tarde llegaban los blancos al NRG Stadium para comenzar con el primer partido de la pretemporada, todo un clásico europeo con sabor a semifinal de Champions que esta vez veríamos en la International Champions Cup.

La tercera pretemporada de Zinezine Zidane comenzó con planteamiento en forma de 4-3-3. Pues el primer once de Zidane de la 19-20 tuvo a Courtois, Marcelo, Varane, Ramos, Carvajal; Kroos, Modric, Isco; Hazard, Benzema y Marco Asensio.

En el otro bando Nico Kovac salió con un el mismo planteamiento táctico. Los elegidos por el alemán fueron Neuer, Alaba, Kimmich, Boateng, Javi Martínez; Thiago, Renato Sánchez, Tolisso; Arp, Muller y Coman. Más adelante, concretamente en la segunda mitad, se producirían los cambios que cambiaron por completo el guion del partido.

Un primer tiempo eléctrico

Con mucha fuerza comenzó el partido para ambos, los de Kovac iniciaron un oresion alta a la posesión del Real Madrid que mediante la agilidad de Luka Modric buscaba la salida del balón, casi siempre con éxito. Así marchó el primer tiempo, atrás Modric ayudándose de Kroos para salir con el balón jugado y buscar por ambas bandas a Eden Hazard, Marco Asensio, Isco o Benzema, que fueron los que buscaban una y otra vez el arco del meta alemán, hasta que la mala fortuna y tras una gran paarada del cancerbero madridista dejó a Tolisso solo para empujar el balón a la meta y poner a los bávaros por delante en el marcador. A pesar del gol del Bayern los de Zizou no dejaron de intentarlo y siguieron buscando el gol, pero de nuevo se encontraban con Manuel Neuer que de nuevo estuvo a la altura de la ocasión. Hazard, Isco y Benzema en varias ocasiones tuvieron la miel en los labios para poner las tablas en el marcador e incluso dejar a los blancos por encima del marcador.

Y comenzó la revolución

Hasta once cambios por equipo, la segunda parte fue toda una revolución, tanto en juego como en el resultado. Los blancos presentaron sobre el verde a Keylor, Mendy, Javi Sánchez, Nacho, Dela; Seaone, Rodrygo, Kubo; Vinicius Jr, Lucas Vázquez y Luka Jovic. Por parte del colectivo muniqués salieron Ulreich, Pavard, Sule, Zaiser, Boateng; Kimminch, Goreztka, Singh; Gnabry, Lewandoski y Davies, en los minutos finales saldría Hoffman tras la expulsión de Ulreich. 

Mientras que el Real Madrid cambió al equipo del golpe el Bayern lo hizo de forma progresiva, de esta forma se notó más que los alemanes iban más rodados. Le fueron comiendo terreno a los blancos, que se sostenían en el medio solamente por Seoane que actuó de mediocentro, eso y la banda derecha donde se encontraba de la Fuente facilitó las llegadas de los bávaros. Con el Bayern muy cómodo llegaron dos goles, una obra de arte de Lewandoski y un balón perdido por la defensa madridista que aprovechó muy bien Gnabry ponían la diferencia de tres en el marcador. Rozando el final del partido Rodrygo se estrenaría como madridista a balón parado para poner el 3-1 definitivo.

Tenemos un problema, la falta de gol

En contadas ocasiones el Real Madrid pudo batir a Neuer, no es que fueran ocasionas complejas, pues la mayoría de los disparos se encontraron con el arquero o fueron por fuera del arco, Benzema no estuvo nada acertado, falló a bocarrajo el empate como también lo hizo Isco. Hazard lo intentó en la lejanía y creó peligro.

En la segunda parte Vinicius volvió a recordarnos a ese jugador nervioso de cara a puerta, mientras que Jovic estuvo prácticamente desaparecido. Es cierto que es el primer partido de la pretemporada, pero la poca variación que hubo en el primero de los onces de Zidane la pasada noche pone en tensión a un sector del madridismo.

Defensa inestable

Es cierto que en la primera parte los blancos no estuvieron tan rotos sistematicamente como en la segunda, pues a los “mirlos” en el segundo tiempo se les vio perdidos, lógico ya que la por ni Seoane ni Dela jugaron en su posición natural, además de que Rodrygo tuvo que actuar de interior, algo de lo que para nada está acostumbrado.

Incognitas

Con la salida de Bale más que confirmada por el míster en rueda de prensa: “Cuanto antes salga, mejor”, nos queda la incognita de saber que pasó con Odriozola y Mariano. Este ultimo parece tener los días contados en el feudo blanco ya que se postula como tercer o incluso cuarto delantero con la llegada de Rodrygo.

Lo de Odriozola es de más fácil respuesta, pues con su lesión a final de pasada campaña, puede que el vasco no se encuentre al 100% y por eso Zidane no quiso arriesgar en un simple partido amistoso.

Los otros tres jugadores que no contaron con minutos fueron, Altube y Lunin, porteros suplentes del Real Madrid, aún con el futuro en el aire. El otro jugador que compone la lista es Brahim Díaz que se perdió el partido por lesión.

La ilusión

Con un Eden Hazard muy fresco en el juego y participativo, Kubo haciendo cosas de veterano y Rodrygo derrochando desparpajo y golazos como el que hizo de libre directo por toda la escuadra, además de la mejoría que se les nota a jugadores como Isco o Modric, el madridismo tiene motivos para ilusionarse. Ya más rodados el próximo 24 de julio se medirán al Arsenal en una nueva oportunidad para demostrar e intentar agradar al respetable.

 

VAVEL Logo