El análisis: al Barça se le atraganta el derbi
El Barça no logró despertar en Cornellá el Prat. FOTO: Noelia Déniz

Lo dijo David López, capitán y goleador del RCD Espanyol tras el partido: en un derbi no hay clasificación. En el del sábado no la hubo. Primer clasificado y colista brindaron una de esas batallas propias del gran encuentro barcelonés sin que la posición de ambos, la de un Barça lanzado en lo alto de la tabla, y la de un Espanyol hundido, importase en absoluto. Fue un derbi a la altura de las circunstancias, las del primer partido del 2020, que acogía con enorme expectación el RCDE Stadium de Cornellá El Prat, en busca de una hazaña imposible, la de la salvación habiendo sumado tan sólo 10 puntos a favor. Llegaba Abelardo, para liderar el milagro, pero lo hacía también el Barça como principal favorito a erigirse como campeón. Una combinación previsiblemente desfavorable para los intereses periquitos, que acabó con una sonrisa en boca de todos ellos, como si de un regalo de reyes se tratara.

El Barça sale con todo y el Espanyol golpea primero

Ernesto Valverde afrontó el primer partido del año haciendo gala de su mejor artillería, a la altura de una cita como es el derbi barcelonés. No quería sorpresas el Txingurri y sacó de inicio a su once predilecto, en el que sorprendía la presencia de Leo Messi y Luis Suárez tras haber completado tan sólo un entrenamiento tras su vuelta de vacaciones. La única sorpresa fue en la meta, donde no podía estar por lesión el candado por excelencia de este Barça Marc André Ter Stegen. En su lugar comparecía el inédito Neto Murara en su primera titularidad liguera. 

El Espanyol, por su parte salía con el sello de Abelardo. Intensidad y carácter como bandera para tratar de sorprender por todas las vías posibles a la indiscutible hegemonía culé, imbatida aún en Cornellá el Prat. El asturiano se desmarcó del planteamiento ofensivo de Machín y regresó la línea de cuatro defensas, con el capitán David López y Melendo como centrocampistas. Esto propició el entorpecimiento del juego blaugrana en el primer tramo y gran parte del choque. El conjunto perico se mostró compacto y solidario desde el primer minuto, lo que llevó a adelantarse en el marcador. Fue por obra de David López a balón parado. El capitán remataba de cabeza una falta servida por Marc Roca y sorprendía a Neto. El Espanyol logró noquear las virtudes ofensivas del Barcelona, y por ende a su tridente. Salvo aisladas apariciones de Messi, el triplete atacante se mostró desubicado junto a Luis Suárez y Griezmann.

Arturo Vidal desatasca el partido

Tras el descanso, Valverde pulsó la tecla de Arturo Vidal para desatascar un partido sin sabor azulgrana. El chileno, como en tantas ocasiones, ejerció de revulsivo para que su equipo recobrara la vida. Con su entrada despertó también el apetito del devorador uruguayo Luis Suárez, encargado de forzar el empate a uno.  Ambos se combinaron de nuevo para confirmar la remontada y poner a los suyos 2 a 1. No fue ni mucho menos un arreón vistoso de los de Valverde, pero sí eficaz, como vienen siendo los últimos resultados blaugranas. Cuando parecía que el conjunto culé había tomado la iniciativa y los blanquiazules entraban en desgaste, una expulsión de Frenkie De Jong, en su intentona por bloquear un contraataque local, propiciaba el descontrol total del partido. La tarjeta roja al holandés abrió brecha a un período de incertidumbres y caos en el centro del campo que el Barça pagó caro con la igualada perica. Wu Lei daba alas a los suyos instalando la euforia en las gradas de Cornellá el Prat y logrando el 2 a 2.

 

VAVEL Logo