Riqui Puig, debut soñado
 Riqui Puig, en el Trofeo Joan Gamper | FOTO: Noelia Déniz

Diecinueve minutos bastaron a Riqui Puig para dejar huella en lo alto del panorama futbolístico español en su primera velada liguera en el Camp Nou. El joven canterano, que tras la primera semana de Quique Setién en Can Barça se ganó a pulso la confianza del técnico cántabro, realizó su debut en la Liga Santander, en la victoria por la mínima de su equipo ante el Granada CF. A pesar de tener papeletas para ser incluido en el once inicial, el centrocampista del Barça B se conformó con relevar a Ivan Rakitic para disputar el tramo final de un encuentro que no se decidió hasta los últimos minutos. Precisamente de sus botas nació la jugada del gol de la victoria azulgrana, transformado cómo no, por su máximo exponente, Leo Messi.

Llevando al extremo la presión alta que se le exigía desde el banquillo, Puig logró robar un balón en el área rival para soltarlo hacia el ídolo de todo barcelonista. No sólo eso, sinó que Riqui conectó con el astro argentino en más de una ocasión presagiando diabluras propias del joven talento de la Masía. En sus primeros 19 minutos en Liga, el jugador, que ya había debutado en partido oficial con el FC Barcelona en Copa del Rey y en Champions League, logró completar un total de 36 pases de los 39 que intentó, conectando más asistencias, según recopilaron las estadísticas, que todo el Granada junto.

Y es que los primeros minutos en el Camp Nou de Riqui Puig, sirvieron no sólo para presenciar lo que esconde la joya barcelonista, sino también para que el nuevo cuerpo técnico, con Quique Setién a la cabeza, reafirmara la confianza depositada en él. Un debut de ensueño, que visto lo visto en las primeras jornadas del cántabro en la ciudad condal, podría alargarse algunos partidos más para un futbolista que tiene los pies en el suelo, pero que sueña con hacerse un hueco en el engranaje blaugrana.

VAVEL Logo