Se acabaron las distracciones y las excusas.
Berto Cayarga intenta salir de la intensa presión defensiva a la que le sometió el Real Murcia durante todo el encuentro. Imagen: Real Murcia CF

Murcia CF y Racing se citaban en el Enrique Caro para disputar la primera ronda de ambos en la copa del rey. El conjunto murciano accedió a ella tras ganar la copa federación mientras que los cántabros lo hicieron por su condición de equipo perteneciente a la Liga SmartBank. 

El encuentro se desarrolló con las expectativas minadas tras los continuos fiascos en liga y con el reciente 2-0 en la Romareda. Cristóbal Parralo daba entrada a los menos habituales (Oscar Gil, Minero, Barral, Cayarga o Nico Hidalgo) mientras que el conjunto murciano alternaba titulares y suplentes. Tampoco es esta su liga.

Sin embargo, pese a las bajas expectativas, el Racing siempre te puede sorprender. Apenas llevábamos 6 minutos de encuentro cuando Juanma recogió un mal rechace cerca del área racinguista y fusiló a Iván Crespo - El capitán volvía a la titularidad en la que un día fue su casa tras un largo período de inactividad-. 1-0 y los fantasmas del presente no tardaron en aparecer. 

El Racing trató de combinar para embotellar al Murcia sobre todo a base de centros laterales gracias a combinaciones entre Abraham -Cayarga y Carmona - Nico Hidalgo. Sin embargo, los jugadores cántabros resultaron planos y previsibles ante un buen Murcia que se agazapó esperando salir a la contra rápidamente. 

Tras varios minutos de ida y vuelta, así se llegó al descanso con la sensación de estar jugándose un trámite más que un partido.

El paso por vestuarios no sentó bien al Racing que tuvo que ver como en apenas 10 minutos Nkaka veía dos amarillas consecutivas y dejaba al equipo con 1 jugador menos y la moral muy tocada. Pese a ello, Cristóbal dió entrada a Sergio y Buñuel y el equipo supo mantener la inercia atacante que llevaba por militar en superior categoría (más que por lo mostrado en el terreno de juego). 

Tras alguna llegada con cierto peligro, Iván Crespo tuvo que salvar a los suyos en varios disparos peligrosos fruto de esos desajustes defensivos que tanto han condenado al equipo en la presente campaña. El técnico cordobés suele hacer mucho énfasis en que el equipo debe crecer desde atrás y aunque es una filosofía válida no termina de verse reflejada en el terreno de juego.

En los minutos finales, y ya con igualdad numérica sobre el campo tras la expulsión de Iván Pérez, el técnico racinguista dió entrada a Jon Ander buscando el empate sin éxito, aunque gracias a un cabezazo del ariete vasco llegó el único tiro a puerta del Racing en la segunda mitad, ya iniciado el tiempo de descuento. 

Cabe destacar que ninguno de los dos jugadores convocados del filial, Tresaco y el guardameta Lucas Díaz, dispuso de minutos en esta primera y última eliminatoria copera.

Malas sensaciones para el Racing previas a uno de los partidos más importantes de la temporada. Todos los racinguistas tienen marcada en su calendario la cita con el Oviedo y con mayor relevancia si cabe este año debido a la situación clasificatoria de ambos clubes. El Sardinero debe ser un fortín para afrontar las vacaciones de navidad con otras sensaciones y la salvación a tiro. Los ánimos están caldeados tras la mala situación deportiva y, por si fuera poco, se ha prohibido el tifo previsto por La Gradona para animar al equipo debido a los incidentes causados el finde pasado en los aledaños de la Romareda. 

Sin embargo, esto es fútbol y no hay mejor remedio que una buena racha de resultados para olvidar o, al menos, minimizar todos estos problemas. Ahora bien, ¿Será este sábado ante el Oviedo el punto de inflexión?

 

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo