La contracrónica: El VAR y la falta de concentración
Keidi Bare del Málaga CF ante la mirada de Ferreiro del SD Huesca./ Foto: Málaga CF.

Lo visto en La Rosaleda este pasado viernes, en la 32º jornada de LaLiga SmartBank después del largo parón, tristemente será lo que se verá en el juego si no se cambian las cosas. El Málaga CF regresa tal como se fue, perdiendo. En esta ocasión por 1-3 frente a un Huesca muy sencillo pero acertado. Los costasoleños han entrado en una dinámica de juego sin hambre de gol, mucho toque, poco ritmo y una recamara pobre.

El nuevo fútbol, ese que ha traído la covid-19 con las gradas vacías, los cinco cambios y las paradas para hidratarse denotó fallos de concentración y también falta de ritmo, algo que entra dentro de lo esperable y que ya se había anunciado en otras competiciones como la Bundesliga. Cabe esperar que con el paso de los partidos y la transformación de lo que ahora es novedad en rutina los errores vayan siendo menores.

Los de Pellicer entraron al terreno de juego con una gran falta de concentración. Errores infantiles en jugadores profesionales a los que se les pide profesionalidad fuera y dentro del terreno de juego. Quedando bastante claro esa profesionalidad en numerosos jugadores, dando continuidad a sus contratos en situaciones muy extremas, pero hay que pensar que cada partido a partir de ahora es como disputar una final, tal como apunta el técnico de Martiricos Sergio Pellicer. 
El Málaga CF, además de esa falta de concentración, anduvo con las decisiones de un colegiado que tiró bastante del VAR con numerosas indeterminaciones que dieron lugar a una expulsión fuera de lugar en el choque de David Lombán y Rafa Mir, donde claramente el jugador oscense se deja caer varios metros después sin ser la jugada revisada por el VAR, finalmente el Comité de Competición le ha retirado la cartulina roja tras presentar alegaciones el conjunto blanquiazul.

No toda la culpa fue por decisiones arbitrales

El equipo boquerón estuvo dominando toda la primera parte pero notó la asusencia de su hinchada que se echó en falta en La Rosaleda. Hay que destacar errores en defensa como la acción de Diego González dejando el codo en su área cometiendo así un error colegial además de un penalti, o el mal posicionamiento de  Cifuentes  a la hora de ejercer el fuera de juego. Tampoco fue la tarde de Munir que después del primer gol, que pasó por su primer palo, pudo haber estado más acertado en la salida de un saque de esquina ante Rafa Mir saliendo mal y tarde que provocó el 1-3

El encuentro se puso de cara para los de Michel, que en una internada, a los dos minutos de juego, llegó el balón a pies de Ferreiro que disparó al primer palo de Munir que no estuvo nada acertado dejando entrar el esférico a la red. Desde ese mismo instante el colegiado empezó a tomar decisiones a través de un VAR que estuvo presente en el encuentro menos en una acción vital para el Málaga CF en la expulsión de David Lombán que le costó la tarjeta roja.

El Málaga CF tiene el problema añadido que los cinco cambios que pueden ejercer los equipos no beneficia en nada al conjunto costasoleño. Un dato que pueden hacer grandes a otros equipos mejores preparados en sus banquillos.

Lo positivo del partido fue el estado de forma de Tete Morente, el único que portó destellos de pundonor en el encuentro. Renato, que entraba en la segunda parte, lo intentó con varios disparos lejanos pero sin certeza de cara a portería. Juanpi no se encontró muy cómodo ,al retrasar su posición por la roja a Lombán, pero tuvo detalles de esa calidad que se le exige al vinotinto. 

Sergio Pellicer tiene bastante trabajo en poco tiempo para poner las cosas claras en lo que resta de temporada. Este lunes a las 21:30 horas los de la Costa del Sol se enfrentan al Tenerife. Una oportunidad para los de martiricos para borrar errores y demostrar a su afición la intención de quedarse en Segunda y de seguir soñando al estilo malaguista. 

 

VAVEL Logo