El análisis: la suerte sonríe al Barça B
Los jugadores del Barça B celebran los tres puntos. FOTO: Noelia Déniz

Si de algo puede presumir el Barça B de Javier García Pimienta es de la insistencia, del no dar nunca nada por terminado pese a una previsible inferioridad que pueda afectar al rumbo del filial en el grupo III de la Segunda División B. En la visita del líder, el Castellón, al Estadi Johan Cruyff, el conjunto azulgrana hizo buena la premisa que tanto le caracteriza para lograr una categórica remontada en los últimos minutos para acabar con la imbatibilidad visitante.

La igualdad reina en el Estadi Johan Cruyff

Llegaba a Sant Joan Despí un Castellón imbatido en busca de prolongar su particular racha a costa del filial del Barça. El atrevido planteamiento de los de Javier García Pimienta, condimentado por la inclusión del centrocampista Alex Collado como falso punta, condicionó las opciones visitantes, que a pesar de adelantarse en el marcador naufragaron en su hazaña de salir invictos de la ciudad condal. La primera mitad se saldó sin goles pero con disparidad de ocasiones en ambos lados del ringSi el tridente ofensivo culé que completaban Kike Saverío e Hiroki Abe incomodaron desde el primer minuto la meta de Campos, los puntales albinegros encabezados por César Díaz hacían lo propio en el marco defendido por Iñaki Peña. En la medular, Monchu y Riqui Puig cogieron las riendas del conjunto culé a partir de su talento, pero la destreza de los centrocampistas no fue suficiente para desencallar el marcador.

El Castellón golpea primero y el Barça B responde

Sí fue capaz de desequilibrar la balanza el conjunto castellonense tras el paso por vestuarios. Fue en la renaudación cuando el azar se citó con el Castellón y con un potente disparo de Raúl Alcaina para convertir la primera ocasión del segundo acto. Rebotando en Ronald Araújo, nada pudo hacer Iñaki peña para que el balón desfilase hacia sus redes.
No claudicó el Barça B, que de la mano de su talento ofensivo se plantó enseguida en la meta rival para tratar de rehacerse en el electrónico. Primero, fue Kike Saverio, activo durante todo el encuentro quien trató de sorprender con un disparo lejano, y minutos más tarde, cuando el tiempo ya se agotaba, era  Ronald Araujo quien enmendaba su error en el tanto del Castellón para lograr la igualada en el minuto 83 por medio de uno de sus incontestables cabezazos.
En el desenlace, otra vez con Kike Saverio como protagonista, el Barça volvió a citarse con el azar. Esta vez el delantero sudamericano fue derribado en el área rival por Castells y el colegiado indicó la pena máxima, que transformaría desde los once metros Monchu, líder del juego azulgrana, para certificar la heroíca remontada culé.

VAVEL Logo