La "apisonadora" de Lluís Cortés deja huella en el Helmántico y vale un billete para la final
Alexia Putellas, Leila Ouahabi y Mariona Caldentey celebrando un gol en el partido que el Fútbol Club Barcelona disputó ante el Club Atlético de Madrid en la jornada 3 de la Primera Iberdrola | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

Salamanca se vestía de gala para acoger en el Estadio Helmántico el mejor duelo de la máxima categoría del fútbol femenino español y Club Atlético de Madrid y Fútbol Club Barcelona no fallaban en la cita más esperada del nuevo formato de la primera edición oficial de la Supercopa de España femenina. El conjunto colchonero, en condición de local, pisaba territorio charro para arrebatarle la moral al elenco dirigido por Lluís Cortés, situado en el primer puesto de la tabla clasificatoria de la Primera Iberdrola y con la condición de subcampeón liguero de la pasada temporada a sus espaldas. Ambos equipos, recién llegados de ganar sus respectivos choques ligueros en la última jornada del campeonato liguero, pisaban el terreno de juego con las ideas muy claras y el objetivo de conseguir el ansiado billete para acompañar a la Real Sociedad de Fútbol en la final de este domingo, 9 de febrero.

El Clásico del fútbol femenino español prometía un espectáculo en el Estadio Helmántico, que con algo más de afluencia que en el primer duelo de las semifinales, acogía un duelo de "revancha" tras el empate que ambos equipos firmaban en la jornada 18 de la competición doméstica, cuando en el Centro Deportivo Wanda Alcalá de Henares, el resultado no suponía nada para declinar definitivamente la balanza en la lucha por el título liguero, ahora ostentado por el conjunto colchonero, pero con el Fútbol Club Barcelona "viento en popa" y dispuesto a arrebatarle la hegemonía que han conseguido mantener durante varias temporadas. Dani González se convertía en el tercer técnico en plantarle cara al conjunto azulgrana y en un contexto distinto y con cambio de chip incluido, dejaba claro que la palabra "rendición" no se contempla en el diccionario rojiblanco y menos cuando estaba en juego conseguir tener la oportunidad de reivindicarse ante una Real Sociedad de Fútbol que ya les arrebató in extremis el título copero en el Estadio Nuevo Los Cármenes la pasada temporada.

El elenco de Lluís Cortés, que en un principio llegaba con las bajas de Caroline Graham, Jennifer Hermoso, Mariona Caldentey y Stefanie Van der Gragt, únicamente acusaba las ausencias de Andrea Falcón, Kheira Hamraoui y Melanie Serrano tras el recibiendo de las altas médicas, que dejaban a la plantilla puesta a punto para afrontar un duelo en el que, además del billete para estar en la final, también se ponía en juego el orgullo ante tanta rivalidad. Mientras el técnico de Balaguer apostaba por un once de garantías con cambios respecto al último facilitado ante el Sevilla Fútbol Club, el técnico del conjunto colchonero, dejando a Amanda Sampedro en el banquillo, daba entrada a Toni Duggan, sabedora de las tácticas de las azulgranas, puesto que la temporada pasada militó en las filas del feudo azulgrana.

De esta forma, el Helmántico era testigo de un duelo de alto voltaje en el que, la idea principal de las rojiblancas no fue otra, desde el primer momento, que la de resarcirse ante las azulgranas aunque fuese algo que implicara tirar de resiliencia, orgullo, coraje y corazón. Enfrente, el reto de las culés: mantenerse como invictas en la presente temporada.

La primera parte, de claro dominio culé

Dani González y Lluís Cortés se citaban en la tercera batalla táctica de la temporada entre azulgranas y rojiblancas con la mente puesta en alzar la voz en una competición totalmente distinta a la doméstica y con mucho más en juego. A la vez, Lola Gallardo y Sandra Paños se posicionaban como "guardianas" de sus equipos para evitar la debacle en el Helmántico, aunque la balanza se declinaría más tarde para el actual líder de la competición liguera.

Azulgranas y rojiblancas saltaban al césped con una mayor afluencia en el estadio y todo por decidir. El pitido inicial ya denotaba una lucha digna de presenciar en territorio salmantino y unos 90 minutos por delante de reacción para ambos elencos. En el minuto 2, Toni Duggan adelantaba al conjunto local realizando un robo en el centro del campo e intentando filtrar un balón para Ludmila Da Silva, que terminaba quedando muerta. Entonces, la delantera inglesa efectuaba un disparo muy ceñido al palo izquierdo de la portería del Fútbol Club Barcelona sorprendiendo a Sandra Paños y generando la moral que necesitaba el conjunto de Dani González para afrontar el tramo restante del partido.

Poco duraría la alegría en el Helmántico de Salamanca para las rojiblancas, puesto que la voracidad del elenco dirigido por Lluís Cortés se centraría minutos más tarde en la figura de Patricia Guijarro, que después de los intentos de Asisat Oshoala, terminaría enganchándola en la frontal del área para batir a una Lola Gallardo que terminaría teniendo la faena esperada bajo palos ante las buenas recuperaciones y el monólogo de posesión de las blaugranas, aguerridas a nivel ofensivo ante la presión en la salida de balón de las locales.

