Se cumplen diez años de la llegada de Mourinho al Santiago Bernabéu
José Mourinho da instrucciones en la banda durante un encuentro / Foto: Manchester United

Tal día como hoy hace diez años, la sala de prensa del Santiago Bernabéu acogía una de las presentaciones con más expectación que se recuerda por Chamartín. Llegaba a la 'casa blanca' José Mourinho y lo hacía con unas expectativas deslumbrantes.

El portugués llegaba con la vitola y, a la vez, presión, de ser uno de los mejores entrenadores del mundo. Aunque esa presión es algo que nunca ha incomodado al luso. La carta de presentación de Mourinho era inmejorable. Incluso antes de estrecharse la mano con Florentino Pérez, ya era una especie de figura de culto del madridismo tras esa histórica eliminatoria de su Inter ante el Barcelona. Con esa victoria tras una resistencia estoica en el Camp Nou, ante el mejor Barça de la historia y con uno menos tras la expulsión de Thiago Motta, el entrenador portugués evitó que el máximo rival disputara una final de Champions en la casa del Real Madrid. Ese día Mourinho se ganó un hueco en el corazón del madridismo.

Esa presentación hace diez años daría paso a una de las etapas con más vaivenes en el club blanco. Con Mourinho, el Real Madrid viviría grandes momentos materializados en títulos como la consecución de la Liga de los 100 puntos, una Copa del Rey y una Supercopa. Sin embargo, la herencia del portugués fue más allá. Después de ocho años sin pasar a octavos de final en competición europea, el equipo madridista volvió a pisar unas semifinales, a codearse con los más grandes y a ser temido de nuevo en Europa, además de hacer frente y derrotar a un Barcelona que parecía invencible.

Sin embargo, los tres años del portugués no estuvieron exentos de polémicas. Sus míticas ruedas de prensa y los continuos rumores de disputas con el núcleo del vestuario acompañaron al luso durante un último año en el que su continuidad se hizo imposible.

Diez años en general de la llegada de un entrenador que ha dejado recuerdos muy dispares en la afición, pero que, sin lugar, marcó un antes y un después en la historia reciente del Real Madrid.

VAVEL Logo