Nuevo tropiezo, misma piedra
Cejudo disputando un balon. / Twitter Oficial del Real Racing Club de Santander.

Parralo apostaba por Olaortua, Sergio y Kitoko como principales novedades frente a alineaciones anteriores, pero la mala fortuna hizo que Kitoko se lesionase en el minuto 5, lo cual dio entrada a Mario.

Pese al contratiempo el Racing comenzó mucho más fuerte que su rival, provocando en el minuto 8 un gol en propia puerta de Juanma, fruto de una falta cargada de intención en la que Cejudo y Lombardo fueron los más listos de la clase.

El Fuenlabrada intentaba reaccionar, pero los locales estaban jugando de dulce, la presión arriba y el buen juego combinativo de los cántabros anuló por completo al cuadro madrileño durante la primera parte.

Tras el descanso saltarían los mismos al verde, y con la misma intensidad que en la primera parte, ya que en el 51 Cejudo subía el dos a cero al marcador tras una buena jugada de Yoda.

A los cántabros les salía todo, presión, intensidad y contraataques fueron sus principales armas, pero no todo fue a pedir de boca para Parralo, quien veía como en el 75 se quedaba sin uno menos por roja directa a Mario.

Con las fuerzas desigualadas, los visitantes le cogieron el pulso a partido, haciendo del balón parado una pesadilla para El Sardinero. Un gol en el 78 y otro en el 84 decidirían el resultado definitivo, que hubiese sido peor de no ser por las intervenciones de Luca Zidane en los minutos finales.

Siguiente destino: La Romareda.

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo