El Villarreal jugó con fuego, y estuvo a punto de quemarse
Carlos Bacca, Santi Cazorla y Alberto Moreno tras el gol inicial del colombiano. | Foto: @LaLiga (Twitter)

A pesar de conseguir la victoria, Javi Calleja realizó tres cambios respecto a la alineación del pasado sábado en Balaídos. Moi, Iborra y Gerard Moreno no fueron de la partida en La Cerámica. Las tres novedades fueron Trigueros, Chukwueze y Bacca. Con estos cambios, Calleja dejó atrás el 4-4-2 de Balaídos y formó un 4-3-3 con Bacca,Alcácer y Samu en la delantera.

Un buen inicio permitió al submarino adelantarse en el marcador

En los primeros minutos del encuentro, el Villarreal movió el balón con velocidad y precisión, destacando Cazorla y Anguissa. Ya nos hemos acostumbrado a ver al camerunés hacer sombreros con una facilidad terrible.

La mejor del Mallorca en la primera mitad llegó en el seis de partido, cuando Baba sacó un misil que se estrelló en el larguero e hizo temblar la portería de Asenjo.

Sobre el minuto 16 de partido, Samu hizo gala de su regate y su velocidad zafándose del lateral, Fran Gámez y poniendo un balón perfecto que Bacca solo tuvo que empujar para dentro.

Hasta la pausa de hidratación, los amarillos siguieron en la misma línea, pero a partir de la media hora de juego, comenzó a ceder metros y dejar más balón al Mallorca. Pozo, y sobre todo Kubo, ya empezaron a crear peligro en la banda derecha.

El Villarreal se conformó demasiado pronto con el 1-0

Al final de la primera mitad y comienzo de la segunda, el Mallorca empezó a creersélo al ver la conformidad de su rival. Además, Moi entró por Cazorla, pero no pudo estar al mismo nivel que el ex del Málaga, y eso se notó.

Aun así, el Villarreal tuvo una gran ocasión en las botas de Trigueros, y de no haber sido por la buena mano de Manolo Reina, habría significado el 2-0.Los cambios no hicieron mejorar al Villarreal, y el Mallorca comenzó a tener ocasiones.

El travesaño y Asenjo mantuvieron la portería a cero y sellaron la victoria

Calcado al de la primera mitad, Baba volvió a disparar al larguero, y puso nervioso de nuevo al Villarreal. Varias paradas de mérito del portero de Palencia desquiciaron a los jugadores del Mallorca. Especialmente activo estuvo el Cucho en ataque, que a punto estuvo de marcar en el último minuto del tiempo reglamentario, tras una serie de rebotes inverosímiles en el área de Asenjo que, incomprensiblemente, no acabaron en gol.

De esta forma, el Villarreal logró con sufrimiento tres puntos que le colocan séptimo, a expensas de que jueguen sus rivales. Los de Vicente Moreno siguen sin ganar, siguen sin ver puerta, y sin salir de la zona de descenso, a pesar de mostrar un buen juego en varios tramos del partido.

VAVEL Logo