Marc-André ter Stegen salva al Fútbol Club Barcelona de una debacle inicial
Marc-André ter Stegen deteniendo el penalti lanzado por Marco Reus | Foto del Fútbol Club Barcelona (@FCBarcelona_es en Twitter)

Marc-André ter Stegen salva al Fútbol Club Barcelona de una debacle inicial

El guardameta alemán paró el penalti lanzado por Marco Reus después de que Nélson Semedo cometiera una falta sobre Jadon Sancho en su área y salvó a los de Ernesto Valverde de la primera derrota europea de la temporada.

elenals23
Elena Martín Rodríguez

Bajo la tutela del Signal Iduna Park, repleto de confeti amarillo y vestido de gala para recibir a su equipo, el Borussia Dortmund, con la máxima ilusión posible de cara a afrontar el gran reto que supone para los bávaros la fase de grupos de la máxima competición continental, Lucien Favre y Ernesto Valverde se citaban en una batalla estratégica y táctica para sumar los primeros tres puntos de la temporada en un casillero que hasta el partido final, estará marcado por la competencia. Con el Football Club Internazionale Milano de Antonio Conte acechando en el camino del triunfo y apretando para ser uno de los equipos que pasen a octavos, alemanes y catalanes se veían obligados a estar a la altura en un duelo que ha dado para mucho y que ha estado marcado por varios reencuentros y alguna que otra sorpresa.

Con la mente puesta en resetear la experiencia conseguida en Europa hasta el momento, el Fútbol Club Barcelona pisaba territorio bávaro con la mente puesta en afrontar el inicio de la nueva temporada europea aprovechando la oportunidad que tienen por delante y anulando el margen de error. Para ello, el técnico cacereño, Ernesto Valverde, arriesgaba y sacaba un once del que su mejor estrella se quedaba fuera y era sustituido en ataque por un joven que ya ha hecho historia: Ansu Fati. El delantero guineano era el elegido para coger galones en un choque de alta exigencia. Con el '31' a sus espaldas y un descaro ofensivo más que avisador para sus rivales, el jugador de 16 años se convertía en el más joven en debutar con la elástica azulgrana en la competición europea. Un once de garantías y las ganas de hacer las cosas bien, hacían del duelo vivido en territorio alemán un verdadero espectáculo. Por parte del Borussia Dortmund, que no decepcionaría y generaría peligro con un gran carácter, Jadon Sancho, Marco Reus y Paco Alcácer le añadirían la emoción extra a una noche cargada de pólvora.

La primera parte: muchas llegadas, pero poca profundidad

La emoción comenzó a palparse con el pitido inicial de Ovidiu Haţegan. Luis Suárez era el primero en abonarse a la suerte con un disparo rechazado, a partir del cual comenzaría una intensa batalla en el césped del Signal Iduna Park. El Borussia Dortmund comenzó a mostrar sus cartas y demostrando su carácter ofensivo, pudo adelantarse en el marcador con dos disparos efectuados por Manuel Akanji y Paco Alcácer. A partir de ahí, comenzó una oleada de llegadas a portería protagonizadas por ambos equipos, que finalmente se irían a los túneles de los vestuarios sin haber probado fortuna y con poca profundidad.

La primera parte fue un tiempo de incertidumbre y poca efectividad de cara a portería. A pesar de que Antoine Griezmann no paró de protagonizar las mejores llegadas de los azulgranas, apoyadas en el descaro del joven Ansu Fati, que no dudó en disparar cada vez que el esférico rozaba sus botas y tuvo algún que otro destello con algún recorte, los azulgranas no terminaron de encontrar la técnica perfecta para conseguir abrir el marcador y con el tiempo en contra, todo indicaba que Leo Messi terminaría saliendo para despejar la incógnita.

Las jugadas más importantes, eclipsadas por las continuas revisiones del VAR y culminadas con la salida del esférico por los laterales de las porterías o por encima de los largueros, no fueron del todo determinantes. Aunque ambos equipos crecieron sobre el terreno de juego, la primera batalla en el ataque no terminaría con un claro ganador pese a los continuos acechos de Jadon Sancho, Marco Reus y Paco Alcácer por un lado, y Ansu Fati, Antoine Griezmann y Luis Suárez por el otro.

Ya en la mitad de la primera parte, tras unos buenos minutos de los azulgranas, el conjunto de Lucien Favre no se dejaba comer el terreno y protagonizaba varias llegadas seguidas. Marco Reus y Mats Hummels avisaron del peligro de su equipo, pero Marc-André ter Stegen y la zaga defensiva del conjunto dirigido por Ernesto Valverde bloquearon sus oportunidades.

Con una buena zancada y una marcha más en el juego, el Borussia Dortmund terminó llevándose la posesión en una primera mitad en la que ninguno de los dos equipos renunció al ataque, pero en la que terminó demostrando una mayor peligrosidad.

La parte negativa fue protagonizada por Jordi Alba, que antes del minuto 40 de partido, pedía el cambio y obligaba a Ernesto Valverde a poner a calentar a Sergi Roberto, el único lateral disponible en el banquillo después de que Junior Firpo fuera descartado. El lateral de Hospitalet de Llobregat se marchaba cojeando después de sentir un pinchazo al realizar un chute.

La segunda parte: un penalti parado y cambios para meter una marcha más

El Fútbol Club Barcelona de Ernesto Valverde, consciente de que debía reaccionar ante la clara ofensiva de los bávaros, saltó al césped del Signal Iduna Park con un cambio ya efectuado, Sergi Roberto en el terreno de juego, Leo Messi expectante y una marcha más en el juego de cara a llegar más a portería. Pese a los continuos disparos de ambos equipos, que no cesaban en la lucha para abrir el marcador, la profundidad no terminaba de aparecer en el choque.

En el minuto 55, los azulgranas pudieron ir perdiendo. Tras el crecimiento ofensivo de los alemanes, que no cesaron a la hora de llegar a la portería de Marc-André ter Stegen, continuamente avisado, llegaba la oportunidad de oro para estrenar el electrónico en territorio europeo. Nélson Semedo, en el lateral izquierdo, le hacía una falta a Jadon Sancho en el área y el colegiado no dudaba en pitar penalti favorable al conjunto de Lucien Favre. A partir de ahí, el guardameta alemán del Fútbol Club Barcelona se convertiría en héroe después de parar el disparo efectuado por Marco Reus desde los once metros. Como si la resignación no fuera con ellos, los jugadores del Borussia Dortmund comenzaron a hacer del partido un acoso continuo para la zaga defensiva azulgrana. Las continuas llegadas, sin fortuna alguna, asfixiaron a los de Ernesto Valverde, que durante gran parte de la segunda mitad, parecieron estar anestesiados y evadidos de su juego.

Con mucho espesor en las jugadas, el conjunto azulgrana se abonaba a la épica de Leo Messi, que pese a que pudo poner una marcha más en ataque, no terminó teniendo muchas oportunidades para darle los tres puntos a su equipo. Sin mucha más sustancia y algo más que sobriedad, el Fútbol Club Barcelona se iría del Signal Iduna Park dándole las gracias al héroe de la noche: Marc-André ter Stegen. El guardameta bávaro fue la pieza clave del conjunto de Ernesto Valverde en las acciones más comprometidas y asumió el rol de líder del equipo efectuando las mejores paradas del encuentro y salvando, una vez más, a su equipo del caos.

Ni con los cambios, el técnico cacereño pudo encontrar la debilidad de un Borussia Dortmund que continuó en estado de gracia hasta el final del partido y que con el apoyo de su afición, demostró tener garra y voracidad.

En definitiva, el juego del Fútbol Club Barcelona resultó ser más monótono de lo que se esperaba. Una vez más, la victoria se escurrió entre las botas de los de Ernesto Valverde, que despegaban de Alemania sin los tres puntos y todo por hacer en el grupo más complicado de la presente fase de grupos.

VAVEL Logo
CHAT