Nubes negras antes del clásico
Celebración de un gol azulgrana | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

La Liga Santander está cerca de detenerse por Navidad pero, a falta de diez días de fútbol a pleno rendimiento, el Barcelona encaraba este sábado uno de los compromisos más complicados de todo el curso: visitar el Estadio de Anoeta (Reale Arena). Feudo maldito donde los haya para la plantilla azulgrana, que desde la llegada de Pep Guardiola al banquillo ha perdido numerosos puntos ante la Real Sociedad a domicilio.

Tras la clasificación para octavos de UEFA Champions League que validaron el pasado martes ante el Inter de Milán, ya sin nada en juego, Valverde pudo dar descanso a jugadores titulares, como Messi, Piqué o Sergi Roberto. Este sábado, en horario poco querido para los futbolistas, el técnico no ha dudado en idear un once contundente y capacitado para regresar a casa con los tres puntos.

La novedad volvía a ser Rakitic en el centro del campo, quien parece estar ganando la partida a Arthur, que arrancaba el partido desde el banquillo. La sorpresa la daba Jordi Alba en el lateral izquierdo, reapareciendo tras la lesión y devolviendo a Junior Firpo a la suplencia. Por parte de los de Alguacil la principal baja era Willian José, pese a que los donostiarras seguían ilusionados desde la cuarta posición de la tabla clasificatoria.

Nadar a contracorriente

El partido ha arrancado con la primera ocasión de la Real Sociedad, que con Oyarzabal corriendo por la banda izquierda ha puesto en atención a Ter Stegen bajo palos. Pese a que los azulgranas no estaban dispuestos a perder puntos antes del clásico, Piqué ha tenido que intervenir para evitar la ventaja local, que con Portu tenían entre ceja y ceja la portería.

El Barcelona vuelve a empezar por detrás en el marcador

Antes de los diez minutos de juego, el colegiado ha detenido el partido tras el córner picado por la Real Sociedad, señalando la falta de Busquets dentro del área. Los donostiarras, con el balón en el punto de penal, se han adelantado por medio de Oyarzabal, que no ha dudado en engañar a Ter Stegen.

Las indecisiones empezaban a reflejar que el Barcelona no estaba a gusto sobre el césped, con un medio del campo abierto y que dejaba en evidencia a la línea defensiva. Suárez ha probado suerte con un disparo potente, aunque Remiro ha conseguido desviar la esférica; después Griezmann y el propio uruguayo tampoco han culminado su llegada al área.

Piqué, salvador del Barcelona

El Barcelona intentaba encontrar continuidad en su juego, conexiones que permitiesen llegadas al área con sentido. Luis Suárez ha estado a punto de aprovechar el desliz de Remiro en la portería, aunque le ha faltado velocidad para empatar el partido. Sin embargo, Odegaard estaba siendo el peligro claro de los de Alguacil, surtiendo de ocasiones peligrosas a los blanquiazules.

Gerard Piqué, colosal en defensa | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Gerard Piqué, colosal en defensa | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Mientras Valverde le reclamaba al guardameta azulgrana que buscase las salidas de Sergi Roberto por la derecha, a la afición de la Real Sociedad no le faltaban motivos para disfrutar del partido, y es que otra vez Portu volvía con la esférica hasta la línea de fondo, aunque un Piqué imperial tapaba las vergüenzas azulgranas en defensa.

Remontada azulgrana

Pero cuando más parecía complicarse el encuentro para los intereses catalanes, Suárez ha podido aprovechar un fallo en el centro del campo local para asistir en profundidad para Griezmann, que no ha dudado en levantar la cabeza y 'picarla' tras la salida de Remiro, consiguiendo así poner las tablas en la electrónica. Ahora sí parecía que los de la Ciudad Condal empezaban a entender el ritmo del encuentro, limitando las llegadas con fluidez de los vascos. Sin tiempo para más, ambos equipos se han retirado a vestuarios con el empate a un gol.

El 'tridente' vuelve a asociarse para remontar el partido

Tras la reanudación del juego, y sin cambios en ninguno de los dos equipos, Messi quería decantar el marcador para los suyos: desmarcándose en profundidad y prácticamente solo ante portería, ha asistido a Suárez, a quien no le ha temblado el pulso para hacer el segundo en el minuto 49. Segundos después el Barcelona volvía a la carga, esta vez con un pase directo de Lenglet a las botas de Griezmann. El francés ha probado el remate a portería, aunque Remiro se ha lucido para evitar el tercero de los catalanes.

Los de Valverde se abocaban completamente en ataque buscando la diana definitiva que firmase la victoria. Merino ha evitado el remate de cabeza de Messi tras el centro de Jordi Alba por la izquierda y, minutos después, sobre la línea de fondo la misma defensa ha evitado que Piqué triunfase.

Incertidumbre en el Barcelona

Pero el partido aún no estaba sentenciado y esto lo sabía bien la Real Sociedad. Con una llegada de Monreal por la izquierda, el guardameta azulgrana ha intentado desviar el balón, pero equivocándose ha permitido que Isak hiciera el segundo para los donostiarras y volviera a empatar el encuentro. La afición crecía apoyando a los suyos, viendo como Oyarzabal se dejaba caer al césped fruto de molestias físicas.

Luis Suárez vuelve a revolucionar el ataque | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Luis Suárez vuelve a revolucionar el ataque | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Aún quedaba media hora en el marcador, pero el Barcelona volvía a perderse ante las embestidas de los vascos, y es que Odegaard empezaba a destacar en sus llegadas al área, acompañado por Willian José, que ya entraba en el terreno de juego. Además, Luis Suárez quedaba amonestado tras reiterar las protestas ante el colegiado.

Ernesto Valverde daba entrada a Semedo en recambio de Jordi Alba, que justo disputaba sus primeros minutos tras la lesión; también ha querido sentar a Busquets para premiar a Carles Aleñá, quien sorprendió el pasado martes en el Giuseppe Meazza. El reloj seguía corriendo y eran los vascos los protagonistas de las mejores acciones ofensivas, con permiso de Rakitic, que ha probado el disparo desde la lejanía.

Mal calentamiento antes del clásico

El Barcelona volvía a quedar sumiso al ritmo marcado por los de Alguacil, que creían posible dar la campana y sumar los tres puntos en juego. Mientras los azulgranas contaban ya con Arturo Vidal dentro del perímetro verde, Oyarzabal era ovacionado por la afición al retirarse al banquillo. Luis Suárez ha perdonado una buena ocasión en ataque tras la carrera de Semedo por la banda izquierda, que intentaba contagiar entusiasmo a sus compañeros.

El Barcelona empata y peligra el liderato

De Jong y Aleñá marcaban el compás en la línea de medios, dejando la responsabilidad sobre Lenglet de tapar las embestidas blanquiazules. Ha tenido que ser Piqué quien ha liderado el contraataque, terminando con un posible penal sobre el central azulgrana, aunque el colegiado no ha señalado la acción. Sin tiempo para más, el partido ha concluido con el 2-2 en el marcador.

Los azulgranas volvían a dejarse dos puntos a domicilio en su visita a la Real Sociedad, aunque los de Valverde han intentado presionar por la victoria. Golpe al orgullo a pocas horas de recibir al Real Madrid en el primer clásico de la temporada, aplazado desde el pasado 26 de octubre. Además, los blancos podrían arrebatarle el liderato al Barcelona si consiguen vencer al Valencia a domicilio.

MEDIA: 5VOTES: 3
VAVEL Logo