Entrevista a Laia Codina: “No me pongo límites”
Laia Codina sonríe ante un futuro prometedor | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Vencer en las dificultades, no a un rival sobre el verde, sino a los fantasmas que se generan dentro de uno mismo, fruto de la presión, del miedo a no acertar, superarse para crecer y rescatarse a tiempo de no perder el enfoque, y persistir, hasta conseguir ese pequeña meta. Luego la siguiente, y la que vendrá después. Así, pasito a pasito, hasta que sus pies comenzaron a dibujar un sendero sobre el que sin duda acabará dejando huella. Laia Codina (Campllong, 22 de enero de 2000) es consciente de que solo su trabajo y su humildad podrán llevarla a donde se proponga. De momento va por buen camino: el pasado 13 de octubre la defensa del FCB Femení hacía su debut en Primera Iberdrola y tan solo cuatro días después, se estrenaba en UEFA Women’s Champions League.

Pregunta: Llegar hasta el primer equipo del FCB Femení no es nada sencillo, implica un recorrido que has ido labrando desde los 4 años, cuando empezaste a jugar al fútbol, hasta los 14, en que llegaste al FC Barcelona, sumado al tiempo que has pasado tanto en el Cadete-Juvenil como en el filial azulgrana. ¿Qué destacarías de todos estos años de formación?

Respuesta: En Cassà aprendí los valores de un club pequeño, que para crecer tienes que luchar. No todo te lo dan fácil, te lo tienes que ganar. En el Barça he aprendido lo que es fútbol de verdad, lo que a mí me gusta, jugar con el balón y disfrutar con él. Al final juegas al fútbol para tener la pelota y poder jugar. Además de los valores de la humildad aquí también, que son muy importantes.

La defensa ha dado el salto de la cantera al primer equipo | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
La defensa ha dado el salto de la cantera al primer equipo | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

P: ¿Te acuerdas de aquellos momentos en los que el Barça ni siquiera estaba en el panorama y de repente se te presentó esta opción?

R: Sí, por supuesto. Estaba ya en mi último año con niños en el Cassà, buscando equipos a ver qué había. En Girona estaba el Estartit, después ya era ir un poco hacia Vic, que estaban el Vic, el Manlleu, pero en ningún momento tenía en mente irme al Barcelona. Llegó un correo, me acuerdo que fue a finales de noviembre de 2014, para que fuese a entrenar dos días, el 3 y el 10 de diciembre de aquel año. Vine a entrenar, y después en enero me dijeron que les gustaría que siguiera ya el próximo año.

Soy socia del Barça desde los 8 años, no me pierdo ningún partido

P: ¿Cómo vive algo así una niña? ¿Eras consciente realmente de lo que suponía para ti?

R: Creo que no era consciente, porque además soy culé desde pequeña, soy socia desde los 8 años. No me pierdo ningún partido, lloro cuando el Barça pierde una final, pero creo que era más consciente mi madre, y en general mi familia, que yo. Estaba un poco: “bueno, voy al Barça a ver qué pasa”. Que sí que es el club de mis sueños, pero tampoco era tan consciente como mi padre o mi madre.

P: ¿Cómo fueron esos dos días de entreno?

R: Súper bien, y mira que nunca había jugado con niñas, porque llevaba 10 años jugando con niños y para mí fue un choque. El equipo me recibió muy bien, conocía a algunas niñas de la Sub12 catalana, así que esto también me ayudó. Después en enero volví y fue todo más fluido. Estaba flipando cuando llegué allí y vi todas las instalaciones, venía de un club que tiene un campo pequeño, que está bien, pero los vestuarios los compartíamos con quién podíamos.

Una futbolista polivalente

P: Al respecto de tu posición sobre el terreno de juego, alternas centro y lateral en la defensa, también puedes actuar como medio, ¿habías probado otras opciones en tu etapa formativa?

R: Estaba más o menos por ahí. Empecé de medio, pero en mi etapa en el Cassà coincidí con Arnau Comas (jugador del FC Barcelona B cedido al Olot) durante unos cinco años, y cuando él comenzó a jugar de mediocentro, yo pasé a actuar de central, y ahí me quedé. Cuando él se vino a la Masía volví al medio, dependiendo del partido actuaba de medio o de lateral. Desde entonces ya comencé a ser un poco polivalente.

Presentación del FCB Femení B 2017-2018 | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Presentación del FCB Femení B 2017-2018 | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

P: Llegaste al Cadete-Juvenil del FC Barcelona, estuviste cuatro temporadas en el filial, dónde has vestido el brazalete. ¿Qué significa ser capitana en este club?

R: Muchísima responsabilidad. Cuando los culés pensamos en un capitán pensamos en Xavi, Puyol o Vicky Losada, que son personas que llevan aquí muchos años, que sienten los colores del club, que ves que lo hacen con mucha responsabilidad, con mucho orgullo, intenté lo mismo de alguna manera. Me encantó cuando me dijeron que sería capitana, pero lo asumí con normalidad, y al final no es nada del otro mundo, si te lo dan es por algo. Haz de continuar haciendo lo mismo que hacías el año anterior, y eso es lo que hice.

P: Tu última temporada en el FCB Femenino B ha coincido con el del ascenso a la nueva competición, Reto Iberdrola. ¿Qué opinión te merece?  ¿Crees que es un paso más?

R: Aquí lo que pasaba es que el Barça tenía a las mejores jugadoras de Cataluña, y cuando jugabas en la liga nacional – Cataluña, Baleares y Aragón – te encontrabas con que solo competías con tres o cuatro equipos, dependiendo del año. Digo esto sin menospreciar a los otros rivales, porque todo el mundo hace lo que puede. Ahora ves que cada partido compites, te exige más y eso ayudará al fútbol femenino a crecer y las chicas de la base llegarán mucho más fuertes arriba, por lo que el salto no será tan duro.

El salto al primer equipo

P: En junio recibiste una de las mejores noticias de tu vida, el hecho de que el club haya decidido que pases a ser integrante del primer equipo. ¿Cómo fue ese día?

R: Hablé con Markel y con mi entrenador, me dijeron: Laia, tienes una reunión antes del entreno. Estuvieron el entrenador, Jordi Ventura, su segundo, Miguel Llorente, y el director deportivo, Markel Zubizarreta. Y pensé: a ver qué es. Me preguntaron que si quería que viniesen mis padres y me dije que no tenía sentido hacer venir a mis padres para una reunión, que podía ser cualquier cosa.

P: Tú ni lo veías venir.

R: No, no. Hacemos la reunión, valoramos cómo ha ido la temporada, doy también mi opinión, y me dicen que el año que viene entro en dinámica del primer equipo. Me quedé en blanco, no sabía ni qué decir, mi reacción fue que la cara ni se movía, pero después empecé a asimilarlo, llamé a mis padres y a mi hermana, estaban todos muy contentos y pensé que al final tantos años habían dado sus frutos.

Laia en un partido con el filial ante el Sant Gabriel en 2017-2018 | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Laia en un partido con el filial ante el Sant Gabriel en 2017-2018 | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

P: Este ‘premio’ ha llegado como dices, fruto de tu esfuerzo y tu trabajo en estos años de formación.

R: Me caracterizo por ser una jugadora que da siempre el cien por cien. Si no, no me siento a gusto y no me parece que esté dando lo que la gente a mi alrededor se merece. Si no juego o no entreno al cien por cien mínimo, no lo veo como jugar al fútbol de la manera en que yo lo entiendo. Es algo que es mi pasión, mucha gente daría lo que fuese por hacer lo que estoy haciendo, para mí es un orgullo. Siempre he trabajado y me he esforzado muchísimo porque es un sueño.

El FCB Femení es un grupo humano muy grande, esto se verá reflejado en los resultados a final de temporada

P: Ya conocías a la mayor parte de la plantilla, porque se han dado pocos cambios este verano, ya habías entrenado con muchas de las chicas y bajo las órdenes del mister, Lluís Cortés, e incluso habías estado en alguna convocatoria, llegando a tener minutos en partidos amistosos. ¿Cómo se trabaja dentro de este grupo?

R: Lo más importante es que es un grupo humano muy grande, somos como una familia, y esto es lo mejor. Si te entiendes fuera del campo, dentro también, ya sea con el staff o con quien sea. Eso se nota muchísimo y lo vamos a notar a final de temporada con los buenos resultados, que es lo que importa, pero ya lo estamos notando ahora y se palpa en el ambiente, cuando entrenamos. Vas con otras ganas, sabes que dentro del vestuario te esperan no solo compañeras de equipo, sino alguien con quien compartes mucho más, y con el staff es lo mismo. Se nota esta parte humana que en el fútbol femenino es bastante básica.

Con los pies en la tierra

P: Has tenido que alterar tu rutina habitual al pasar al primer equipo. ¿Qué ha cambiado en tu vida?

