Montilivi se hace fuerte
Gallar visualizando el pase de gol para Stuani.| Foto realizada por el Girona FC

Quizá, hacer la lista para el partido contra el Málaga, y contra el Rayo, vaya a ser lo más fácil de realizar para Juan Carlos Unzué, dado que los que se quedan fuera de la lista son jugadores que se han incorporado tarde y por lo tanto, no están a un buen tono físico, ni a un nivel óptimo de entrenamientos, o están lesionados: "Os lo voy a poner fácil, la lista es la misma que la semana pasada", dijo el técnico del Girona FC, en la rueda de prensa previa al encuentro que enfrentaba a dos equipos descendidos de LaLiga Santander. Este partido era la clave para poder confirmar que uno de los objetivos que se ha marcado el club está en buen camino: poder lograr que para puntuar en Montilivi, los rivales tengan que hacer el partido perfecto, algo que el año pasado no pasó. Una semana difícil para la estrella del Girona, Stuani, ya que tuvo que testificar en el juicio del Levante - Zaragoza del 2011, año en el que Stuani jugó con el Levante. Por culpa de eso, el uruguayo disputó este partido y marcó tres goles, para convertirse en pichichi de LaLiga Smartbank, con cuatro goles en dos partidos disputados. 

El partido arrancó con el saque inicial del conjunto catalán, con el delantero referencia del Rayo, Leo Ulloa, presionando el saque. A los diez segundos de partido, Borja García cayó al suelo, y empezó a andar con claros síntomas de dolor, tras una entrada de Óscar Trejo. El Ciclón Ulloa tuvo una ocasión a dos metros de la portería, aunque no le pudo dar dirección al disparo. En el minuto 23, tras una disputa por un balón aéreo, desde el banquillo del Rayo se pidió la segunda cartulina amarilla para Marc Gual. El árbitro no la concedió. Juan Carlos atajó un remate de cabeza, e inició la jugada del gol hacia Pablo Maffeo, que se la dio a Gallar en campo propio, hizo una pared con Gumbau y dejó a varios defensores atrás para asistir a Stuani.

En el descanso se produjo el primer cambio del encuentro, entró Jairo, que había estado calentando prácticamente desde el minuto 20, y salió Marc Gual. Este cambio iba a darle mucha profundidad al equipo catalán, y de hecho, Jairo provocó el penalti que iba a suponer el segundo gol de la tarde para Stuani.

Tras el segundo gol del Girona, el Rayo iba a apretar bastante más, e incluso logró acortar distancias con un chut de Embarba. El planteamiento del conjunto gerundense, a nivel defensivo, fue muy serio. El Rayo sometió durante algunos minutos al Girona, y supo mantenerse detrás del balón cuando el partido lo requería. Con el 2-1, el Girona no cambió su manera de jugar, y llegó el hat-trick del charrúa. Dos victorias seguidas en casa, con Stuani de pichichi, el sueño de cualquier aficionado al Girona FC la noche antes de la renovación del uruguayo.

MEDIA: 5VOTES: 7
VAVEL Logo