Un punto y gracias en La Coruña
Vada tiró del carro rojiblanco en el infierno deportivista. FUENTE: UD ALMERÍA 

Semana para olvidar en Almería. La derrota en Gijón obligaba a la tropa de Pedro Emmanuel a dar una buena imagen en Riazor. Esto no ocurrió... 

Los rojiblancos presentarían un once repleto de caras nuevas. El mediocampista diestro, Irving Appiah, debutaría en el día de ayer y, como consecuencia de la sensible baja de Owona, sería Martos quien acompañaría a Nikola Maras(Jonathan Silva ocuparía el lateral zurdo). Por último, Valentín Vada y Juan Muñoz, habituados a salir desde el banquillo, completarían la apuesta del técnico rojiblanco. 

Para el Depor, el choque era una final. Sólo una victoria en nueve jornadas. Una derrota más provocaría la destitución de Anquela como técnico deportivista. Lógicamente, los gallegos debían salir con todo para hacer frente al segundo de la tabla. Y lo hicieron.

Sagués-Oscoz daría el pitido inicial al choque. A los diez minutos, conoceríamos la dinámica que se iba a desarrollar a lo largo del partido. Los locales buscarían hacer daño a través del dominio del esférico. La UDA, apostaría por un juego más físico. Las dos propuestas hicieron de la primera parte,  un encuentro sin emoción. Un tostón. Las ocasiones claras no se dieron. Todo lo contrario a las interrupciones en el juego. 

El Deportivo  se encontraba seguro con el balón en los pies pero sin acierto ante la muralla plantada por el rival. A pesar de ello, al Almería  no se le veía cómodo. A la hora de salir a la contra, no surgían ideas. Los balonazos de Petrovic y René a zona de nadie, sucedieron frecuentemente. Incluso la inseguridad apareció  por momentos en defensa . El pivote De la Hoz-Petrovic abría demasiados huecos y las bandas se descolgaban  en numerosas ocasiones. Tanto es así, que vimos hasta al joven Appiah bajando con ímpetu a ayudar a Romera.  Por sensaciones creíamos  que la balanza caería de canto a favor de los locales en el momento en el que el Depor pisará el acelerador respecto a la circulación de balón. 

Comenzaba el segundo acto y el Almería daría una mejor versión de si mismo. La presión alta comenzó a dar sus frutos. Las contras irían comandadas por el argentino Valentín Vada, quién buscaba la mejor de las soluciones en oportunidades manifiestas de gol. No obstante, el utrerano Juan Muñoz , no tendría su día de cara a portería. Varios balones desperdiciados y un tiro al palo tras una magnífica jugada individual. Pero lo peor aún no había llegado. Corría el minuto 57Lazo se tiró al césped de Riazor dolorido.

El medio izquierdo se marchó a pata coja, entrando en su lugar Corpas. Parecía algo dentro de lo común, pero no.  Unos minutos después, le tocaría a Jonathan Silva . El lateral zurdo notó problemas musculares que le impidieron finalizar el encuentro. En su lugar, debutaba el nigeriano Valentin James. Al minuto, entraría Christian Santos por parte de los locales.

Su entrada provocó una mejora notable en el juego deportivista. Aketxe, el hombre del partido, se sentía liberado. Fueron varias las ocasiones en  las que el vasco, junto a Mollejo y el propio Santos , encararon la portería defendida por René.  apretaba y el Almería se sentía impotente. Los rojiblancos se refugiaban en los despejes del serbio Nikola Maras  y el recién incorporado Valentin James. Pero la pesadilla de las lesiones no había llegado a su fin. A los diez minutos de la entrada del central al terreno de juego, De la Hoz haría una entrada merecedora de tarjeta que le provocaría doblarse el tobillo. Intentó forzar pero sin éxito. Su sustituto, Ante Coric. Tocaría un final de infarto.

Cuando parecía que el  iba a sumar el primero en el luminoso, surgieron nuevos imprevistos. Al 84' se revisó una posible expulsión de Montero, quien agredió a Maras sin balón tras una jugada a balón parado. Finalmente, la expulsión se confirmó. El Depor se quedaba con diez en el peor momento posible. A pesar de ello, la tropa de Anquela siguió buscando el gol que no consiguió por un nombre propio; René Román. El gaditano estuvo sobresaliente en las últimas embestidas deportivistas. Esto y las pérdidas de tiempo (hecho bastante criticable estando el rival con uno menos más de diez minutos) hicieron posible que se sumara a domicilio. 0 a 0 y gracias. 

Toca poner los puntos sobre las ies. La autocrítica es necesaria en este momento. No ha habido una buena preparación física y mental de las últimas dos jornadas. Cuatro lesionados y sensación de haber sido inferiores el jueves y el domingo. Estamos a tiempo de cambiar la situación. ¿Cuándo? El sábado frente al Lugo. 

VAVEL Logo