Reguilón y Lopetegui: dos caras conocidas de vuelta por el Bernabéu
Reguilón celebrando su primer gol con el Sevilla FC | Foto: Sevilla FC

Tres Champions seguidas, algo históricamente inigualable. Zidane el capitán a la deriva de la plantilla blanca decide abandonar un barco que ya previó se iba a pique. Con la salida de Cristiano Ronaldo de la entidad, el francés ante la poca predisposición que el club estaba depositando en el mercado de fichajes veraniego, decide abandonar a tiempo y dejar el club en lo más alto durante su historia reciente.

Lopetegui y un proyecto sin acabar

Julen Lopetegui es contactado por Florentino Pérez para ser el encargado de tomar las riendas del equipo madridista. Tras una salida poco agradable de la selección española, Julen es presentado en el Bernabéu como el próximo sucesor de Zidane, prometiendo ganas y mucha dedicación en el que declaró mejor momento de su vida.

Sin recurrir en exceso al mercado de fichajes veraniego, son algunas piezas las que pasan a formar parte del conjunto madridista, todas de futuro y con pocas expectativas de presente más que la de Courtois, mejor portero del mundial que llegaba para ser titular. 

Sin una estrella de garantías goleadoras, pone rumbo el barco blanco hacia una pretemporada en la que todas fueron sensaciones positivas. Demostraba la valía táctica de un Lopetegui que mostraba ser un gran técnico. No obstante, el primer pinchazo llegó en la Supercopa de Europa conquistada por el Atlético de Madrid. Adelante marchó un proyecto que no dejaba más que incógnitas a su paso.

Un buen inicio parecía prometer ilusión a una afición que verdaderamente disfrutaba con el juego de su equipo. Una plantilla enchufada que daba signos de calidad y autosuficiencia. 

Fue el tiempo, el que como siempre pone las cosas en su lugar y despeja las dudas para hacer evidentes las carencias que arrastra el equipo. Lopetegui no tan solo prometió un equipo sólido  si no que ganase partidos a través de esa solvencia defensiva. Paradójicamente, el propio técnico pudo ver como lanzó promesas en vano, viendo como sus intentos por arreglar una situación desfavorable le dirigían hacia una plantilla que hacía aguas por su cantidad de parches que no daban la talla.

Julen, tras lograr uno de los récords más negativos de la historia del club (mayor sequía goleadora), se vio continuamente superado por una situación que hacia estragos en todos los sentidos. Es la humillante derrota en el clásico por cinco a uno la que declina la balanza en favor a la destitución del técnico español.

Julen dirigiendo un partido del Madrid | Foto: Real Madrid
Julen dirigiendo un partido del Madrid | Foto: Real Madrid

¿Se fue injusto con Lopetegui?

Es bien recordado el técnico español en el Bernabéu por unos aficionados que dirigían sus miradas al palco. Julen comentó en varias entrevistas que efectivamente cree que no se fue justo con el y que mayoritariamente no se le dio tiempo.

Concordando con los 2 puntos que favorecen su situación en el banquillo blanco, no hay que ser ilusos y desviar una culpa que también tiene el entrenador. El equipo no supo dar resultados y algo de esto tiene que relacionarse con quien los entrena. 

Siempre quedó la duda de ¿como habría sido el Real Madrid de Julen con una plantilla competitiva? Por desgracia o en favor, nos quedaremos siempre con esa duda, aunque quien sabe lo que al entrenador actual del Sevilla le depara el futuro. Y es que con el equipo sevillano está consiguiendo dejar muy buenas sensaciones en esta primera vuelta con un plantilla hecha a medida con la ayuda de un experto en fichajes como es Monchi.

Reguilón, un sobresaliente en una temporada de suspenso

No era conocido por nadie, pero un joven canterano del filial destacó de gran manera en una pretemporada que le valió el apoyo de Lopetegui para su subida al primer equipo. Con un rol predefinido de suplente de Marcelo, el lateral cumplía los minutos que jugaba sin ser nada realmente destacable. 

Es un mal ritmo competitivo y una carencia de resultados por parte del equipo lo que acaba condenado a un Lopetegui que es cesado. Su puesto vacante será ocupado por Solari, el cual tras unas victorias fáciles es consagrado como entrenador del Real Madrid. Llegó para iniciar una revolución en el vestuario, sentó a los pesos pesados y a aquellos jugadores que sin pelos en la lengua no mostraba de su agrado y dio una oportunidad de oro para unos jóvenes que querían comerse el mundo y que ofrecieron ilusión para unos aficionados que deseaban espectáculo.

Jóvenes que efectivamente se comían con ambición todo aquello que tenían por delante. Hablamos específicamente de un joven brasileño llamado Vinicius Jr y un español del que sí toca hablar: Sergio Reguilón. El joven no tan sólo rindió a un nivel sobresaliente, si no es que no hacía echar de menos a un Marcelo en horas bajas. Tanto defensivamente como ofensivamente se mostró excelso, con un nivel que llamaba a la titularidad para el futuro blanco.

Una progresión que se vio cortada con el regreso de un Zidane que volvía para paliar un problema grupal del que quizás él tuviera la solución. El francés, empeñado en recuperar el nivel de Marcelo no contaba con alguien que no fuese el brasileño.

Reguilón durante un partido con el Madrid | Foto: Real Madrid
Reguilón durante un partido con el Madrid | Foto: Real Madrid

Reguilón, el foco de atención del encuentro

Sergio, que no contaba con el apoyo de Zidane (buscando alternativas con Ferland Mendy) salió este verano en calidad de préstamo a un Sevilla dirigido por el mismo que lo subió del filial, Julen Lopetegui. Junto a un técnico que de nuevo le ofrece apoyo y continuidad está siendo uno de los mejores laterales de la liga española

Tras un inicio descomunal, el joven lateral izquierdo a bajado un escalón su nivel respecto al inicial, no sin seguir jugando gratamente y ser una de las sensaciones de este proyecto ilusionante de Julen Lopetegui y del fútbol español. 

Una afición madridista que no olvida a Reguilón y a su dedicación y profesionalidad de la pasada campaña. Unos que  con criterio piden su vuelta a Chamartín y expresándole su incondicional apoyo a uno de los suyos, un auténtico madridista que desea triunfar con la camiseta blanca y volver a la que es su casa.

VAVEL Logo