Hasta que Leo Messi quiso en el Wanda Metropolitano
Antoine Griezmann celebrando un gol con Leo Messi ante el Borussia Dortmund en la quinta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League 2019/20 | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

El Wanda Metropolitano abría sus puertas para acoger la lucha más esperada e intensa de la jornada con el liderato en juego. Bajo el diluvio y después de haber certificado su pase a los octavos de final de la máxima competición continental ante el Borussia Dortmund de Lucien Favre con un 3-1 en el marcador, ocupando la cabeza de uno de los grupos de la muerte de la fase de grupos, el elenco dirigido por Ernesto Valverde pisaba territorio madrileño con la mente puesta en reaccionar positivamente tras la victoria conseguida por el Real Madrid Club de Fútbol ante el Deportivo Alavés en Mendizorroza. Con la moral suficiente y en un duelo de reencuentros, pasado por todo un aluvión de silbidos con Antoine Griezmann en los focos de atención, los de Diego Pablo Simeone apostaban por arriesgar siendo fieles a su estilo para llegar a anular a su rival y escalar posiciones de cara a volver a luchar por el primer puesto.

El escuadrón rojiblanco, que llegaba a este duelo ocupando la sexta posición de la tabla y después de perder ante la Juventus de Turín en Europa y empatar en Granada, velaba por volver a conseguir tres puntos para su casillero, regresando a la senda de la victoria y siendo el anfitrión de un duelo de emociones que terminó siendo una verdadera batalla a pie de campo de nombres propios como Marc-André ter Stegen, salvador ante la ofensiva colchonera y Álvaro Morata, pieza clave en ataque, que no cesó a la hora de intentar abrir el marcador.

Repartición de dominio con el balón huyendo de la red

Si de algo estuvo marcada la primera mitad del choque que daba el cierre a la presente jornada liguera fue de emoción. El Club Atlético de Madrid, muy fiel a su estilo y comandado por el ánimo procedente de las gradas, comenzó el partido echando su firme candidatura a la victoria a base de alta presión en las salidas de balón del rival, buenas recuperaciones, una marcha más y solidez defensiva. Los de Diego Pablo Simeone, que saltaban al césped del Wanda Metropolitano con un once de garantías, en el que la principal sorpresa era protagonizada por Saúl Ñíguez, recolocado como lateral izquierdo, apostaban por un carácter más aguerrido y más esfuerzo físico para anular al escuadrón liderado por Ernesto Valverde, que salía supliendo la ausencia de Sergio Busquets con la continuidad en el once titular de Ivan Rakitić, acompañado de Arthur Melo y Frenkie de Jong en la medular.

Leo Messi salía con el reto de marcar en el Wanda Metropolitano

Con tensión a pie de campo, incrementada por la presencia de Antoine Griezmann en el once titular del conjunto azulgrana en su vuelta al Wanda Metropolitano, donde vistió la elástica rojiblanca hasta en 257 partidos, ambos equipos daban a conocer sus propuestas tácticas en el choque para conseguir la victoria. Por un lado, el acecho protagonizado por Álvaro Morata desde el principio denotaba una lucha más que interesante sobre el césped, manteniendo a Marc-André ter Stegen avisado. Por el otro, el desconcierto de los de Ernesto Valverde ante el fuerte carácter del conjunto rojiblanco hizo que el engranaje azulgrana no terminara de encajar y arrancar hasta bien entrados los primeros minutos de la primera mitad.

A pie de campo, la motivación era representada por el propio Leo Messi, que antes de conocer la sentencia definitiva sobre el Balón de Oro, afrontaba el reto de marcar en el Wanda Metropolitano, siendo uno de los estadios que se le seguía resistiendo de cara al gol. Frente a esa subida de moral del argentino, el conjunto colchonero reaccionaba con agallas y quedando a la espera de un error en la zaga defensiva. Fue en el minuto 7 cuando Mario Hermoso dio el pistoletazo de salida a las oportunidades de cara a portería de ambos equipos, que disparaba, aunque sin suerte. En esa jugada, Junior Firpo pudo adelantar a los rojiblancos después de que el esférico golpeara en él y desconcertara a un Marc-André ter Stegen que fue creciendo por momentos.

A la espera de que el balón entrara por primera vez y el favoritismo se decantara hacia un lado u otro, los jugadores comenzaron a buscar pases al espacio con la lluvia haciendo verdaderos estragos e impidiendo que el balón corriera con normalidad, imposibilitando las acciones ofensivas. Ni las acciones a balón parado efectuadas por Kieran Trippier y compañía, al igual que tampoco lo hizo el acecho ofensivo de João Félix, que en el minuto 19, le metió un buen centro a Mario Hermoso, que pudo terminar en el primer gol del encuentro si no hubiera sido por la espectacular parada protagonizada por Marc-André ter Stegen, salvador también en el minuto 40, cuando un remate de Álvaro Morata tras un saque de esquina rondó su portería, fueron resolutivas.

