Un guión prescrito
Celebración de Roger en el gol ante el Granada / Fuente: levanteud.com

El Levante de Paco López no defraudó una vez más y volvió a marcar un guión del partido que parecía ya prescrito. Al igual que en Eibar y en otros tantos partidos, el conjunto valenciano realizó una primera parte de buena calidad incluso unos primeros minutos excelsos. Pero el Levante no quiso a faltar a su cita y hoy ante el Granada, en el Ciutat de Valencia, ante su gente, en ciertos momentos parecía un globo, esbelto recién comenzado el encuentro y desinflado en el comienzo de la segunda parte, ninguna novedad.

Con Postigo sancionado la novedad en el once se presentaba con la titularidad de Vezo, el central portugués estuvo muy correcto en la primera mitad pero en la segunda, como el resto de sus compañeros, terminó desinflándose. Radoja cuál temeridad de un amateur, acabó formando parte del once inicial tras más de un mes fuera de los terrenos de juego por molestias en el abductor. No era ninguna sorpresa que el medio centro serbio no iba a acabar el encuentro y así fue, mediados los cincuenta minutos abandonó el campo en lugar de Melero.

En cuanto al partido, los de Orriols realizaron unos primeros minutos excelsos. Mediado un tiempo de tanteo, el Levante abrió el marcador de la mano de Roger en una jugada individual de Morales. El "Comandante" se zafó de su marca y asistió a Roger al segundo palo para que el delantero anotase el primero en su cuenta particular a puerta vacía.

El Levante lo siguió intentando pero no encontró el premio. Con el  pitido del colegiado señalando el camino a vestuarios, la sensación en la afición es que de tanto perdonar al final los de Paco López acabarían acusándolo, y así fue. No obstante, los locales cercaron la portería de Rui Silva.

Mediados la treintena de minutos, Morales primero y Roger después, desperdiciaron sendas ocasiones con una definición pésima y sin ninguna fuerza que tapaba sin dificultad Rui Silva en el medio de la portería, el Granada por su parte aguantó las acometidas del Levante y esperó paciente su oportunidad.

Temeridad y ansiedad

El Granada supo que tendría la suya y Diego Martínez atacó de frente el nefasto sistema defensivo de Paco López dando entrada a Antonio Puertas y Darwin Machís, verticalidad pura. Los locales seguían desperdiciando ocasiones y un inteligente Granada pilló desprevenido a la tropa de Paco.

Minuto 60, córner botado por el Levante, si podemos tildar de semejante aberración un córner, despeja sin dificultad la defensa del Granada y Carlos Fernández envía un balón en largo en busca de Machís. El jugador venezolano aprovechó la asistencia del delantero y en un mano a mano con Aitor, definió con aplomo por la esquina inferior de la portería.

No sorprende las facilidades defensivas que había concedido el Levante puesto que acostumbra a ello, pero menos lo haría la bajeza psicológica de un equipo que cuando concede, se viene abajo, se rompe en pedazos.

El Granada contento con el empate, no hurgaría con la herida de los locales, sin embargo tendría su momento. El partido pasó a un segundo plano con dos equipos que se respetaban mutuamente y que veían bien un empate que brillaba imperante en el luminoso de Orriols. 

Pasaron mas de veinticinco minutos para que los aficionados presentes volvieran a ver movimiento en una de las porterías y en una de esas,los visitantes estuvieron a punto de llevarse un botín más grande de Valencia.

Al igual que otros tantos equipos, el equipo foráneo se encontraba una y otra vez con Aitor y hoy no fue menos. Machís en una brillante jugada individual dejó prácticamente solo a Soldado, los "granotas" fueron salvados una vez más por Aitor que detuvo el disparo con una gran parada pero el Levante dio una vez más la sensación que más que perder un punto, lo había ganado.

Temeros, absurdos, predecibles... Llegará un día en el que depender de las dos o tres paradas de Aitor de cada partido no va a ser suficiente. Siguiente capítulo, visita a Mestalla.

VAVEL Logo