Se cumplen tres años del ascenso del Sevilla Femenino a la Primera Iberdrola
Fuente de la imagen: Sevilla Fc

En los últimos años el Sevilla Femenino ha crecido a gran escala, y con el ‘boom’ del fútbol femenino parece que todos los equipos carguen con años y más años de experiencia en la Primera Iberdrola, pero no es así, tan sólo equipos como, Barça, Athletic, Levante o Atlético llevan más de diez temporadas en la élite. La corta etapa del Sevilla en el fútbol femenino ha sido tan corta como irregular. Desde que el club de Nervión empezará a tener su sección femenina allá por el 2004, se han visto temporadas en las que casi se levanta una liga y otras temporadas en las que no se han sumado más de 15 puntos y han desembocado en descensos fatales. El segundo descenso de la historia del club tuvo lugar en la cruzada 14/15, cuando un Sevilla que encajo casi cien goles descendió a segunda en última posición y a doce puntos de la salvación, en definitiva, un drama.   

No obstante, las cosas cambiaron por completo cuando la escuadra rojiblanca jugó sus primeras temporada en la categoría de plata del fútbol español. Como si de un ‘yo-yo’ se tratase, el Sevilla logró el ascenso a primera dos temporadas después de caer al pozo de segunda división.  Tras un intento fallido en 2015, acto seguido, en la 16/17, el equipo hispalense se convertiría en uno de los mejores de la Reto Iberdrola y alcanzaría así el ansiado ascenso.  

Pero ese ascenso no se lograría antes sin antes jugar uno de los partidos más legendarios de la historia del club, sin antes visitar al Fermeguín, equipo canario que al igual que las andaluzas llegaban a las últimas jornadas en busca de dar el salto a la máxima categoría. Fermeguín y Sevilla se veían las caras en el municipal de Arguineguin, es decir, el Sevilla se jugaba el ascenso lejos de la ciudad deportiva. Tras haberse quedado a las puertas de la gloria la pasada campaña, el equipo que dirigía Maribel Márquez no podía volver a fallar.

Cuando las guardianas de Nervión llegaron a tierras canarias, se toparon con un rival que concentró aquel día una gran masa de espectadores y planteó un encuentro de lo más físico. El partido empezaría con un gol sevillista para inaugurar la renta, un gol anotado por Jennifer Morilla con gran acento andaluz, inmediatamente las locales empataron el marcador, para que minutos más tarde, Alicia Fuentes pusiera  el 1-2 en el electrónico, pero de poco serviría este tanto, pues las canarias volvieron a empatar el partido y parecía que el equipo victorioso no se podría alzar con el triunfo en esos 90 minutos. Pero en el 89’ , la ya ex sevillista, Jennifer Morilla anotaría el que ella denominó en su día como “el gol de mi vida”, con una falta desde la lejanía y un golpeo de velocidades incalculables, la de Coria del Río envió el balón al fondo de la red y pondría en pie a todos los sevillistas. En el tiempo de descuento el conjunto palmense tuvo una oportunidad muy clara para hacer el empate. Pero tras sobrevivir a unos minutos de infarto, finalmente las de Nervión pudieron alzar la voz con el grito de “Somos de primera”.

Aquel ascenso fue logrado en una pequeña localidad costera de la isla de Gran Canaria, en Arguineguin, un pueblo de no más de tres mil habitantes, pero que a pesar de ello demostraba un espíritu ganador sobre el terreno de juego del que pocos pueden presumir. Aunque lo más curioso de todo, es que en está pequeña localidad se criaron Borja Valerón y David Silva, dos de los mejores jugadores del fútbol español. Un municipio pequeño al que no le sobra un solo rincón que no huela a fútbol.

Fruto de este ascenso fue el primer derbi sevillano en la máxima élite, este tan esperado derbi tuvo cabida la primera jornada de subir el Sevilla, el resultado final fue de 1-0 favorable a las de Heliópolis.  Algunas de las jugadoras que siguen en el club y que tuvieron el placer de vivir aquel momento histórico, son algunas como; Lucia Ramirez, Olga,  o Jenni Morilla, está última anotó el gol de la victoria y abandonó la disciplina hispalense hace escasos días tras un total de siete temporadas como sevillista, se dice pronto. 

Una de las cosas más inexplicables y más oscuras de este hito, fue la destitución de Maribel Márquez (ex entrenadora del Sevilla) y todo su staff tras conseguir el ascenso, al parecer, el club buscaba alguien con mayor experiencia, pero a la entidad nervionense tampoco le salió muy bien la jugada, debido a que Paco García quien tomó el relevo de Maribel Márquez fue destituido dos temporadas más tarde tras acumular más de diez jornadas sin conocer la victoria. 

El 2017 no solamente fue un año de ensueño para cada una de las integrantes de la primera plantilla, sino que también lo fue para muchas jugadoras de las categorías inferiores, podríamos estar hablando de un año redondo, porque el Alevín, Infantil, Cadete y Juvenil femeninos también se alzaron con el título de campeonas de liga, tan sólo el benjamín se quedó a las puertas de dicho mérito.

VAVEL Logo