R: Sigo estudiando, pero sí es verdad que mi vida ha cambiado bastante. El año pasado hice Primero de Periodismo en Vic, y ahora en teoría iba a ir a la Autónoma, pero ya no hacen turnos de tarde, por lo que estoy en la UOC – Universitat Oberta de Catalunya – online. Tengo claro que quiero ir a la Universidad, porque en Periodismo tienes que hacer prácticas, lo entiendo como algo más presencial. Mi rutina en efecto ha cambiado. Ahora además estoy viviendo en un pisito aquí en Sant Feliu, con Cándela.

El pasado 17 de octubre, en el debut en UWCL frente al Minsk | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
El pasado 17 de octubre, en el debut en UWCL frente al Minsk | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

P: ¿Es compatible pensar en vivir del fútbol con ser periodista? ¿Te ves ejerciendo el Periodismo?

R: Sí, es otra cosa que me encanta, es vocacional. El periodismo es algo totalmente vocacional, porque sí que te puedes ganar la vida si estás en el top, pero si no, es un poco difícil. Sí que me veo dentro de unos años, si no, no estaría estudiando, me gusta muchísimo.

P: ¿En que rama te gustaría trabajar?

R: No lo tengo muy claro, pero el deporte es algo que siempre tendré como una opción, y me gustaría especializarme en otra cosa, en informativos, en política, que también me gusta mucho. 

P: ¿Radio, televisión o prensa escrita?

R: Estaba el año pasado haciendo prácticas en Vic, empecé en la radio y me sorprendió para bien, no me esperaba que me gustara tanto. Así que ya veremos.

P: Por un largo tiempo, será mejor que sean otros quienes comenten tus partidos.

R: Sí, sí, eso es verdad (se ríe). Que otros comenten, porque eso significará algo bueno.

Debuts en Primera Iberdrola y UWCL

P: De momento vas por buen camino. Debutaste en Primera División el pasado 13 de octubre en el campo del Sporting Huelva, primeras sensaciones, luego te has estrenado en la Champions ante el Minsk, y el domingo también tuviste minutos en el Johan Cruyff ante el Logroño. ¿Cómo estás viviendo todo esto?

R: Ha sido todo muy rápido, debutar en Liga y en Champions en apenas cinco días, y súper bien. No me lo esperaba, pero sabía que estaba preparada, porque entrenas con la misma gente que juegas. Las jugadoras te ayudan un montón, te lo hacen mucho más fácil.

P: No sé si has estado nerviosa o no, al menos no lo parecías.

R: Que no se me vea no significa que no lo esté (se ríe). En Huelva no estaba nerviosa porque fue muy rápido, apenas participé dos minutos. En Champions fue en el descanso, entonces tuve tiempo de ponerme nerviosa. Lo estuve al principio, pero me duró dos o tres minutos. Cuando tocas la primera pelota, como es algo que llevas haciendo muchos años, ya me sentí super cómoda. El otro día con el Logroño sentí mariposas, pero nada, de hecho me sorprendí de lo poco nerviosa que estaba.

Laia, en su estreno en el Estadi Johan Cruyff ante el Logroño | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Laia, en su estreno en el Estadi Johan Cruyff ante el Logroño | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

P: En todo este proceso de crecimiento deportivo y personal, ¿quiénes, además de tu familia, han estado contigo desde el principio?

R: Si empiezo no acabo, pero voy a destacar a mi familia, por supuesto. Me han ayudado muchísimo, he estado cinco años haciendo los viajes de Girona a Barcelona, y esto tiene mucho mérito, gracias a mi familia. Y después los entrenadores que tuve en el Cassà, que me han seguido, sobre todo Bernat Domingo, que nos tuvo a Arnau Comas y a mí, y nos ha seguido siempre, para nosotros es alguien al que siempre tendremos mucho aprecio. Y mis amigos del pueblo, porque vengo de un pueblo pequeño, de 500 habitantes, siempre han estado ahí y me han ayudado mucho.

P: ¿Cuál es tu motivación?

R: No me pongo límites, sino pequeñas metas, y cuando consigues una, quieres otra más. Con pequeñas metas te vas creciendo, y piensas: a lo mejor sí que puedo, y al final puedes. Hay algo que tengo como base: si luchas sin decir nada, vas haciendo como las hormigas, al final lo alcanzas.

P: ¿Quién es tu referente en el mundo del fútbol?

