La despedida de una leyenda
Aduriz se ha despedido delante de la portería donde anotó por última vez / Foto: Athletic Club

El número 20 del Athletic Club se ha despedido en su casa, en San Mamés. Lo ha hecho rodeado de jugadores, cuerpo técnico y periodistas, pero con una grada vacía de aficionados. El lugar escogido no ha sido casualidad, delante de la portería donde se ha sentado el donostiarra marcó su último gol con la camiseta rojiblanca, frente al FC Barcelona.

La comparecencia ha arrancado con un 'Top 20' de sus 172 goles marcados con el club bilbaíno. Acto seguido, ha comenzado a hablar el protagonista, Aritz Aduriz. Lo ha dejado claro desde el principio: "No es un día triste, es uno bonito. Quiero aprovecharlo". La primera parte del discurso ha estado reservada para las dedicatorias, en especial para su mujer, quien lo ha acompañado durante toda su carrera. Además, no se ha olvidado de mencionar a todos los equipos por donde ha militado.  

Cómo no, también ha tenido palabras de agradecimiento a todos los trabajadores del club (Staff, cuerpo técnico, médicos, empleados...). La palabra 'amor' se ha repetido varias veces durante la rueda de prensa. Gran parte de culpa lo han tenido los aficionados, quienes han dado mucho cariño y amor a Aduriz: "El amor que he recibido ha sido inmejorable. Imposible de devolver". Refiriéndose a sus compañeros de vestuario, ha explicado que el Athletic es diferente y especial, con un nivel humano bestial. "Una cuadrilla" que compite contra todo el mundo.

El ariete rojiblanco ha explicado que no jugar la final de la Copa del Rey no es lo más complicado, sino el no estar todos los días con la cuadrilla (haciendo referencia a sus compañeros de equipo). A raíz de eso, ha explicado el duro proceso que ha pasado para decidir su retirada: "Tenía la cadera mal, y poco a poco lo intentaba. Pero con todo esto que ha pasado ha sido muy difícil para la cadera. A la vuelta a los entrenamientos me di cuenta que no podía ayudar más a mis compañeros".

  • Apoyo recibido

Aritz Aduriz se ha mostrado sorprendido con todo el apoyo y cariño que ha recibido durante estos últimos días. "No me lo esperaba. Me ha sobrepasado la situación. No he sido capaz de responder a todas las personas".

Por último, ha aclarado que la intervención en su cadera será el sábado 30 de mayo. La intención es recuperarse en Lezama, junto a sus compañeros, e intentar ayudar en la medida de lo posible.

VAVEL Logo