Las obras en Lezama marchan a buen ritmo
Las instalaciones de los rojiblancos sin aficionados / Foto: Athletic Club

El Athletic ha vuelto al trabajo. Pero no solo los jugadores, los trabajadores de Lezama también se han puesto manos a la obra. El edificio principal para el primer equipo arrancó en septiembre del año pasado, y tras la vuelta del parón por el Coronavirus, se ha retomado sin problemas. 

El plan diseñado por los socios y socias en la pasada Asamblea General del club sigue su curso, es decir, todo va según lo previsto a pesar de las circunstancias extraordinarias. 

En otros aspectos se encuentra el Campo 1, el campo principal de entrenamiento de los pupilos de Gaizka Garitano. En estos últimos días se ha levantado una grada con 508 asientos individuales, que está a punto de terminarse. Cuando llegue el momento retorno de aficionados y se permita por protocolo sanitario el acceso a las instalaciones de Lezama, podrá ser utilizada.

Cambio de campo

Esas obras son las que han hecho que, en el quinto día de entrenamiento de los jugadores, se hayan visto forzados a cambiar de campo. Así, el Campo 3 se convertirá de lunes a viernes en espacio habitual de los bilbaínos. Las obras para la construcción del edificio del primer equipo en un lateral del Campo 1 aconsejan el traslado, dado que el ruido y el polvo no favorecen a un buen entrenamiento.

De momento, los jugadores siguen ejercitándose en pequeños grupos, de dos en dos. En función de las tareas semanales,  el grupo podrá aumentar hasta completar el trío que permite el protocolo de prevención sanitaria de la LFP

La mecánica de los entrenamientos sigue siendo la misma: simular de la mejor manera posible las acciones de los partidos, mediante ejercicios de centro y remate. Eso servirá para, en cuanto se pueda, volver a los terrenos de juego y notar menos la ausencia en los mismos.

VAVEL Logo