Sigue la sequía fuera de casa
Mojica y Okazaki, luchan un balón que acaba en la jugada de gol del nipón.
Foto del Girona FC.

Esta jornada, y tras los pitos del anterior encuentro, tocaban cambios, y una de las decisiones más sorprendentes de Unzué, desde que es entrenador del Girona FC, ha sido dejar en el banquillo al capitán del equipo catalán, Àlex Granell.

En el minuto ocho de la primera mitad, en el área de la SD Huesca, se protestó por parte del equipo visitante una posible mano. Después, llegó una buena jugada de los locales, que culminó Ferreyro con el primer tiro a portería de su equipo. El primer cuarto de hora de partido se disputó prácticamente en su totalidad en el campo del Girona FC. Sorprendió el posicionamiento en el campo de Mikel Rico, que estaba muy escorado a la banda derecha, e incluso llegaba en segunda línea y finalizaba jugadas, como en el minuto 15, un remate que atajó Juan Carlos. A tres minutos para el descanso, Okazaki se sacó de la manga un chut a la media vuelta desde el punto de penalti, con el que sorprendió a Juan Carlos, que estaba siendo el mejor del Girona FC de largo, y subió el 1-0 al marcador.

El Girona FC, cómo en los últimos dos partidos fuera de casa, se iba al descanso con derrota. En el minuto 52, el Girona empezó a mover a jugadores, y realizó una doble sustitución, retirándose Gallar y Diamanka, que dieron entrada a Marc Gual y Àlex Granell. Los visitantes gozaron de varias ocasiones, pero la más clara la tuvo en el minuto 60 la SD Huesca, que con un centro lograron que Mojica, obviamente sin querer, rematara de cabeza al palo de su propia portería. Los catalanes tenían la posesión, pero los aragoneses las ocasiones, un "déjà vu" muy recurrente en la cabeza de los aficionados del Girona FC. En el minuto 67 se marchó Mikel Rico y entró Eugeni Valderrama. El conjunto visitante priorizó la banda de Mojica para bombardear el área de la SD Huesca, con centros del colombiano hacia Marc Gual y Christian Stuani. En el minuto 73 entró al campo Javi Galán por Ferreiro, un cambio para ayudar a Miguelón a defender esas entradas por la banda de Mojica. A partir del minuto 75, el Girona acribilló la portería de la SD Huesca con centros y tiros lejanos sin gran peligro. En el minuto 83, Juan Carlos volvió a reivindicarse como el mejor jugador del partido, parando un remate de cabeza de Okazaki a dos o tres metros del portero, gran demostración de reflejos del portero. En el minuto 88, el árbitro anuló un gol de Jonathan Soriano, por una falta sobre Okazaki. En los últimos minutos no se jugó prácticamente, dado que los locales se encargaron de enfriar el partido.

Partido muy disputado que la SD Huesca pudo zanjar rápidamente, pero se encontró con un enorme Juan Carlos, que dio vida a su equipo con ocho paradas de mérito, e incluso el Girona FC se mereció como mínimo el empate.

MEDIA: 5VOTES: 2
VAVEL Logo