El Espanyol de Abelardo no conoce la derrota liguera: empate
ante el Athletic Club
Sergi Darder, jugador del RCD Espanyol. FOTO: Noelia Déniz

El RCDE Stadium vuelve a ilusionarse con los suyos. Tras que el RCD Espanyol sacara un empate del derbi ante el FC Barcelona y de que venciera a domicilio ante el Villarreal CF, volvía el fútbol a Cornellà. Los pericos se disputaban unos nuevos tres puntos ante el Athletic Club de Bilbao, en el encuentro de la jornada 21 de LaLiga Santander.

En el bando contrario, los leones viajaban hasta Barcelona para volver a la senda de la victoria: no conseguíaa imponerse a su rival desde el 1 de diciembre de 2019, cuando ganaron por 2-0 al Granada CF en San Mamés.

De esta manera llegaban ambos conjuntos a esta batalla, que sería arbitrada por el colegiado Sánchez Martínez, del Comité Técnico de Murcia.

Primera parte: el Athletic deshoja la margarita

El balón echaba a rodar con el pitido inicial y el estadio de los blanquiazules rugía apoyando a los suyos, había una gran entrada. La consigna de ambos planteles era clara: mimar el esférico a base de la posesión del cuero, pero sin arriesgar demasiado y sin descuidar la rapidez en las combinaciones y aplicando verticalidad a las jugadas. Sin embargo, no había un dominador claro.

El primer disparo a portería llegaba por parte del Espanyol. Calleri recibió un pase dentro del área, y sin pensárselo, soltó un zapatazo raso al centro de la portería que fue detenido. Poco después, el argentino realizó un remate de cabeza que también sería repelido.

Pese a que el comienzo de los pericos provocaba esperanzas de ir a por un buen resultado, la decepción llegaría pronto al RCDE Stadium, en la primera ocasión de gol de los visitantes. En el 12, Asier Villalibre introducía el esférico en el arco de Diego López por medio de un chut de primer toque desde el borde del área, el 0-1.

Los locales respondieron con un ataque veloz por medio, otra vez, de las botas de Calleri, pero su centro fue tapado por la zaga vasca. A partir de este momento, se desató en el encuentro unos instantes de idas y vueltas de ambos conjuntos, aunque sin llegar con claridad a sus respectivos objetivos.

Llegando a la media hora del choque, a punto estuvo de subir un nuevo tanto al marcador. Yeray realizó una internada por banda izquierda, mandando el balón al área, pero fue tocado por un defensor local y chocó directamente al palo. Tras unos pocos minutos, Yuri haría daño de nuevo por ese lado del campo, con una conducción y pase de la muerte que casi conecta con Iñaki Williams.

El Espanyol no se encuentra sobre el terreno de juego

Estas oportunidades del visitante hacían desesperar a la afición perica, que pitaba a los suyos y cuestionaba constantemente las decisiones arbitrales, molesto por como se desarrollaban los acontecimientos.

La última oportunidad de gol de esta mitad llegó en los pies de Raúl de Tomás, con un lanzamiento a balón parado que se marchó por poco por encima de la portería de Herrerín. Así llegaba el descanso, con el resultado de 0-1.

Calleri sobre el terreno de juego. FOTO: Noelia Déniz
Calleri sobre el terreno de juego. FOTO: Noelia Déniz

Segunda parte: Raúl de Tomás se echa el equipo a la espalda

El partido se reanudaba en la misma dinámica con la que había ido a la pausa, con un chut desviado de Raúl de Tomás tras dejar sentados a dos rivales, con caño incluido. Parecía que el Espanyol había salido algo más decidido de cara al ataque, aunque sin el acierto necesario. El tiempo jugaba en su contra.

Para buscar más producción ofensiva, Abelardo decidió realizar una sustitución: Embarba debutaba con su nuevo club, marchándose Óscar Melendo. No se veían jugadas claras de peligro sobre el tapete verde.

Sin embargo, en la primera gran ocasión de esta segunda mitad, Raúl de Tomás no fallaría. En el 63, el delantero recogió un balón en el área que fue golpeado con gran agresividad, imposible para Herrerín. Este era el empate, el 1-1. La grada del RCDE Stadium coreaba el tan famoso ‘sí se puede’ y se volcaba con su equipo.

Raúl de Tomás, de nuevo la clave perica

Yeray, desde la zaga, asomaba de nuevo en el campo del oponente, esta vez con un potente disparo lejano que fue despejado por Diego López. Ese balón iba con veneno.

Tras esta probatura, el partido entró en una fase de pelea constante en media cancha, siendo el portero de cada bando meros espectadores hasta el final del duelo. El Athletic daba por bueno el empate y esperaba ansioso al pitido final. Así, finalizó el duelo, reparto de puntos.

Dídac Vilà con el esférico. FOTO: Noelia Déniz
Dídac Vilà con el esférico. FOTO: Noelia Déniz
VAVEL Logo