Dosis de realidad
Fotografía: UD Logroñés

El Bilbao Athletic venció por 3-1 a la Unión Deportiva Logroñés en el duelo de líderes del pasado domingo en Lezama. Con esta victoria, el filial del Athletic de Bilbao consiguió el liderato en solitario del Grupo II de la Segunda División B, por encima de Cultural Leonesa y la misma Unión Deportiva. 

Joseba Exteberria salió de inició con el habitual 4-3-3, con Jokin en portería, Imanol en el lateral izquierdo, Sillero y Luengo como centrales, y una novedad en el lateral derecho, Areso. Zárraga, Vencedor y Sancet como trío en la medular; Artola extremo derecho, Morcillo en el carril izquierdo y arriba Urain.

Sergio Rodríguez optó por el 4-3-3. Miño en portería; Paredes, Zabaco, Caneda e Iago López formaron la defensa blanquirroja. En el centro del campo, el tradicional trivote característico de la UDL, con Andy, Olaetxea y Rayco, y en ataque Iñaki Sáenz como extremo izquierdo, Rubén Martínez en el derecho y Ander Vitoria en punta.

Como consecuencia del fuerte viento que soplaba en las instalaciones de Lezama, los primeros compases del partido estuvieron marcados por dos equipos muy erráticos, con constantes imprecisiones e incapaces de poner en práctica los entrenamientos. El Logroñés se acercaba tímidamente al área rival, pero sin crear demasiado peligro. Pasaban los minutos, pero las condiciones ambientales habían convertido el campo de Lezama en la pista central de Wimbledon: ambos equipos rifaban el balón al aire, que sobrevolaba constantemente el verde.

Pero los cachorros dieron su primer zarpazo a balón parado. En el minuto 21, en el rechace de un córner botado por Vencedor, Ewan Uraina aprovechó la mala salida de Rubén Miño y remató a bocajarro para colar el balón por la esquina inferior izquierda. Minutos después, tuvo que retirarse lesionado y entró en su lugar Baqué.

A partir del gol, fue el Bilbao Athletic quien dominó el partido ante una Unión Deportiva que quedó aturdida y sin capacidad de respuesta. Los locales, a través de la extraordinaria labor de su trivote formado por Zárraga, Vencedor y Sancet (un punto por encima del resto de jugadores en el verde), controlaban el juego a su antojo.

En la segunda parte, los jugadores de Sergio Rodríguez parecían renovados. Adelantaron la presión, aumentaron la intensidad y con ello, las ganas de ir a por el partido. Pero la duración de este lavado de cara fue muy corta. En el 55', una maravillosa jugada de Morcillo por banda izquierda acabó en gol, el segundo para los cachorros, que noqueó por completo a la UDL y dejó helados a los aficionados logroñeses allá presentes. El entrenador riojano movió ficha y sentó a Rayco y Paredes para dar entrada a "Roni" y Ñoño, es decir, más madera en ataque. 

No había asimilado el segundo gol el conjunto del Ebro, cuando diez minutos después Ohian Sancet le asestó el mazazo definitivo. Recibió en contra de la portería y con un magistral giro, dejó plantado a César Caneda para disparar y batir por bajo a Miño. Minuto 67, 3-0, y a la UDL soló le quedaba aferrarse a una remontada heroica... que nunca llegó.

En el 70', el gol de Andy desde la frontal tras una muy buena jugada de Ñoño, dio ciertas esperanzas a los aficionados desplazados, pero los cachorros, con la experiencia de verdaderos leones, supieron dormir el partido a la perfección con largas posesiones y alguna que otra interrupción del ritmo de juego. 

Finalmente, victoria por 3-1 para los pupilos de Joseba Exteberria que rompieron la más que positiva racha de la Unión Deportiva Logroñés en un partido muy bien planteado y que dominaron casi por completo en gran parte gracias al excelente trabajo en el mediocampo.  

Incidencias/observaciones: Uno de los fondos del campo de las instalaciones de Lezama en el que se jugó el partido, se mantuvo cerrado al público debido a la rotura del techo, a causa del fuerte viento la noche anterior. Partido correspondiente a la undécima jornada del Grupo II de la Segunda División B. Domingo, 11:00 horas, tres de noviembre de 2019. Lezama, Vizcaya. Alrededor de 1.300 espectadores.

VAVEL Logo