R: Puyol. Me identifico muchísimo, porque es alguien que lleva los colores del Barça en el corazón, lleva la lucha también como algo interno, en la sangre, y lo ha dado todo en cada partido, si se tenía que romper algo, se lo rompía. Soy bastante semejante en ese aspecto. No tengo miedo y por lograr un objetivo haría lo que fuese.

P: ¿Has podido conocerle en persona?

R: No, nunca. Tengo una foto con él de cuando era pequeña.

Las dificultades están para superarlas

Poca gente sabe que lo pasé fatal por culpa de la ansiedad, tenía miedo al error, no quería fallar

P: ¿Qué lección te ha enseñado el fútbol?

R: Una lesión me dejó sin ir a mi primera convocatoria con la selección española. Ahí me quedé muy tocada y empecé a entender lo importante que era cuidarse a uno mismo, si quería llegar a ser algo más. Poca gente sabe que durante mi primer y segundo año en la Sub12 catalana lo pasé fatal porque era una persona muy nerviosa, que tenía mucha ansiedad, y tuve que ir a especialistas. Estaba Lluís de entrenador en la Sub12 en el segundo año. Tenía miedo al error, no quería fallar, y no me atrevía a hacer nada. Esto también lo sufrí durante mi primer año aquí en el Barça, porque la presión me podía y no sabía salir. Estuve tres o cuatro años yendo a especialistas. Esto me hizo cambiar durante mi segundo o tercer año en el Barcelona, y a partir de ahí empecé a crecer. Esos años los tengo como borrados, suprimidos de mi memoria, porque lo pasé muy mal. No quería o no podía ir a la selección por mi ansiedad a irme de casa, era una niña pequeña que no había salido nunca de ese pueblo de 500 habitantes, y todo se me hacía muy grande.

P: Eso lo tienes ahora más que superado, porque has pasado de ir con la selección catalana a dar la vuelta al mundo con la española.

R: Si no me hubiese pasado eso, tampoco hubiese llegado aquí. Fue algo que me hizo cambiar también como persona.

P: Con la selección española has vivido numerosas experiencias, la más especial supongo el oro en el Europeo en julio de 2018.

R: Convives 24 horas con las mismas personas con las que acabas ganando un campeonato, acabas luchando por un mismo objetivo con las personas que llevas un mes conviviendo 24 horas. Eso es magnífico, porque se crea algo ahí que he intentado explicar en casa, pero que no puedo explicar, se tiene que vivir. Hicimos un grupo buenísimo, con el staff y Jorge, que nos ayudó un montón. Muchas de nosotras no habíamos debutado en partidos oficiales con la selección todavía, debutamos y además lo ganamos. Poca gente daba algo por nosotras, porque estaba disputándose a la vez el Mundial masculino, y muchas chicas estaban en el Mundial Sub20. Entonces estábamos allí nosotras diciendo: vamos a jugar el Europeo y a ver qué pasa. Fue de las mejores experiencias de mi vida hasta ahora, sin duda.

P: ¿Te quedas con alguna anécdota en particular de ese Europeo?

R: Jugué la final lesionada, con problemas en el cuadriceps. Siempre lo recordamos porque a falta de cinco minutos para el pitido final empecé a decir que no me la pasaran porque iba cojeando, que no podía. Hay muchas anécdotas, porque después de cenar nos poníamos en el pasillo todas juntas y eso hacía mucha unión, es algo que te quedas para ti, los momentos que vives. Me encanta, estos momentos se han quedado dentro.

Celebración de uno de los goles del FCB Femení en la victoria sobre el Logroño | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Celebración de uno de los goles del FCB Femení en la victoria sobre el Logroño | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Tengo ganas de ver si hay opción de ir a al Mundial Sub20 y disfrutarlo, es algo muy bonito

P: Vienes de disputar este verano otro Europeo, esta vez la selección cayó ante Francia en semifinales, pero ha logrado uno de los objetivos que se había marcado, que era obtener el billete al Mundial Sub20. Me imagino que ya tendrás las miras puestas en esa competición.

R: Este Europeo ha sido bastante complicado, porque había el billete para el Mundial y los equipos estaban muy bien preparados. Además nos tenían ganas, llevábamos dos años ganando, la Sub20 había quedado subcampeona y estábamos allí en el punto de mira, pero el billete lo tenemos. Tengo ganas de ver si hay la opción de ir, para disfrutarlo, es algo muy bonito.