Marc-André ter Stegen, salvador para los azulgranas con dos paradas cruciales

Por parte de los azulgranas, otras dos acciones pudieron decantar la balanza. En el minuto 26, tras un buen robo de Leo Messi, que asistió a Luis Suárez para que de manera inteligente la dejara pasar y marcara Ivan Rakitić, Jan Oblak impedía la resolución de una de las jugadas con más peligro del partido. Tampoco pudo resolver Gerard Piqué después de un lanzamiento de córner en el que el esférico terminó tocando el travesaño de la portería rojiblanca y dejando lo mejor para la segunda parte.

Al acecho por los tres puntos

En la segunda parte, los de Ernesto Valverde, conscientes de lo que estaba en juego, saltaron al césped del Wanda Metropolitano con una marcha más que en la primera. Prueba de ello fue el acecho protagonizado por Leo Messi y Luis Suárez, que pudieron decantar la balanza hacia los azulgranas, también favorecidos por una buena acción defensiva protagonizada por Gerard Piqué y Clément Lenglet, con varias recuperaciones cada uno para neutralizar los contragolpes protagonizados por los rojiblancos.

El técnico del conjunto colchonero, Diego Pablo Simeone, movía ficha para refrescar al equipo ante una crecida de moral del vigente campeón. João Félix, que regresaba al once inicial después de haber estado lesionado, salía del terreno de juego y Vitolo Machín entraba en su lugar para asumir la mayor responsabilidad junto a Álvaro Morata de cara a abrir el marcador.

Leo Messi volvió a asociarse con Luis Suárez y puso el 0-1 en el marcador

Fue una jugada protagonizada por Gerard Piqué, en la que Álvaro Morata caía al suelo cuando se iba de la zaga defensiva azulgrana, la que generó más tensión a pie de campo con el tiempo corriendo en el cronómetro. Antonio Mateu Lahoz no indicaba falta y tampoco amonestaba al central catalán y el partido se volvía más aguerrido denotando más intensidad.

Ante la igualdad personificada en el terreno de juego y tras la entrada de otra pieza ofensiva en el esquema de Diego Pablo Simeone, Ernesto Valverde comenzaba a mover ficha para ganarle la batalla táctica al argentino y sacaba a Arturo Vidal, que una vez más, se dejó la piel luchando en la medular para neutralizar a los rojiblancos y avisar a Jan Oblak en un partido que parecía estar condenado a acabar con tablas en el electrónico hasta que Leo Messi quiso aparecer en escena. El astro argentino, matador de la zaga defensiva rojiblanca, tiró de estrategia para protagonizar una buena pared con Luis Suárez y enviarla al fondo de la red para poner el 0-1 definitivo en el marcador, neutralizando la rebelión protagonizada por los locales y consiguiendo superar el reto pendiente de marcar en el Wanda Metropolitano.

Susto de Gerard Piqué

Cuando la lucha por la victoria copaba todos los focos de atención de la afición azulgrana, que quería recuperar el primer puesto tras la victoria conseguida por su máximo rival en Álava, Gerard Piqué daba el susto del partido tras una dura entrada de Vitolo Machín que le obligaba a retirarse del terreno de juego. A la espera de pruebas médicas, todo parece indicar que el central catalán no sufrirá una lesión tan grave como la que se esperaba al ver su reacción en el minuto 79. Ante la alerta, Ernesto Valverde reaccionaba dándole entrada a Samuel Umtiti para evitar una plaga de lesiones en su zaga.

Gerard Piqué ante el Sportovní Klub Slavia Praha en la cuarta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League 2019/20 | Foto de Noelia Déniz, VAVEL
Gerard Piqué ante el Sportovní Klub Slavia Praha en la cuarta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League 2019/20 | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

El próximo partido

Después de esta peleada victoria, los de Ernesto Valverde, ostentando todavía el liderato por encima de su máximo rival, recibirán en la próxima jornada liguera al Real Club Deportivo Mallorca en el Camp Nou. El duelo se disputará el próximo sábado, a partir de las 21:00 horas y justo antes de retomar el camino en territorio europeo, donde ya clasificados para los octavos, los azulgranas visitarán San Siro.

Ficha técnica

Club Atlético de Madrid: Jan Oblak, Kieran Trippier, Felipe Augusto de Almeida, Mario Hermoso, Saúl Ñíguez, Ángel Correa (Thomas Lemar, min. 73), Héctor Herrera (Renan Lodi, min. 87), Koke Resurrección, João Félix (Vitolo Machín, min. 66) y Álvaro Morata.

Fútbol Club Barcelona: Marc-André ter Stegen, Gerard Piqué (Samuel Umtiti, min. 83), Ivan Rakitić, Arthur Melo (Arturo Vidal, min. 73), Luis Suárez, Leo Messi, Clément Lenglet, Antoine Griezmann, Sergi Roberto, Frenkie de Jong y Junior Firpo.

Marcador: 0-1, min. 86, Leo Messi.

Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz, del Comité de Árbitros de la Comunidad Valenciana.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 15 de LaLiga Santander 2019/20, disputado entre el Club Atlético de Madrid y el Fútbol Club Barcelona en el Wanda Metropolitano. El colegiado del partido amonestó a Thomas Partey (min. 8), Junior Firpo (min. 18), Ángel Correa (min. 21), Gerard Piqué (min. 32), Ivan Rakitić (min. 51), Clément Lenglet (min. 65), Vitolo Machín (min. 69) y Felipe Augusto de Almeida (min. 73).

VAVEL Logo