Los héroes vuelven a casa  
Victor Fenande muestra el trofeo de la Recopa a una abarrotada Plaza del Pilar// Flickr

Tras el apoteósico final en El Parque de los Príncipes, la locura se desató en el corazón de todo hincha zaragocista. La sensación de estar viviendo el hecho más trascendental de nuestro club se apoderó de toda una ciudad que hizo del 11 de mayo, una verdadera fiesta. 

Los testimonios de los propios jugadores, demuestran la magnitud del evento, siempre con palabras de alago ante una afición que respiraba ambición y grandeza. “El recibimiento tras ganar la Recopa fue una locura”, contaba el ‘Paquete’ Higuera en una entrevista concedida al Heraldo hace tan solo unos días. 

Según palabras de los propios jugadores, y como recuerda gran parte de la afición, el autobús Del Real Zaragoza fue ‘escoltado’ por los seguidores blanquillos, quienes lo acompañaron en moto,coche e incluso a pie desde el aeropuerto hasta el embudo formado en la entrada de la ciudad que acababa de proclamarse campeona de la Recopa. Una vez en la Plaza del Pilar, se inmortalizó una de esas imágenes que demuestran la grandeza de un club. La plaza más importante de la histórica e inmortal Zaragoza, estaba arepleta de almas blanquillas a unos niveles colosales; no era para menos.

La famosa promesa de Cedrún en a celebración de la copa 1994 -donde aseguró a los hinchas que volverían a ese mismo lugar un año más tarde- o Sergi y su megáfono, hicieron aún más emocionante, si cabe, aquella fecha. Cuenta la leyenda que éste último tuvo problemas para embarcar de rumbo a Zaragoza tras una celebración en la que acabó con el traje oficial del equipo empapado, teniendo que vestirse de calle, como un aficionado más. 

Un día tan significativo como el 10 de mayo, nos dejó estampas imborrables, haciendo eco de la grandeza del zaragocismo una vez más. La historia del Real Zaragoza es ya era siempre uno de sus mayores activos. 

VAVEL Logo