El poder psicológico de un penalti fulminó a un Betis notable
Jugadores de Villarreal y Betis | Fotografía: LaLiga

El Betis se plantó en el feudo del Villarreal con varios cambios en el once respecto a la victoria ante el Levante, con una formación muy ofensiva y dispuestos a llevarse los tres puntos. El debut esta temporada de Feddal, la vuelta al verde del cedido por la entidad castellonenses, Pedraza, ocupando el lateral izquierdo, dejando el extremo para Álex Moreno, así como el regreso de Emerson al flanco derecho, auguraban un vendaval de goles béticos, pero nada más lejos de la realidad.

Un Betis acostumbrado a remar en contra, pero que se rindió ante la adversidad

Los pupilos de Rubi empezaron mostrando su velocidad, enseñando sus cartas, disparando a la portería defendida por Asenjo sin premio, y metiendo mucho ritmo al partido. Y cuando todo parecía indicar que el Betis podría adelantarse en el marcador, a pesar de que habían bajado levemente las revoluciones, Toko Ekambi dio la sorpresa. Un cabezazo después de una asistencia de Cazorla hizo que el esférico se colara hasta el fondo de la portería defendida por Joel. 1-0 y llegó el paso por vestuarios.

Al Betis parece estarle viniendo bien el descanso, y así lo demostró poco después de salir. Fue en el minuto 48 cuando Emerson se sacó un trallazo de la nada para igualar la contienda. 1-1 y los verdiblancos soñaban con sacar algo positivo del Estadio de la Cerámica, incluso esos tres puntos que les permitieran dormir en puestos europeos. Pero llegó la jugada que marcó el partido. Estrada Fernández revisó una acción que se había producido dentro del área, en la que Bartra cometió falta sobre Chukwueze, y el colegiado señaló pena máxima al ver repetida la jugada. Cazorla no falló desde los once metros, y ahí empezó la debacle de los andaluces.

Bartra conduciendo el esférico | Fotografía: LaLiga
Bartra conduciendo el esférico | Fotografía: LaLiga

Toko Ekambi volvió a ver portería, comenzando una fiesta que continuaron Gerard Moreno y Chuwkueze. Un 5-1 que dejó muy tocado a un Betis que llegó con muchísima moral a tierras castellonenses. Un varapalo que debe de servir a los hombres de Rubi para analizar errores y volver a mostrar su mejor versión contra el Eibar el próximo viernes cuatro de octubre a las 21:00 horas en el Benito Villamarín.

VAVEL Logo