Después del gol de Patricia Guijarro, serían Lieke Martens y Asisat Oshoala las encargadas de volver a abrir la lata, creando una sociedad que terminaría con el 1-3 en el marcador.

Fue con el dominio asegurado a partir del gol que suponía las tablas en el marcador, cuando la apertura de las rojiblancas terminaba declinando la balanza del favoritismo hacia la plantilla visitante, que desde el principio, se posicionaba como clara favorita para estar en la final y lo que obligó a Dani González a mover ficha desde el inicio de la segunda parte de cara a anular su superioridad aplastante.

En mente de las azulgranas no cabía otra cosa en la primera mitad que no fuera repetir lo conseguido en el Estadi Johan Cruyff en la jornada 3.

Una segunda mitad de incertidumbre y más ajustada

Para evitar que las azulgranas dictaran la sentencia definitiva en el inicio de la segunda mitad, Dani González apostaba por Leicy Santos en ataque para revolucionar el partido y buscar la remontada en el Helmántico. Además, el técnico del conjunto colchonero apostaba por Kylie Strom, refrescando la zaga defensiva, muy "apagada" ante la clara superioridad en ataque de las azulgranas, que no cesaron a la hora de crear peligro con las jugadas encabezadas por Asisat Oshoala, referencia en ataque y que pudo ampliar la ventaja de las de Lluís Cortés en el marcador al empezar si no hubiera fallado en el mano a mano ante Lola Gallardo. En el minuto 10 de la segunda parte, la delantera nigeriana volvería a avisar a las rojiblancas marchándose de su zaga defensiva y batiendo por segunda vez a Lola Gallardo, aunque la colegiada del partido anularía el tanto por falta sobre Aïssatou Tounkara.

La incertidumbre volvía a palparse en territorio charro después de que Charlyn Corral recortara distancias en el marcador, ajustando el resultado y dando lugar al comienzo de una reacción encarrilada a conseguir el empate y forzar la prórroga. Sería Toni Duggan la encargada de avisar a las azulgranas en el minuto 18 de la segunda parte animándose con un disparo muy ceñido al palo derecho de la portería de Sandra Paños y poniendo en aprieto, una vez más, a la zaga defensiva culé.

A partir del gol de Charlyn Corral en el minuto 62 del partido, las rojiblancas, cerrándose en banda, se tiraron al contragolpe y cerraron en banda para evitar la progresión de las azulgranas, que con menos facilidad para encontrar espacios, fueron sufridoras del marcador ajustado hasta el final del encuentro pese a las proposiciones ofensivas de Asisat Oshoala y su superioridad en la posesión.

La Real Sociedad de Fútbol, rival en la final

Las pupilas de Lluís Cortés se verán las caras con la Real Sociedad de Fútbol de Gonzalo Arconada en la que será la final de la primera edición oficial de la Supercopa de España femenina. Las donostiarras, que vencieron al Levante Unión Deportiva de María Pry en el primer duelo de las semifinales, disputado este miércoles en el Helmántico, con un 1-0 en el marcador, se verán las caras con las actuales líder de la competición doméstica e intentarán defender el título de vigentes campeonas de la Copa de la Reina. Ambos equipos, con distintas armas, lucharán por el mismo objetivo: hacerse con el primer título oficial de la temporada.

Ficha técnica

Club Atlético de Madrid: Lola Gallardo, Laia Aleixandri, Elena Linari (Kylie Strom, min. 45), Ángela Sosa, Ludmila Da Silva, Charlyn Corral (Deyna Castellanos, min. 82), Carmen Menayo, Virginia Torrecilla (Leicy Santos, min. 45), Silvia Meseguer, Toni Duggan (Olga Ovdiychuk, min. 73) y Aïssatou Tounkara.

Fútbol Club Barcelona: Sandra Paños, María León, Marta Torrejón, Mariona Caldentey (Jennifer Hermoso, min. 84), Alexia Putellas, Patricia Guijarro, Leila Ouahabi, Caroline Graham (Vicky Losada, min. 66), Andrea Pereira, Asisat Oshoala (Aitana Bonmatí, min. 76) y Lieke Martens (Ana-Maria Crnogorčević, min. 90+2').

Árbitra: María Dolores Martínez Madrona, del Comité de Árbitros de la Región de Murcia. Rita Cabañero como asistente 1, Miriam Morales como asistente 2 y Arantza Gallastegui como cuarta árbitra.

Goles: 1-0, min. 2, Toni Duggan. 1-1, min. 12, Patricia Guijarro. 1-2, min. 28, Lieke Martens. 1-3, min. 41, Asisat Oshoala. 2-3, min. 62, Charlyn Corral.

Incidencias: partido correspondiente al segundo duelo las semifinales de la Supercopa de España femenina 2019/20, disputado entre el Club Atlético de Madrid y el Fútbol Club Barcelona en el estadio Helmántico de Salamanca ante 7.077 espectadores.

VAVEL Logo