Una catalana en 'la Roja'

P: Eres catalana, de Girona, ¿qué significa para una catalana ser parte de la selección española?

R: Yo encantada. Siempre lo digo: es a lo máximo que puedes aspirar a nivel de selección, el poder ir a un Mundial. Además te encuentras con gente con la que has vivido momentos muy buenos. Estaré encantada de ir con la selección los años que haga falta.

P: Háblame de un tweet que colgaste el 23 de enero de 2018 con una foto tuya y otra de Masche, en el que decías: “Referent. Gràcies Masche”.

R: Es que es bastante similar a Puyol. También jugaba de medio, de central, es bastante polivalente. Era un líder dentro del campo y también fuera, esto se nota. Me encantaba cuando jugaba porque siempre cumplía, le pidieses lo que le pidieses, siempre daba el cien por cien. Es un referente, totalmente.

 

P: ¿Y en el fútbol femenino?

R: De pequeña he seguido muy poco el fútbol femenino, pero estos últimos años que estaba en el Juvenil y en el B, Irene Paredes y Mapi, por supuesto. Mapi está a un nivel espectacular y verla entrenar cada día para mí es un honor, me sirve para aprender.

P: No seguías el fútbol femenino, pero como tú mucha gente. Hasta hace nada, no tenía este auge, no salía en la tele como ahora, por lo que era difícil que llegase al público en general.

R: Los pequeños pasos que se dan se tienen que valorar. Hace cinco años no teníamos nada, y cada cosa que nos dan tenemos que valorarla, y después luchar y dar de nosotras para que nos den más, pero poco a poco. Si le preguntamos a Torrejón o a Melanie Serrano imagínate lo que nos dirían de sus épocas. Hemos de valorar todo lo que tenemos, que es mucho.

Toques de balón para VAVEL.com | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Toques de balón para VAVEL.com | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

El valor de la humildad

P: ¿Qué mensaje te gustaría lanzar a todos esos niños y niñas que te podrían tener como referencia?

R: Que tuvieran los pies en el suelo, hay que ser humilde porque nadie te regala nada. Cuando nadie te regala nada, valoras mucho más cuando las cosas te van bien y cuando te llega lo bueno. Con la humildad puedes ir a muchos sitios, haciendo pequeñas cosas, al final se hacen grandes cosas.

P: Para llegar a esos grandes logros también es necesario que se ajustes algunas condiciones, como las que se reivindican para el primer convenio colectivo del fútbol femenino. ¿Cuál es tu valoración sobre este tema?

R: Ya hay unas interlocutoras que hablarán de ello, pero estoy de acuerdo. Aquí en el Barça estamos bien, porque estamos bien, pero nunca se sabe. Hay equipos más modestos en los que las jugadoras tienen que trabajar y por la tarde ir a entrenar, y después les pedimos que rindan. Se está intentando que el fútbol femenino sea profesional, pero si desde la base las jugadoras tienen que hacer todo esto, es muy díficil.

Flash interview

P: ¿Un estadio?

R: El Johan Cruyff.

P: ¿Un deportista o una deportista?

R: Puyol.

P: ¿Tienes manías o supersticiones?

R: Ninguna. Soy de las pocas jugadoras que no tienen manías o supersticiones.

P: ¿Última canción que hayas escuchado, que la hayas puesto tú a voluntad?

R: Serem ocells, de Oques Grasses.

P: ¿Quién es la más dicharachera en el vestuario del FCB Femení?

R: Leila.

P: ¿Quién se encarga de la música?

R: Sandra Paños.

P: ¿Y quién pone orden cuando se desmadran?

R: Alexia Putellas.

P: Descríbete en una palabra.

R: Trabajadora.

P: ¿Un deporte aparte del fútbol?

R: Salgo a correr, cuando puedo o me lo permite el fútbol.

P: ¿Y como seguidora?

R: Moto GP.

P: ¿Tienes mascotas?

R: Un gato.

P: ¿Cómo se llama?

R: Mixeta, es como se le llama muchas veces a los gatos en Cataluña.

P: Un lugar favorito de Cataluña.

R: Calella de Palafrugell.

P: ¿Vivir sin internet o sin música?

R: Sin internet.

Muchas gracias por atendernos, y mucha suerte, Laia.

La mirada puesta en las próximas 'pequeñas' metas. ¡Suerte, Laia! | Foto: Noelia Déniz- VAVEL
La mirada puesta en las próximas 'pequeñas' metas| Foto: Noelia Déniz- VAVEL
MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo